Sigue muriendo gente más o menos joven, de una forma “repentina” e “inexplicable”, pero oigan, que aquí sigue sin pasar nada. En este mundo lleno de engendros sin cerebro y sin sentimientos, nadie se pregunta, ni siquiera, qué puede estar pasando. Y si se dan cuenta, la forma de contarnos las muertes de esas personas es, en todos los medios oficiales, exactamente la misma.

Esta es la última:

El actor Adam Rich, conocido sobre todo porque fue uno de los protagonistas de la serie familiar ‘Con ocho basta’, muy popular a finales de los años setenta y comienzos de los ochenta, ha fallecido a los 54 años en su casa de Los Ángeles. No se ha revelado la causa de su muerte, pero una fuente policial informó a TMZ que alguien fue a su casa y lo encontró sin vida.

A partir de ahí, la norma de la redacción es siempre la misma: un pequeño resumen de su vida profesional y personal que, en el caso de Rich, ha sido muy complicada, y después, a otra cosa, a por el siguiente, que se producirá en ese mismo día, o en el próximo, y poca gente se hará preguntas sobre lo que pueda estar pasando.

 

4 Comentarios

  1. A los 58 años, y lo mismo, el mismo “aseptismo” (valga el palabro) en la redacción de la noticia (LD). He ido al español y tan solo una mención a que cogió el bicho. No he seguido comprobando, para qué.

  2. Asepsia será, digo. He caído tarde.

    Todo es una locura, una auténtica mamarrachada de pe a pa. Espero que se les caiga todo su bluff en la cabeza y los entierre. Hasta los mismísimos de tanto absurdo.

    Saludos.

Comments are closed.