Con este cántico me topé en el aeropuerto de Barajas, en agosto de 2011, con algunas de las tías más buenas que he visto en mi vida,  dentro del espectro de las que lucen un colgante/crucifijo sobre – o acosando – sus, en este caso, voluptuosos senos, cuya sicalipsis era acompañada por unas piernas al aire y soberbios glúteos. Resulta que eran peregrinas católicas, y no las jipis en una playa que parecían, muchas con guitarras y cantando al unísono. Yo iba a Eivissa, a uno de mis innumerables viajes naturistas – que no de turista – hasta marzo de 2020 que me los prohibió el NOM.

Pese a que admiro la belleza femenina, me disturbó tamaña e inesperada presencia de féminas (exagerando eran cientos de miles, sin exagerar, eran miles, que no es pecata minuta, aunque igual pecado sí que era lo que hacían) colapsando el aeropuerto. Ver a muchas monjas me puso sobre aviso de que crucifijos, tetas, culos, caras guapas, guitarras y cánticos desenfrenados… deberían estar relacionados con la Iglesia Católica y no con los pijos yonquis jipiosos.

Yo ni idea de que estas lozanas féminas venían de un acto denominado Jornadas Mundiales de la Juventud. Dicen que 2 millones de personas participaron en esos 6 días de jolgorio cristiano en Madrid (1 millón adolescentes y veinteañeros). Dicen que hicieron unos botellones colosales y que había más preservativos tirados que palomas picoteando basura de todo tipo. Yo ni idea porque no me enteré de nada, pese a vivir en la capital. Pero no creo que en Hediondo Puente de Bellacos – donde yo residía – hicieran evento alguno relacionado con esto, de ahí que no me pispara del acontecimiento ¿religioso?

 

Los cánticos que me hicieron sonreír en Barajas eran los que añadían la coletilla y/o estribillo: “Benedicto Equis, Uve, Palito” Mientras me colaba entre todas voluptuosas    mozas católicas y algún mozo y monjas, para no perder el avión que me sacaría unas semanas del infierno madrileño, pregunté a unos notas a qué se referían con esos gritos de la equis, la uve y el palito. Y me dijeron que era a colación del papa de entonces: Benedicto XVI. Yo tenía nociones de este hombre, que juraría se llamaba Ratzinger, porque como soy (era) del F.C. Barcelona, siempre asocié el nombre del Papa con el de un jurgolerdo holandés culé de años antes, un negro con la boca más llena de dientes que se ha visto en un terreno de juego: Reiziger. 

Cuando regresé a Madrid me informé un poco sobre este evento desconocido por mí, y sonreí cuando leí artículos “escandalizados” de beatos y beatas sobre los fiestones que el millón de jóvenes protagonizaron en la capital de Espena… “Demasiado poco hicieron, por lo menos si todos eran como esas miles que me topé en Barajas”. Definitivamente, la Iglesia Católica ha cambiado mucho, normal que el Vaticano lleve años encabezado por un satánico, el “papa negro” (Jesuita, casi nada…).

Y dicen que el de la equis, uve, palito, se ha ido ya con el barbas. Supongo que tendrá trato de favor, también ahora.

 

8 Comentarios

  1. cesar bakkken eres mas tonto que caguemos. te han echado de todos los digitales y vuelves aqui al zurdo a escribir gilipolleces. cuanto te dan, cuatro euros por cada juntaparrafos ? 😂😂

    • Y tu que escribes nada más que cuentos Hitlerianos bobo que te sigues creyendo la mentira tan tonto como la gran mayoria y encima te las das de listo.

  2. Vergonzoso y humillante artículo para los que tienen fé..No comparto el catolicismo, pero lo respeto y Vd se ha burlado de ellos..Normal que los jóvenes hagan fiestas!!!!!!!! Espero no vuelva a escribir en este digital porque muchos dejaremos de leerlo…”Y dicen que el de la equis, uve, palito, se ha ido ya con el barbas. Supongo que tendrá trato de favor, también ahora.” ESTE ÚLTIMO COMENTARIO ES INCALIFICABLE!!!!!!!!!!!

Comments are closed.