A medida que pasa el tiempo y que se están realizando investigaciones con respecto a lo que está pasando con las inoculaciones venenosas, nos vamos enterando que todo lo que está sucediendo ya estaba siendo previsto desde hace un tiempo. Nos vamos dando cuneta que nada es casual y que todo estaba perfectamente organizado desde hace tiempo.

Resulta que cuando surgió la peligrosa y asesina farsemia siempre se nos dijo, desde un principio, que era fundamental tratar de fabricar una vacuna contra el SARS-Cov-2. No un medicamento determinado, ni hablar de tratamientos. Lo ideal era una vacuna que todo el mundo se inoculara, hubiera o no hubiera pasado la supuesta enfermedad.

Y como el asunto era “urgente”, había que aprobar esa famosa vacuna con carácter de urgencia y sin ser previamente investigada. Aquello tan famoso de “los beneficios siempre serán mayores que los riesgos”. Pero a pesar de ello, en muchos países, entre los que se encontraba España, el medicamento necesitaba receto y un consentimiento informado para que el paciente supiera que era lo que se estaba metiendo en el cuerpo.

Como ya sabrán, a pesar de su obligatoriedad, en España nada de nada: los médicos ni daba receta, ni tampoco consentimiento informado, muy probablemente porque ya podían imaginar, o saber, lo que le pasaría meses más tarde a mucha gente.

Pero en Estados Unidos todavía fueron más lejos, en época de Obama y a propuesta de la congresista demócrata Suzanne Bonamici se formalizó la llamada Ley de curas del siglo XXI. Esa ley, en su Sección 3024, dice lo siguiente: “Las pruebas clínicas de dispositivos médicos y medicamentos en investigación ya no requieren el consentimiento informado de los sujetos si la prueba no representa más que un riesgo mínimo para los sujetos e incluye salvaguardas.

¿A que a estas alturas ya no les sorprende nada de esto? A nosotros tampoco.

 

7 Comentarios

  1. Yo creo que a estas alturas el que no se haya enterado de que va esto está condenado a ser un perfecto imbecil de por vida y hay muchas probabilidades que esa imbecilidad sea congenita en sus descendientes.

    Nada de conspiranoico tiene una sucesión de hechos que el observador puede describir con precisión.

    Nada de conspiranoico tiene la relación de las nuevas tecnologías con las personas empeñadas en imponerlas a la fuerza.

    Nada de conspiranoico tiene la patente de criptomoneda digital de Microsoft con datos corporales para realizar el trabajo de mineria por medio del cuerpo y cerebro humano.

    Nada de conspiranoico y si mucho de locura criminal es imponer esta tecnologia a fuerza de leyes que nadie ha pedido y mucho menos son necesarias para esclavizar al hombre en todas las facetas de su vida.

    Y si alguien cree que mi comentario es conspiranoico le invito solo a fusionar estos dos enlaces.

    1. Patente Microsoft, el mismo de las vacunas.

    2. La tecnología 6G puede usar humanos como antenas.

  2. Nada de conspiranoico tiene pensar que una vez impuesta la moneda digital centralizada, por supuesto obligatoria, cualquier persona con un dispositivo de pago o cualquier otro se habrá convertido en un perfecto esclavo que estará procesando información al tiempo que hace de antena y generando energía de bajo coste alimentada por grillos y gusanos.

    Y ahora si alguien quiere le enlazo, cientos de las patentes relacionadas entre si y pertenecientes a los mismos miserables criminales que quieren imponer la moneda digital centralizada asociada al control esclavo de la humanidad

  3. Bueno, Obama es otro de los hombres miserables que creen que la Historia les cuidará en su soberbia, sin pensar que la mayoría de los seres humanos no duran un siglo en el recuerdo, salvo que le interesen a las televisiones. Hace algún tiempo mi hija me dijo que era obligatorio que Hitler existiese para que el canal televisivo Historia pudiese sobrevivir actualmente… Y me tuve que reír y pensarlo…

Comments are closed.