Los grandes, enormes logros conseguidos en España a raíz de la instalación de Dña.  Montero I. (I de igual) en su garito-palacete-banco (de dinero, no de sentarse), que  alberga también a su ejército de damas de compañía; – los paréntesis clarifican la  confusión existente en ese medio gubernamental; por cierto, lo mismo, pero más, que  en todos los otros medios del gobierno -, lo mismo que este inciso, también  esencialmente clarificador para quienes no están al tanto de lo que es el imperante (de  emperador) sanchismo. 

Pues como iba diciendo, los logros en España a partir de las leyes que la protagonista,  -perdón por este nuevo inciso, necesario para evitar posibles denuncias por sexofobia,  protagonista no sé si debe llevar delante lo, la, el, u otro género determinante, espero  que (él, ello, ella, elle) me lo aclare; entre tanto le, la, lo pido disculpas por mi  ignorancia genérica (o sea, de género) -. 

Confieso que me he despistado un poco por querer ser genéricamente claro. Espero  que vosotros, lectores, vayáis entendiendo mejor que yo lo que, por igualdad de género  no sé expresar bien. 

Lo que está claro es que está todo clarísimo en las leyes que lo, la, el protagonista (o,  e, u, i) de la igualdad nos genera. –por cierto, y perdonar otro inciso aclaratorio; está  claro para todos menos para los jueces, los fiscales, los legisladores, los magistrados,  los técnicos, los abogados y un corto etcétera; pero eso es lo de menos, porque las  leyes son clarísimas, completas, funcionales y absolutamente perfectas -. Montero dixit. 

Retorno al comienzo: los logros en España en esta legislatura, son fabulosos, (o sea,  de fábula), solo falta ya que la ley animalista los complete para que sea una fábula de  Esopo o de Samaniego. Es otra fábula como la que nos ha traído este Nuevo Ministerio  igual, del que hablamos (los madrileños, y otros muchos españoles, conocemos ese  fantástico edificio en Madrid que llaman Nuevos Ministerios que, por cierto, fue  construido por Franco y lo disfrutan, al alimón, comunistas y socialistas; y yo no  entiendo cómo puede ser tan disfrutado algo franquista, en vez de ser aniquilado, como  está legislado que se haga con todo lo franquista). 

Si en la igualdad no estáis aún perdidos, tranquilos, la-lo-le ministra os perderá pronto;  igual que pierde a feministas, pierde el tiempo, pierde los papeles, pierde compañero,  pierde a las violadas, pierde condena a los violadores, pierde a jueces, a fiscales,  pierde a todos los españoles de bien, sensatos y con dos dedos de frente (o sea, los  que ella ha perdido) –perdón, espero que no me denuncie por ese “ella”, rectifico: elle,  ello, elli, ellu (quiero acertar) -. 

¿Alguien ha observado cómo engorda la ministra cada vez que sale en la TV  defendiendo sus enormes burradas y afirmando sus grandes éxitos legislativos? Se  infla, le sube el rubor (señal inequívoca…) por la satisfacción de ser protagona. ¡Qué  importa el daño causado a millones de mujeres, niñas, jóvenes, familias y disfóricos! 

Importa su exhibición aprendida de sus valedores o colocadores ahí, y que lo, la, le  mantienen ahí como símbolo ideológico. 

Sí, la ideología genital por encima de todo y de todos. Es tan burra la tal, como toda  persona que la sigue y la defiende, por eso va “delante pa que no se espante”, como  siempre se ha hecho con los pollinos. 

Citemos algunos de los grandes logros, que La Igualada va implantando, del género  epiceno como elemento regulador de toda la sociedad : 

– Gasto sin límites para desgraciar al mayor número posible de españolas; los  españoles quedan ya cancelados de principio por ser machos. 

– Incremento significativo de violaciones y agresiones sexuales, con sustanciosas  recompensas para los agresores y violadores. 

– Prospera enormemente el miedo de las mujeres en la calle. ¡Y con mucha razón  desde que son defendidas por las leyes montaraces! ¡Gran peligro! 

– Proliferan los chiringuitos feminazis que progresan a base de igualdad genérica, del  aumento de la violencia y de los inventos inclusivistas de los lobbies poderosos. Todo  bien regado con los cientos de millones que se sustraen a los necesitados. 

– Grandes logros en romper niños a base de meterles en la mollera que no son lo que  son, que les engañan sus padres, que tienen sexo equivocado, que es mejor ser lo que  no eres, que etc. etc. Todo ello predicado en escuelas por sabios experimentados en  LGTBIQ++. 

– Se ha logrado que los pedófilos se froten …lo que sea. Ellos ven sus filias favorecidas  por todos los medios oficiales. El poderoso ministerio que les iguala, les mejora mucho  el negocio. 

¡Y pobre de quien no se atenga a los grandes principios ideológicos y a los pequeños  requisitos para ser encartado como odiador. Las grandes penas y castigos son otro de  los grandes logros en este orden de desórdenes sociales, humanos, ministeriales y por  las políticas des-gobernantes. 

Pero el máximo de todos los logros que buscan desde ” igual dá la desigualdad”, es  fomentar en la sociedad los odios que su afiliación al woke (el descarte) va imponiendo  y logran entre sus adeptos. Pero eso en la España auténtica no se generalizará jamás,  si bien van consiguiendo que veamos cada vez más vergonzoso lo que consigue la  desvergüenza feminazi refugiada en ese ministerio.

2 Comentarios

  1. Esta vampira emocional,con graves problemas psiquiátricos,lo que quiere es,que todas las mujeres sean una degeneradas cómo esta misma.

Comments are closed.