Al contrario de lo que muchos pudieran pensar al comienzo de la guerra entre Rusia y Ucrania, las cosas pintan muy mal para los países que pretendían ejercer un boicot contra Rusia y bastante bien para el país, en teoría, boicoteado.

El caso es que, sea como fuere, esta guerra tiene cada vez más pinta de farsa orquestada y muy poco de casual. Pareciera como si los rusos se hubieran puesto de acuerdo con su teórico enemigo, Estados Unidos, puesto que ese es el otro país que más beneficiado sale con lo que está sucediendo.

Con todo esto, aquí las víctimas de todo esto somos los de siempre: el pueblo engañado con el que juegan para que unos pocos salgan muy beneficiados.

Y como la farsa continúa y parece que, de momento, no va a parar, el expresidente ruso Dmitry Medvedev ha realizado sus predicciones para el año 2023. Unas predicciones que, como podrán comprobar, en alguno de sus puntos parecen una burla absoluta al ciudadano occidental, que no a los países. Mientras tanto, todos a seguir pasándolo mal.

“En la víspera de Año Nuevo, todo el mundo hace predicciones

Muchos proponen hipótesis futuristas, como si compitieran para elegir las más descabelladas e incluso las más absurdas.

Aquí está nuestra humilde contribución.

Qué puede pasar en 2023:

1. El precio del petróleo subirá a $150 el barril y el precio del gas superará los $5.000 los 1.000 metros cúbicos

2. El Reino Unido se reincorporará a la UE

3. La UE colapsará después del regreso del Reino Unido; El euro dejará de utilizarse como antigua moneda de la UE

4. Polonia y Hungría ocuparán las regiones occidentales de la antigua Ucrania

5. Se creará el Cuarto Reich, que abarcará el territorio de Alemania y sus satélites, es decir, Polonia, los estados bálticos, Chequia, Eslovaquia, la República de Kiev y otros marginados.

6. Estallará la guerra entre Francia y el Cuarto Reich. Europa será dividida, Polonia repartida en el proceso

7. Irlanda del Norte se separará del Reino Unido y se unirá a la República de Irlanda

8. La guerra civil estallará en los EE. UU., California. y Texas convirtiéndose en estados independientes como resultado. Texas y México formarán un estado aliado. Elon Musk ganará las elecciones presidenciales en varios estados que, después del final de la nueva Guerra Civil, se entregarán al Partido Republicano.

9. Todos los mercados bursátiles más grandes y la actividad financiera dejarán los EE. UU. y Europa y se trasladarán a Asia.

10. El sistema de gestión monetaria de Bretton Woods colapsará, lo que provocará la caída del FMI y el Banco Mundial. El euro y el dólar dejarán de circular como divisas de reserva mundial. Las monedas fiduciarias digitales se utilizarán activamente en su lugar

¡Saludos de temporada para todos vosotros, amigos anglosajones, y sus lechones felizmente gruñendo!

 

 

6 Comentarios

  1. Menudo mierda has resultado ser Mevdepollas y eso que en tu mandato antes de la llegada del loco de Putin parecia que lo hacias bien al menos no eras tan loco como el payaso que se cree zar apoyado por otro loco que se cree papa un judio que se infiltro en la KGB y se hizo con el control de la iglesia ortodoxa.

  2. Sólo me creo el décimo punto, el de las CBDC. El resto, (tanta guerra) es poco más que improbable, básicamente por lo adormilado, y blandengue que han vuelto al ciudadano occidental, que no tiene ni principios ni sabe de dónde vienen los tiros.

  3. Hola:

    Estamos en una guerra mundial, esto es un hecho. Una parte importante de esa guerra es una de guerra de desinformación. Hoy en día para hacerse una idea de lo que pasa realmente hay manejar mucha información, mamar de muchas tetas, las de los medios occidentales, las de los medios de difícil acceso y las de los medios de muy difícil acceso, estos últimos por estar vetados, y descartar mucha basura informativa. Es una tarea ardua, no al alcance de todos, la mayoría simplemente no tiene tiempo para ello, aunque tenga capacidad de análisis sobrada.

    Las apreciaciones de Medvedev no andan en absoluto desencaminadas. Hay multitud de señales que así lo indican, entre ellas noticias que suelen pasar desapercibidas pero tienen mucha miga.

    Y, ojo, no creo en adivinos ni en futurólogos. Si creo en buenos analistas que pueden avanzar la que se puede venir encima dadas unas circunstancias presentes. Lo cual no quiere decir que se cumpla, hay muchas variables que pueden cambiar de la noche a la mañana en función de unas circunstancias que cambian día a día.

    La tendencia a la subida del petroleo y del gas es obvia.

    Lo de Polonia anexándose territorios ucranianos también es obvio, es el sueño húmedo, ya histórico, de Polonia, no es un secreto, es más, el propio gobierno polaco lo admite y existen movimientos estratégicos que lo confirman.

    Lo del IV Reich, forma parte de otro sueño húmedo, esta vez, alemán. Tampoco lo considero un secreto.

    Lo de la desaparición de la UE es muy probable, no me extraña. Hay países, como España, que bien harían en salirse de la UE. La UE no ha dejado de ser un chiringuito montado para el beneficio de cuatro. Cuando la UE es responsable de la destrucción de tu país, de forma directa o indirecta, cuando la UE se pasa por el arco de triunfo tu cultura y tu soberanía nacional, cuando, de forma persistente, va destruyendo tu economía y fomentando economías ajenas al espacio Schengen, algo no funciona, y ya hay países que se han dado cuenta de ello. Lo sé muy bien, mi ambiente de trabajo es plurinacional.

    El resto de puntos son procesos que ya se están dando de hecho. La creación del BRICS y su desarrollo es algo que hay que seguir de cerca. El intento de establecimiento del sistema chino de control social es otro hecho, identificación digital, moneda digital, timo de la estampita donde los haya, se suman a otros muchos indicadores que validan el análisis de Medvedev.

    El mundo multipolar ofertado por Rusia, para mí, es mucho más atractivo que la 2030 o el Nuevo Orden Mundial, pero no olvidemos que los Mesías no existen, no nos va a salvar nadie, tan cierto como que nuestro futuro depende de nosotros y de las acciones que llevemos a cabo hoy. Jodido, muy jodido, lo veo en España, cuando una a buena parte de su población le han dejado el trasero como un donuts y no hace nada, y no pocos nos tuvimos que largar del país. Un proceso que, por cierto, ya se está dando en toda la UE y que ya no se restringe a personas individuales sino a empresas, y no pequeñas, por cierto.

    Un cordial saludo

Comments are closed.