Debemos levantar nuestros corazones, debemos abrirlos, debemos arreglárnoslas para continuar en todo lo que hacemos a pesar de todas estas razones en contra y poner la fuerza de nuestro corazón para contribuir a todo lo que hacemos”. (Klaus Schwab, Foro de Davos, 16 de enero de 2023). Estas son las hermosas palabras de apertura del autor de la Cuarta revolución industrial y El gran reinicio, obra, esta última, todo un elogio a la pandemia como gran oportunidad para el crecimiento de la humanidad.

Hay que ser psicópata primero para escribir cuentos de sirenas tan terroríficos y, por otro lado, iniciar un evento como el de Davos invocando a los corazones. ¿A qué corazones se refiere usted, señor Schwab, a los de los niños que sufren miocarditis y pericarditis por su venenosa vacuna, que es un arma para matar a la gente, sin importar la edad, o a los suyos, que se ven compungidos porque ven cómo las masas se les rebelan e impiden sus despiadados planes, razón por la que sufren grandemente porque no saben cómo imponernos la agenda satánica? Y todavía tiene la cara dura de decir, eso sí, en petit comité, que deben abrirlos y ver la forma de continuar. ¿Quiere decirnos que el fin justifica los medios, que, si tiene su majestad que matar a la mitad de la humanidad se va a quedar tan ancho para conseguir su objetivo?  Y para eso, claro, como nos aman tanto, ¿van a poner la fuerza en sus hermosos corazones? Este bello discurso lleno de corazones, me recuerda a las escenas en la cultura azteca en la que los corazones caían por las pirámides cuando se les sacaba a los prisioneros sin piedad y sus cuerpos caían escalera abajo, para disfrute de los comensales que esperaban comerse los brazos de tan bravos guerreros. Al menos, a pesar de ser salvajes, eran sinceros y ejecutaban lo que decían, mientras que usted, señor Schwab, menciona los corazones como si de cualquier cosa se tratase, como un hipócrita, psicópata, enfermo, loco y satánico, porque eso es usted.

Sería harto aburrido contar lo sucedido desde la plandemia. Claro que sus obras, La cuarta revolución industrial ya escrita en 2015, no es más que un plan siniestro y demoniaco que no creo que fuese elaborado por su sucia mente, sino que alguien se la inspiró, mucho más satánico de lo que usted ya nos parece y me refiero a los Rothschild, a esa saga de enfermos mentales que controlan los 196 bancos centrales del mundo y han dirigido la historia de la humanidad desde la independencia de los EE.UU., pasando por la Revolución francesa de 1789, engendros creadores de dos guerras mundiales y de todas las crisis económicas que la humanidad ha sufrido hasta la fecha. No es difícil imaginarse que ellos le inspiraron sus maravillosas obras, en las que como siempre nos tratan como estúpidos y nos pintan un mundo de fantasía y de felicidad después de siglos de dolor creados por sus satánicos amos. Por eso no nos extraña su sangre fría, esa obsesión por el corazón, por lo rojo. Puede que usted sea adicto al adrenocromo, esa droga que sacan de los niños que tanto placer les ocasiona y que, de paso, el inconsciente le haya traicionado, señor Schwab.

Pero los más aplicados en nuestra amada España son, a pesar de usted y sus buenos maestros, sus acólitos como Pedro Sánchez, Nadia Calviño, Yolanda Díaz, Teresa Rivera, José Manuel Albares Bueno, Pilar Llop Cuenca, Margarita Robles Fernández, María Jesús Montero Cuadrado (aquella ministra que nos dijo en 2020, en mayo, bienvenidos al nuevo orden mundial, con toda su cara dura), Fernando Grande-Marlasca Gómez, Raquel Sánchez Jiménez, Pilar Alegría Continente (introductora de la doctrina de género en los colegios, enseñándoles a masturbarse a los cinco años), Reyes Maroto Illera, Luis Planas Puchades (responsable del desmantelamiento de la agricultura y la ganadería en nuestro país), Félix Bolaños García (urdidor de todos los golpes de Estado con la justicia), Miguel Iceta Llorens, Carolina Darias San Sebastián (responsable de seguir con el cuentazo de la pandemia covidiana, la mayor tomadura de pelo de la historia), Ione Belarra Urteaga (sacerdotisa y fiel defensora de la satánica agenda 2030), Diana Marot Ripoll, Irene Montero Gil (impulsora de la legalización encubierta de la pederastia), Alberto Garzón Espinosa, José Luis Escrivá Belmonte y Joan Subirats Humets.

Ellos son los encargados de poner en marcha sus ideas en España, señor Schwab, y quien siempre acude a sus encuentros, como no puede ser de otra forma, es Pedro Sánchez, siempre fiel a los compromisos, a las agendas a las que se ordena sin rechistar y sin el más mínimo remordimiento. Para ello se rodea de los mejores ministros para desarrollar sus objetivos. No necesitan tener experiencia política, ni el asesoramiento de expertos, sobre todo si son negacionistas y muy peligrosos para los planes del gran jefe; no requieren de catadura moral;  han de aguantar los ataques de la malvada ultraderecha que les denigra, mientras dicen que todo es por salvaguardar los derechos de los españoles (hay que ser cínicos). Por supuesto que ninguno de ellos dimite. No importa que los violadores estén sueltos por las calles de España dando alas a su imaginación para ver cómo van a violar a su próxima víctima; tampoco cuántos corruptos anden a sus anchas robando sin que la ley los castigue, cuando niños son violados o tocados; cuántos sufren por un cambio de sexo inútil y peligroso para la integridad personal; el número de personas que no llega a fin de mes y se tienen que contentar con una limosna de 200 euros del gobierno para las familias pobres y, obviamente, tampoco les interesan los abucheos, porque a Pedro Sánchez hasta le divierten.

Sin duda, buenos alumnos, los mejores para imponernos comer cucarachas de las que andan por la basura y matarnos lentamente, de manera imperceptible, dulce, divertida, entretenida mientras nos quieren introducir en el metaverso y reduciéndonos en población. Eso sí, les molestan los de la ultraderecha porque les criticamos y les decimos las cosas en su cara, claro que somos sinceros y defendemos los derechos de las personas, mientras usted, señor Schwab y sus fieles alumnos, parecen salidos del mismo infierno.

No se merecen ni nuestro respeto y mucho menos obediencia; lo único que les daremos son abucheos, preocupaciones, como las que tiene ahora, Sr Schwab, dolores de cabeza y, llenos por fin de valor, haremos lo que nos dé la gana para protegernos de seres tan indignos como vosotros.

 

9 Comentarios

  1. Hemnos de dejar de hablar su neolengua donde los conceptos re retuercen a invierten en contra nuestra y llamar a las cosas por su nombre: por ejemplo CONSPIRACIÓN DE DAVOS en lugar de Foro de Davois

  2. A Schwab le ha salido el tiro por la culata, por lo menos de momento, al final las palabras de otro satanista y degenerado como Larry Fink (Black Rock), van a ser verdad, el globalismo ha perdido, se acabo el globalismo. A no ser que nos estén dando una “muletada”, creo ahora, que eran ciertas sus palabras. Muchos de ellos ya saben que le quedan pocos días para “retirarse” como por ejemplo Bourla un asesino, cínico, malvado y mangante donde los haya, lo mismo que se le colaron esos dos periodistas en Davos para hacerles las preguntas de idiotas que le hicieron, puede ocurrir que una persona sin nada más que perder porque lo haya perdido todo, me refiero a su familia, le meta dos tiros a bocajarro en la cabeza que es lo que se merece este asesino y sus jefes. Si no es otro holocuento del Stassi, creo que su cabaret se va a dar por concluido. De los Rostchild, Rockefeller, Bush, Dupont, Morgan, que vamos a decir, sino que junto con los politicuchos que pacen por una mal llamada Unión europea, siguen despojando al pueblo de sus riquezas, convirtiéndonos cada vez en más pobres, eliminando la clase media que por supuesto es perjudicial para sus fines, creo que no les importará a través de esos think tank crear una guerra mundial nuclear para conseguir doblegar a Rusia y China, ya lo dijo la madre de estos bastardos antes de morir “Si mis hijos no quieren, no habrá ninguna guerra” Eva Hanau. Sus hijos que han llenado de papelitos del monopoly los casinos de N.Y. y Londres y que llevan creando guerras desde los tiempos de Napoleón. Sinceramente pienso que estas dinastías tienen que ser extirpadas del planeta y que esas riquezas que tienen pasen a ser del pueblo, ya que ellos se la quitaron al pueblo. Schwab es un Rostchild oculto, para eso esta ahí, para decirnos por la cara que nos va a convertir en transhumanistas que con eso vamos a ser el no va más y ya si de camino me cargo a más de la mitad del planeta será fabuloso porque estaré consiguiendo un dos por uno. Estos degenerados como un cáncer de la sociedad que son, ya que llevan viviendo de los seres humanos y sus miserias toda la vida, van a ser difíciles de exterminarlos, pero no imposible, sólo la consciencia humana junta es capaz de lograrlo. Buen domingo

    • Desde hace siglos son expertos en esconderse, falsificar la historia, mentir, manipular, censurar, controlar mafiosamente a sus servidores visibles y en jugar al despiste, dejando muchísimas pistas falsas, toreándonos una y mil veces con gran maestría. Perduran y se empoderan porque no sabemos contra quién hemos de luchar. A Bourla, como a tantos otros servidores suyos, le darán cuando lo retiren un protegido refugio de Oro en pago a servicios prestados, como los de Felipe, Bono o Rajoy. Si sus víctimas no convergemos pronto en el diagnóstico y no nos oeganizamos para quitarlos seremos quitados por ellos.

  3. El objetivo de esta gentuza es implantar una Hoja de Ruta que lleve a la Humanidad a una Gobernanza Global donde los Derechos individuales seran laminados con el pretexto famoso y falsario del Bien Comun.

    Una especie de NEOCOMUNISMO donde habra muy poquita Poblacion gracias a los pinchazos y chemtrails principalmente, y esta estara totalmente controlada en un ambiente liberticida y opresivo,

    Poco a poco las pesadillas de G Orwell cada vez estan mas cercas de ser reales en su totalidad,

    https://muhimu.es/wp-content/uploads/2015/08/distopia-actual.jpg

  4. Estos locos siempre han existido y solo toman fuerzas cuando fallan nuestras instituciones. Me preocupa mucho la manipulacion de votos y fraude de todo tipo en tiempos de elecciones que es algo que esta sucediendo mas y mas a menudo en todas partes del mundo y es el arma preferida de estos locos contra nosotros.Si ellos siguen imponiendo a sus candidatos conseguiran ponernos de rodillas a todos.Debemos hacer algo al respecto.

  5. En todo caso serie:el feto malayo de Davos.

    Por cierto que se trata de la reunión del FEM en la ciudad de Davos,a ver si lo escribís con más propiedad.

Comments are closed.