El fútbol es uno de los deportes más populares del mundo y cada año se realizan importantes torneos a nivel internacional. Esto hace que su desarrollo sea un auténtico desliz de dificultades. Uno de los eventos más esperados está transcurriendo este año en Catar, este es el Mundial de Fútbol, el cual reúne a las mejores selecciones de todos los continentes.

En este multitudinario evento, cada selección representa a su país y, por lo tanto, es muy importante la imagen que proyectan, por eso, camisetas, gestos, prenda, partidos y equipaciones de fútbol juegan un papel muy importante, ya que son un símbolo de orgullo para los aficionados y representantes de la región.

Grandes marcas y sponsors suelen pelear por conseguir la representación de las mejores selecciones, sin embargo esto no siempre es así.

Las mayores controversias de Catar

En estos eventos siempre puede haber problemas de gestión, y todo esto se ha podido ver en los inicios de este campeonato con varios equipos que no han dejado tranquilo a ningún aficionado, y así le pasó a Ghana. La selección de África Occidental tuvo un problema importante que casi la priva de su debut en el Mundial contra Portugal. No se trata de ninguna lesión, sino de algo menos común, no haber traído las camisetas.

El periodista Marc Leonel Chouamo, que ha seguido de cerca toda plantilla de la selección de Ghana, e informó de que los utilleros de la selección se olvidaron en el viaje de ida de incluir las equipaciones en el equipaje, aunque al final consiguieron poder traerlas consigo en un viaje aparte, durante los inicios de esta competición hizo pasar una gran angustia a todos los que forman la plantilla de la selección..

A este debut in extremis de la selección de Ghana, hay que sumar las protestas de los equipos que siguen dando de qué hablar dentro de la copa del mundo de fútbol. La más importante tiene que ver con la foto inicial protagonizada por Alemania ante Japón en la que los jugadores del 11 del conjunto germano taparon su boca con la mano en señal de protesta por la prohibición del brazalete one love, el cual hace referencia a los valores de igualdad y respeto mutuo, hasta ahora poco compartidos en Qatar, como también ha pasado con los fallecidos por la construcción de los estadios, los revueltos de este campeonato han llevado a la boca de todos las polémicas debido a la mala gestión de organización.

Faeser, la ministra del Interior alemana, visitó Catar anteriormente vistiendo el brazalete de arcoiris. Su intención era la de abordar la protección de los aficionados y asegurar la seguridad de los alemanes que viajasen al emirato con motivo del Mundial. «El objetivo de mi visita era obtener garantías de seguridad para los aficionados alemanes que visiten Catar, independientemente de su orientación sexual», afirmó.

La propia cerveza Budweiser, también se ha visto envuelta en problemas legales con la FIFA a causa de la última modificación que han impuesto respecto a la prohibición de alcohol, lo que ha hecho enfurecer a la marca debido a los millones de litros que han tenido que transportar hasta el país para su almacenaje en grandes cámaras frigoríficas.

Las sorpresas futbolísticas

Además del calor, las difíciles leyes, los imprevistos en los partidos y las protestas sobre el respeto, a nivel futbolístico, el mundial está dejando un gran número de sorpresas que ni los mejores expertos deportivos fueron capaces de predecir. La mayor sorpresa la encontramos en el debut de Argentina frente a Arabia Saudita que ha acabado poniendo a Argentina en la final.

La albiceleste, que llegaba al mundial con el cartel de favorita para la obtención del título, acabó perdiendo por 1-2 frente a uno de los rivales más débiles del campeonato mundial, Arabia Saudita. Tal y como reflejaban los pronósticos de apuestas mundial Catar 2022, la victoria del equipo saudí estaba cifrada en más de 20 euros por unidad apostada. Unas cifras que acentuaron la sorpresa de una derrota que parecía imposible. Esta división de idea sobre cuál sería la trayectoria de Argentina estuvo a punto de volcarse en la tanda de penaltis contra Países Bajos que acabó con la victoria de Argentina en (3-4) que hizo de su pase a la final todo un logro bajo presión.

España por su parte arrancaba con una de las mayores goleadas históricas vistas en un mundial, que finalmente se truncó contra Marruecos en penaltis. El equipo de Luis Enrique endosó un 7 – 0 a la Costa Rica de Keylor Navas, un resultado que ni los más optimistas podían esperar en el arranque de un mundial. Una España de récord que subió posiciones en el ranking de favoritas para conseguir este título mundial y se quedó en nada. El cuadro español materializó un partido magnífico en el que superó el número máximo de pases completados en un partido del mundial sin prórroga, alcanzando una cifra superior a 1000.

Queda claro que el Mundial de Qatar está destinado a ser un campeonato diferente, en un país rico en petróleo y con una inversión destinada igual a la invertida en los últimos 19 mundiales anteriores. Sin embargo, el balón sigue corriendo y el disfrute del espectador no deja de continuar hasta este domingo donde se decidirá quién es el campeón.