Y salieron a las calles, algunos a favor de Pedro Castillo, el ex presidente que fue cesado y engañado por no ser útil a los objetivos de la satánica para poner a Dina Boluarte, la cual, bajo el mandato de su amo Klaus Schwab, está dirigiendo el país con mano de hierro, con miembros policiales de los EEUU y más de 60 muertos desde que le dieron el honor de implementar los planes diabólicos en Perú. Nadie la quiere, todos tienen ese rencor hacia una líder que no los representa en lo más mínimo, ante una situación de desconcierto. Martín Vizcarra impuso una de las cuarentenas más horribles del mundo a raíz de la plandemia, creyeron que iban a engañar con el virus, con las supuestas vacunas milagrosas y todas las medidas absurdas, pero son millones los que, a pesar de no querer hablar, ya no desean vacunarse y comienzan a pensar como auténticos disidentes. Es la siembra de la desobediencia al Estado peruano que corre como la pólvora, con manifestaciones de miles de personas en Lima y revueltas en otras zonas del país. Norte, sur, este y oeste de Perú dice no al nuevo orden mundial, a su presidente usurpadora y ya genocida como los anteriores (Pedro Castillo, Sagasti y Vizcarra), con la diferencia de que Dina Boluarte ya no engaña tras años de fraudes y mentiras, en un país en el que el Estado es operativo sólo en las ciudades de cierto tamaño, siendo ausente en zonas rurales.

Los planes de esta sujeta son los mismos que en Europa: aborto, ley trans, comer insectos, ciudades de quince minutos, crisis económica, inflación, hambre, miseria, vacunas obligatorias, nuevas pandemias genocidas aprobadas por la OMS cuando le dé la gana y otros objetivos que han sido sacado de las mentes infernales y enfermas de los seres más diabólicos del planeta. Dina Boluarte ha sido puesta a dedo como única salvación para aniquilar al pueblo peruano, si fuera necesario, para el contento y disfrute de sus amos, Schwab, Soros, Bill Gates y los mismísimos Rothschld. De hecho, el 30 de diciembre de aprobó la devolución de grandes sumas de impuestos a las grandes multinacionales, un documento firmado por su lacaya en Perú, mientras la economía nacional agoniza desde hace tres años. 

Lógicamente, el pueblo presiente que algo sucede y que no está bien, a pesar de que la prensa mermelera trata de proteger a quienes les dieron 1.600.000 soles para dar publicidad a las medidas diabólico-globalistas, pero nada tienen que hacer. Pueden intentar engañar, presionar, coaccionar (como hizo Aníbal Torres, hoy fugitivo del país, el cual ordenó vacunas para trabajar, entrar en bancos y en organismos oficiales, incluso para que los niños pudiesen ser matriculados, el 10 de diciembre de 2021), asustar a los manifestantes con la policía, el ejército y echar gas pimienta para esparcir a los que ya salieron a las calles, que ya se cuentan por miles. Pueden hacer lo que quieran, pero no podrán cambiar los deseos de libertad y justicia de los peruanos de a pie, tampoco convencerlos de que impongan la ley trans, la ley del sí sólo es sí, como en España han conseguido gracias a la pasividad de los ciudadanos, que lo han permitido como drogados, ni tan siquiera se quedarán en silencio si desean prostituir la mente de sus hijos ni a la hora de imponer el odio a los hombres. En Perú, Irene Montero sería simplemente, no sólo ignorada, sino que tratarían de echarla a patadas con pancartas.

Es por eso que la gente sale, es por eso muchas personas están despertando y comienzan a tomar conciencia de la agenda 2030, lo cual es un peligro para ellos porque significa que ya no la van a aceptar, ni aunque la presenten con la papel de regalo. Son muchas personas las que se adelantan a los hechos y se resisten a ponerse más vacunas. Han visto sufrir a sus seres queridos, muchos han fallecido y siguen muriendo, otros han sido testigo de la corrupción sanitaria en los hospitales, otros han tenido secuelas físicas que sufren todos los días desde que confiaron en su Estado, el cual, supuestamente, los iba a proteger, cuando en realidad quiere acabar con sus vidas, como si el gobierno y sus presidentes, así como los congresistas, fuesen una troupe de genocidas a sueldo, puestos a dedo para aniquilar a la población.

Eso lo que los llamados antivacunas denunciamos desde el principio, hasta el extremo de ser retratados en revistas como Salud con lupa e Infobae, en la que se nos amenazaba con denunciarnos por ser un peligro para la salud pública. Pero eso era en los inicios, ahora los frentes han aumentado, la presión se ha incrementado y los globalistas corruptos como Porky, cerdo en español, ocupan la alcaldía de Lima intentando controlar la población de la ciudad más poblada del país, para que puedan llevar a cabo su criminal tarea, mientras ni ellos se vacunan ni sufren penurias, porque serán las élites las que les pagarán por sus criminales servicios. Su plan es vigilar a los limeños con cámaras biométricas y controlar a los ciudadanos con el proyecto de urbes de 15 minutos, en los que nadie podrá salir de su distrito más de dos veces por semana, como si la gente viviese en cárceles, todo por el cambio climático, otra gran mentira que ellos provocan con el cloruro de plata, entre otros metales para alterar la atmósfera.

Miles de personas, sea como sea, ya salen y cómo corean “aquí y allá el miedo se acabó”. Perú es un pedrusco en el zapato y no dudarán en matar a quien haga falta para imponernos la misma dictadura genocida que hay en España actualmente y que el pueblo ha consentido con su complicidad y silencio. Al otro lado del charco parece que las cuentas no les están saliendo y sólo Dina Boluarte es persona de confianza de Klaus Schwab para imponer sus planes, vigentes desde hace más de 10 años, en realidad. 

No ha de permitir el pueblo peruano tal atrocidad; ha de seguir en las calles hasta que se cansen, no pueden matar ni asesinar a los millones de disidentes que están creando en el país ni los pueden convertir ni en zombis ni en robot con un chip que los hagan obedientes porque tienen la batalla perdida. Perú es el signo de que los satánicos están perdiendo la batalla.

 

5 Comentarios

  1. Buen artículo, escueto y no con mucho detalle, pero pleno de verdades como puños que desemarañan o desenmascaran el globalismo, la dictadura sanitaria, el falso cambio climático y la agenda 2030

  2. Bravo!!! por los peruanos y su valentía. Allá los presis no se pueden andar con muchos “cuentos” porque van quedando de patitas tras las rejas. Ánimos y fuerza a ese noble y aguerrido pueblo, baluarte y símbolo del verdadero hombre con huevos y mujer con ovarios!!!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here