Una vez más, la libertad de las personas queda regulada en función de los tintes ideológicos  en el que esté situado el acto en cuestión, en este caso, la “Gestión Subrogada”. Desde hasta donde conocemos de la historia, todos los grandes filósofos, juristas y pensadores, no han dejado de clamar que en toda sociedad hay un espacio público y un espacio privado. Lo privado siempre se ha considerado sagrado y la intromisión en el mismo por muy poderoso que pudiera ser el infractor, en el mejor de los casos, se ha considerado un abuso, reconocido o no. Desde hace unos años y por razones que a día de hoy, no alcanzo a comprender, el intervencionismo público no deja de crecer,  está devorando incluso los espacios más íntimos entendidos hasta hoy, llegando a legislarse incluso el acto sexual entre personas, donde no cabe mayor intimidad. Ya con anterioridad, ha habido infinidad de intromisiones de todo tipo en lo privado, admitidas solo por el  conformismo que hoy padecemos y por haberlas establecido de forma gradual. 

Hoy la Prostitución no es ilegal, independientemente que sí lo sean, los actos obligados a los que se pueda someter en algunos casos, a las mujeres en el ejercicio de la misma: Actividades derivadas del proxenetismo etc. El Aborto hoy, de igual manera, es legal (…). El ofrecer la capacidad orgánica de nuestro cuerpo, para hacer funciones en muchos casos que no gustan o de escaso reconocimiento social, que incluso nos puede desagradar, que pueden provocar un deterioro físico importante a corto o a largo plazo por requerir un esfuerzo importante,  y siempre a cambio de un salario de lo más bajos, eso también es legal.

Por el contrario, la gestación subrogada, prestar el vientre ya de forma altruista ya a cambio de una remuneración económica para que se desarrolle un hijo que no se ha concebido, está prohibido. Según los juristas esta práctica atenta contra la dignidad de la mujer, ya que su cuerpo, se utiliza como materia prima para fines económicos. Sin embargo, estos mismos juristas al parecer,  nada tienen que decir cuando una mujer, arrienda su cuerpo a terceros para disfrute sexual. La situación, es exactamente la misma pero, el trato desde el punto de vista “jurídico” es de contradicción.

No deja de sorprender que mientras el pensamiento oficial y sus voceros gozan del mejor refrendo mediático en el tema del aborto al dar toda legitimidad a la titular: Es mi cuerpo yo decido, la disposición de ese mismo cuerpo para crear vida, cobrando o sin cobrar, está prohibido.

A pesar de la evolución de la sociedad, hacia nuevos modelos familiares en los que hay una división social muy importante, lo que da lugar a que se pueda cuestionar la eficacia de las normas que le dan cobertura -en muchos casos, sustentadas desde la repercusión mediática, tutelada por los que impulsan estos nuevos modelos-  lo cierto es que los matrimonios entre personas del mismo sexo -veinte años ya, más de una generación, desde que fue aprobada la ley-  solo se sitúan en el tres por ciento del total, y ello, a pesar de que las clásicas uniones entre hombre y mujer, cada vez en mayor número, renuncian al reconocimiento legal del mismo. 

En los últimos años han surgido muchas iniciativas legislativas para regular la maternidad subrogada pero, que no han prosperado. En general, buscaban delimitar el espacio de una posible regulación, a las técnicas de reproducción asistida, lo que conllevaría, que solo se beneficiarían las mujeres o las parejas heterosexuales. Pero, también se abría la posibilidad de ampliarlo a las parejas homosexuales. 

Esto último, seguramente enmascara la verdadera razón para que esas iniciativas legislativas no prosperaran, y probablemente, y porque así debe de ser (…); Porque los futuros derechos del niño, deben estar muy por encima de los de sus futuros tutores. Es muy posible, que estas sean, las verdaderas razones para que aquellas iniciativas legislativas, no prosperaran y no, por los problemas éticos  y de afectividad que pudieran suponer para la madre de alquiler, en los que se esconden los juristas.

También te puede interesar...


Artículo anteriorEl rapto de España
Artículo siguienteRelatos fantásticos: “El comandante”
Terminadas mi obligaciones genéticas; lo de cultivar los árboles, garantizar la continuidad de la especie y escribir un libro, me dedico a darle voz a todo lo que me descuadra en mí de rededor, muy especialmente la falta de justicia en su más alto concepto. Cuando no lo hago, escucho la voz de mi padre que me recuerda que "nunca se ha escrito nada de ningún cobarde". como apenas puedo dar voz, escribo pequeños textos para intentar suplir "mi afonía" y además me esfuerzo intentando que lleguen a la gente. Tengo infinidad de escritos publicados en "círculos menores" He sido pregonero de la Semana Santa de mi ciudad, Tomares. He publicado la novela; Costalero de Sevilla, Mi blog personal es Incorrectamente Político, encabezado por una foto de George Orwell y su más célebre frase: Periodismo es publicar aquello que alguien no quiere que publiques, todo lo demás son relaciones públicas.

1 Comentario

  1. El “es mi cuerpo yo decido” sonaba vomitivo cuando se trataba de decir no a ser pinchazo con oxido de grafeno. En ese caso era algo horrible tener la capacidad de decidir sobre el cuerpo de uno.

    Esta sociedad esta hecha por psicópatas para subnormales porque hay que ser muy retrasado para ver normal el gran absurdo en el que vivimos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here