ÚNETE A LA QUERELLA CONTRA PEDRO SÁNCHEZ Y TODO SU GOBIERNO

TE ATENDEMOS GRATUITAMENTE EN TODAS LAS DUDAS LEGALES QUE TENGAS CON EL COVID-19 PONTE EN CONTACTO HACIENDO CLIC EN ESTE ENLACE

#AyudaEntreCompatriotas

La voracidad de las financieras no tiene límites y como buitres otean la debilidad económica de los ciudadanos, a causa de la crisis provocada por los tres jinetes del Apocalipsis: el coronavirus, Pedro Sánchez y “el coletas”. 

Las entidades de crédito están ofertando, por los canales de comunicación electrónicos, créditos exprés o microcréditos a unos tipos de interés de verdadera usura. En plena crisis están enviando un mensaje subliminal al deprimido pueblo español: ¿Quieres dinero?… ¡Págalo!.

Estos días, WiZink Bank vuelve a anunciar que concede créditos a los particulares al 21,94% TAE, es decir, por encima del del 19,64%, límite fijado por la última sentencia del Tribunal Supremo de 4 de marzo de 2020. 

Este banco, aprovechándose del momento, de la ruina y de la desesperación de familias, autónomos y pequeños empresarios, que a causa del Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, ofrece dinero fácil y muy caro a los solicitantes de estos créditos, condenándoles a devolver el dinero que ahora soliciten, incrementado con unos intereses abusivos.

Consultado con el despacho de abogados Quercus&Superbia Jurídico [email protected], experto en derecho bancario, sobre el contenido de esta nueva oferta de WiZink Bank de conceder créditos a consumidores con problemas de acceso al crédito bancario no usurario, nos hacen saber que “… el modo de parar este abuso, no es otro que acudir a los tribunales para reclamar cada uno de los créditos usurarios de los que el consumidor es titular, y decretarlos nulos por sentencia judicial y que WiZink Bank devuelva cada euro cobrado a causa de la usura…”.

“… el problema de las tarjetas revolving, no es sólo el tipo de interés usurario, sino el complicado sistema de funcionamiento de estas tarjetas, que no es comprensible para el consumidor medio y las comisiones inverosímiles que se cobran durante la vida de este producto, que lo convierte en una deuda perpetua entre el consumidor y el banco y cuyas cláusulas no pueden pasar el doble control de transparencia exigido por las directivas de la Unión Europea  y que quebranta el derecho a la información del consumidor…”.

Una gran parte de los españoles, ha tenido que cerrar sus negocios, ha perdido sus trabajos y necesita dinero urgente para cubrir sus necesidades más perentorias, y a pesar de ese interés abusivo, acudirán a estas empresas de crédito para solicitar financiación.

Creíamos que el sistema bancario se había llevado un varapalo al resolver el Tribunal Supremo un recurso interpuesto por WiZink Bank en relación con la demanda de nulidad interpuesta por un usuario de un contrato de tarjeta revolving en el que se estableció por WiZink Bank un interés del 27,24%. Pero no ha sido así.

Lejos de ello, la sentencia de 4 de marzo de 2020, ha sido un golpe relativo a la usura y lo que parecía un gran varapalo para WiZink Bank, el coronavirus y la inoperancia del gobierno de Sánchez, van a el hecho de prestar dinero a personas desesperadas a un tipo superior al fijado por el banco de España para este tipo de créditos, en un negocio redondo para entidades de crédito sin escrúpulos.

No tenemos que rendirnos. Debemos de tener presente que la sentencia del Tribunal Supremo, donde se condena a WiZink Bank a devolver el dinero cobrado de intereses y se anula el contrato abre para los consumidores, abre una nueva vía de reclamación refrendada por el TS. A tenor de esta sentencia, queda evidente y es doctrina del Tribunal Supremo, que los intereses de los créditos revolving, (tarjeta de pago a plazos, generalmente) que sean superiores al tipo determinado en los índices oficiales que publica el Banco de España para estos productos y que en este momento se encuentran determinados al 19,64%, son nulos por usurarios.

El Tribunal Supremo, en los fundamentos jurídicos de la sentencia decía que: “…no puede justificarse la fijación de un interés notablemente superior al normal del dinero por el riesgo derivado del alto nivel de impagos anudado a operaciones de crédito concedidas de modo ágil, porque la concesión irresponsable de préstamos al consumo a tipos de interés muy superiores a los normales, que facilita el sobreendeudamiento de los consumidores, no puede ser objeto de protección por el ordenamiento jurídico.”

Esta Ley Azcárate de 23 de julio de 1908, llamada de “Represión de la Usura” dispone que “…será nulo todo contrato de préstamo en que se estipule un interés notablemente superior al normal del dinero y manifiestamente desproporcionado con las circunstancias del caso o en condiciones tales que resulte aquel leonino”.

Según Credit Suisse, Nomura o Goldman Sachs, el precio del dinero que el Banco Central Europeo presta a los bancos (incluido WiZink Bank) rondará el 0% y el -0,25%, para el año 2020. En consecuencia, si cada vez que un español pide una tarjeta a WiZink Bank y solicita un microcrédito para pagar a plazos en 12 meses a un tipo del 21,94% TAE (tal y como anuncia WiZink Bank), el banco ganará un 21,95% TAE de casa operación, dado que no existen gastos de estructura para su concesión, al realizarse la contratación por internet.

¿Cabe mayor atropello en caso de una crisis tan salvaje como la que se avecina a causa de la inoperancia del Gobierno de Sánchez y sus socios comunistas?

Si nos fijamos en el Real decreto 463/2020, de 14 de marzo y sus posteriores modificaciones, no existe ni una sola medida que limite, en época de crisis causada por el coronavirus, que los bancos puedan prestar dinero por encima de los tipos de interés publicados por el Banco de España. No se pone ni una sola traba por parte de este gobierno, para que las financieras impongan en sus contratos tipos de interés usureros, a los ciudadanos con escasez de recursos económicos para sobrevivir. No se pone obstáculo alguno para impedir que los bancos extranjeros, hagan negocio con la miseria de nuestros compatriotas.

Y el vicepresidente Iglesias, siendo comunista, ¿Qué opina sobre que los bancos multipliquen sus ganancias con intereses usurarios contra la sentencia del Tribunal Supremo de fecha 4 de marzo de 2020? ¿Va a hacer algo para impedirlo? O ¿Acaso quiere que su ideología leninista triunfe a causa de la miseria de un pueblo desesperado tal y como ocurrió en la Revolución Rusa de 1917? ¿Es este el camino que hemos de recorrer para que este tipo sin escrúpulos, sin guantes ni mascarilla, traiga el comunismo a España?

Ante esto, hay un modo de luchar. Reclamemos judicialmente lo pagado de más a los bancos que nos cobran intereses usurarios por créditos revolving o microcréditos.