Un silencio ha bajado del Gólgota, un machete de grandes dimensiones, ha sido el arma que este marroquí, llamado Yasin  Kanza, ha diseñado para darle muerte al sacristán  de la Iglesia de la Palma en Algeciras. Anteriormente, no se sabe si por desconocimiento, al parecer, se fue a otra iglesia, donde estuvo este asesino, posiblemente intentado hacer lo mismo que con el sacristán de la iglesia de la Palma. Los primeros días, es decir el 25 y el 26 de este mes de enero, hubo muchas controversias, debates sobre si era un loco, un desequilibrado. Estos dos días, el silencio del Gólgota, se apoderó de Grande Marlaska, el impenetrable ministro del Interior del gobierno estuvo silencioso. Yo digo que, para no soliviantar al vecino del país de Marruecos. Y seguro que también, para no intranquilizar a sus buenos vecinos españoles, entre los que me encuentro. No como amigo, pero si como español.

La disparidad de criterios sobre esta masacre, sea un loco, un desequilibrado o un yihadista, ha sido estos días exasperantes, indignantes de ese silencio del calvario, manifestado por el ministro. El miedo en estos días ha sido de una intranquilidad, ya que, se sabe, lo hemos visto anteriormente que estos musulmanes, pocas veces actúan solos.              

La investigación sobre el ataque yihadista-se dice- que tuvo lugar este mismo miércoles 25 de enero en Algeciras (Cádiz), apunta a que Yasin Kanza, quien asesinó al sacristán Diego Valencia e hirió al sacerdote Antonio Rodríguez, actuó como lobo solitario. Kanza se habría radicalizado en los últimos años y tenía un expediente de expulsión de España desde junio de 2022. Desde este mismo instante, las reacciones por parte de los distintos líderes políticos no tardaron en llegar y, ayer mismo, el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, acudía al lugar de los hechos. Eso sí, envuelto en polémica. El, silencio del calvario, si hablara diría que, este musulmán tenía un expediente, según rezan algunos periódicos un expediente desde junio de expulsión de España, pero como las cosas de palacio, me refiero a la Moncloa, van despacio, o es, el Sánchez más tonto el más tonto del circo que han dejado 8 meses a este marroquí de vacaciones para que visitase España. 

ABC, ha dado en el clavo cuando dice en el día de hoy 27 que: La rentabilización política de acontecimientos tan graves y con tantas aristas denota una falta de escrúpulos en quienes renuncian a ejercer con prudencia y eficacia la responsabilidad que les ha sido encomendada. Los grandes consensos en asuntos estratégicos para el Estado y la leal cooperación en fuerzas políticas resultan imprescindibles para atajar amenazas que deberían superar, con mucho, los matices ideológicos. 

La justica española se ha columpiado, dejando de vacaciones 8 meses a este asesino. No seré yo, quien diga que, la globalización y puertas abiertas para todos, haya traído un ostracismo dando lugar a esta amenaza de terrorismo organizado. Las ideas manifestadas con este tipo de asesinatos cobardes e ideológicos. Sigo diciendo que, organizados y buenos escogidos. Les hemos dado a estos personajes mecha, como dijo en su día un jefe religioso de Al-Qaeda. Es imposible derrotar a quienes aman la muerte tanto como ustedes adoran la vida. Ni más ni menos. Digo yo.