Resulta que en este absurdo mundo en el que nos toca vivir, no hay cosas buenas o malas en sí, hay cosas malas o buenas en función a lo que se nos diga desde los medios de manipulación, o por parte de los políticos de turno.

Las cosas son buenas o malas en función a un detalle tan simple como ofensivo: en función a quien decida hacerlas. Para los del jarabe democrático, para los que iban a luchas contra la casta, solo son buenas las protestas que deciden encabezar ellos. Y mucho más, si esas protestas son contra gobiernos en los que estén ellos, contra la ideología que ellos dicen tener que, en realidad, no es más que si estoy yo está todo bien y si estás tú hay que echarte como sea.

Ahora viene lo que ha sucedido en Brasil el pasado fin de semana. Supongamos que las protestas no han sido orquestadas ni teledirigidas por el propio sistema para hacerse las víctimas. Supongamos que los ciudadanos, de una manera voluntaria, hubieran decidido protestar por no estar de acuerdo con unos resultados electorales que, claramente, parecen totalmente adulterados.

¿Cómo es posible que a eso se le pueda considerar un golpe de estado? La teoría dice que el estado está al servicio del pueblo y es el pueblo en donde, también en teoría, recae la soberanía de un país. ¿Cómo va a dar el pueblo un golpe de estado? En tal caso, dará un golpe al estado, al sistema putrefacto que pretende someterle. Eso sí sería posible.

Pero aquí, como todo es susceptible de ser manipulado y las mentiras se convierten en grandes verdades, los mismos que consideran que solo son legítimas sus protestas, sus “rodea el Congreso” o los “escraches”, nos vienen a contar ahora que lo sucedido en Brasil es un golpe de estado que no se puede permitir.

Qué suerte tiene toda esta gente de tener razón siempre. Qué suerte tienen de haberse conocido.

 

3 Comentarios

  1. La Rata Motorizada, para mi no es más que una cagada que no sirve para nada a la que no le gusta tener la boca cerrada, esta rata ya estaría muerta si no fuera por España ya que en su país de nacimiento no han querido a este excremento.

  2. Cabeza con ruedas, pagada por todos los españoles para decir sandeces, cuando lo hechen seguira haciendo su carrera en la puerta de cualquier iglesia

  3. Te usaria como arma contra el resto de dipucerdos levantando tu puta silla y liandome a palos con todos vosotros con la silla y tu cuerpo yo encerrado con el resto de dipucerdos a ver si sois tan valientes 350 cerdos contra mi atajo de maricones.

Comments are closed.