Desde un tiempo a esta parte los grandes medios de comunicación nos machacan con insistencia de la voluntad de los que nos gobiernan de la necesidad de incorporar a nuestra alimentación ciertos insectos.

Se trata de salvar nuestro planeta en gravísimo peligro por el elevado consumo de carne, sobre todo la de los bóvidos. 

Los ciudadanos esos ingenuos que pretenden resolver sus problemas mediante la introducción de una papeleta mágica en una urna cada cierto tiempo y que confían en plenitud de conciencia de la moralidad de los gobernantes y de sus buenas intenciones, se ven sorprendidos en esa su buena fe por una Reglamentación procedente de la Unión Europea y, en concreto de su presidenta Úrsula Von der Layen, en la que introduce de matute una normativa que ni siquiera ha sido votada por el Parlamento Europeo. Ni falta que hace.

Se deciden aspectos trascendentes para nuestras vidas, las de nuestras familias y las de nuestros hijos que ponen en riesgo la salud.

Si la normativa se legaliza desde el pasado 24 de enero con nocturnidad porque esa era la razón principal, la de que comamos insectos sin saber que los estamos comiendo…

El enlace para comprobar lo que se nos viene encima lo tienen en:

http://data.europa.eu/eli/reg_impl/2023/5/oj 

Se denomina “Reglamento de Ejecución” UE 2023/5 de fecha tres de enero de 2023 autorizando la incorporación a productos de alimentación de polvo del grillo doméstico parcialmente desgrasado y que modifica el anterior Reglamento UE 2017/2470.

NO piensen que este relato es de ciencia-ficción. Es la realidad dramática de una normativa aprobada a hurtadillas y sin que los grandes Medios de Comunicación nos hayan contado nada en absoluto.

Lo anterior descrito no es nada si bajamos al detalle de lo que ya desde hace pocos días es una realidad en los supermercados.

En concreto desde la fecha anterior las compañías alimentarias, grandes o pequeñas, disponen de la autorización normativa de incorporar en sus productos y preparaciones determinados insectos…

Si el hecho es grave por su ocultación al público, más grave aún es                                      la posibilidad de que esas sociedades de alimentación puedan omitir en los etiquetados, las cantidades de insectos que contienen y, además que puedan silenciar la nomenclatura de los propios insectos…

Grave no solo porque en las estanterías de los supermercados en una lista inmensa de productos y preparados puedan incorporarse insectos, sino, además de que NO podamos comprobar si los alimentos los contienen o no.

Los efectos de esta “legislación europea” se pueden contemplar desde el prisma de su imposición sin que ningún organismo elegido por la vía democrática haya intervenido y desde el punto de vista de sus efectos perniciosos para la salud.

La falta de legitimidad democrática concierne a los políticos pedir responsabilidades a esta institución europea que legisla sin ton ni son sobre aspectos que conciernen nuestras vidas, como las “instrucciones” inducidas de “pases sanitarios”, “vacunas”, restricciones de nuestras libertades individuales y ahora una nueva imposición de ingerir insectos sin que prestemos nuestro consentimiento en ningún momento.

Si la aparente libertad de disponer de nuestro cuerpo que es un derecho reconocido por la Agenda 2030 para autorizar el aborto, sin embargo, cuando esa libertad para que podamos decidir si nos tragamos los insectos o no, esa libertad ya NO EXISTE.

Por un lado, desaparece el Derecho a la Información ya que, al comprar una inmensa mayoría de productos, nunca sabremos si contienen o no estos insectos y por otro lado, desconoceremos las cantidades que llevan.

Hay que renegar de dictadores pero esta normativa parece propia de las más horribles y espantosas Dictaduras jamás existidas.
No se trata de renunciar a esas chuletas sabrosísimas de buey que los vascos nos tragamos – y algunos degustamos – despreciando si tienen menos de un kilo… NO se trata de que nos comamos estos repugnantes bichitos que jamás en nuestra civilización vieja nos los hemos tragado. 

Y burlarse de nosotros, ingenuos y estúpidos ciudadanos que aceptamos como corderos al matadero, lo que nos cuentan y lo peor, lo que NO nos cuentan.

Si reflexionamos en lo escrito, deberíamos extrapolar lo anterior con TODOS los discursos oficiales ya pasados y en que, en ningún momento, con las gloriosas excepciones de las “opiniones de los expertos” de los Gobiernos, nos han podido contar TODAS las trolas que han querido.

Y no se trata de cuestionar el “discurso oficial” sino de pedir una reflexión sobre TODO lo ocurrido en los últimos tres años y que con cada nueva noticia tenebrosa nos infunde a pensar que, hasta ahora, ningún Gobierno nos ha contado una sola verdad.  

 

9 Comentarios

  1. En la peli “Rompenieves” a los de la cola del Tren les dan de comer una barritas de cucarachas o algo asi, mientras que los de cabeza se alimentan con delicatesen.

    Esta peli nos da mucha informacion de como funcionara El Mundo al final, interesante lo de un personaje, “Mason”, encargada de mantener “el orden”´ asi como lo de “sostenibilidad” , El Tren ha de ser sostenible, palabreja clave en la Ag2030 y que tanto les gusta al Vaticano y al Foro de Davos,

  2. Insectos y gusanos: nos quieren cambiar la forma de vida y de comer, los seres humanos somos omnívoros, no somos aves para comer insectos y gusanos, pero los que mandan en el mundo no les importa nuestra salud sino que quieren exterminarnos.

  3. El autor es DON IGNACIO CABALLERO AURRECOECHEA, no yo, que actué como simple remitente del artículo de un amigo.
    A cada cual, lo suyo.
    Por tanto, ruego pongan el autor verdadero.
    Gracias.

  4. Esta es una indecencia que jamás puede ser perdonada ; que Sánchez haya aceptado para los españoles el inmundo menú decidido por Ursula “la envenenadora”.

    Al fin y al cabo aquella otra en Francia dijo “pues que coman brioches”, mientras que el de aquí ha dicho “pues que coman mierda”. Franco consiguió trigo de Argentina cuando no había qué comer en España, mientras que este profanador nos cuela en el BOE la inmundicia como comestible. Es muy insultante y asqueroso, una falta absoluta de respeto a los ciudadanos.

    • Así es. Y gracias a la Nación hermana de Argentina, los españoles dejamos de pasar hambre…
      Siempre agradeceré a la gran república argentina, también en manos de hideputas comunistas, como España, SU AYUDA.
      ¡Gracias, hermanos y amigos!

  5. Lo de incluir ciertos insectos en alimentos procesados creo yo que lo llevan haciendo ya por varios anos, otrra cosa es que ahora hayan decidido hacerlo oficial mediante sus leyes ilegales y la pseudociencia dandole el visto bueno. Asi son los psicopatas, primero experimentan sin nuestro conocimiento, razon por la cual no hay que fiarse de esta gentuza. Si alguien confia en lo descrito en las etiquetas de los productos alimenticios, aun no se ha enterado de nada.

  6. La quitina del exoesqueleto de los insectos es alergénica y lo saben. Los sicarios de los grandes banqueros usureros vienen a por nosotros con la ayuda de de sus sicarios en nuestros parlamentos, medios y tribunales de justicia: nuestros líderes formales (corruptos, traidores y genocidas). Por ahora consiguen engañarnos y cuando nos demos cuenta ya estaremos dentro de la boca del lobo (dictadura tipo China)

  7. Sí, es lo que se llama primado negativo. Nos van acostumbrando mediante series y películas a lo que próximamente nos quieren imponer.

  8. La quitina no sólo produce alergias sino también un tipo de cáncer llamado glioblastoma que afecta a la médula ósea y al cerebro.
    Además de que nuestro estómago no puede digerirlo.

Comments are closed.