Es sabido que la izquierda y la izquierda radical españolas tienen la piel muy fina cuando es a sus cargos o intereses, muchas veces a sus militantes, se les dirigen términos que a veces son ofensivos, soeces o se refieren a la vida privada de a quienes van dirigidos; incluso la tienen excesivamente sensible cuando lo que se les dice son verdades incuestionables.

Como si derecho de pernada tuvieran, o supremacía moral poseyeran, la izquierda y ultra pueden dirigir a los que no piensan como ellas, todos los insultos, improperios, sandeces, exabruptos y agravios de los que fuera menester, en la mayoría de los casos cuando no tienen argumentos para debatir. Ora bien, que no se le ocurra hacer lo propio a la derecha, pues será tachada, como poco de facha y franquista.

Fue el caso de los escraches que cuando fueron dirigidos contra Rosa Díez, González Pons, Soraya Sáenz de Santamaría y a Cristina Cifuentes, por poner un ejemplo, era “jarabe democrático” en palabras de Pablo Iglesias. Ahora bien, cuando los podemitas fueron objeto de los mismos, la cosa cambió radicalmente, ya no era jarabe democrático, si no aceite de ricino; quienes los practicaban eran fachas, antidemócratas, franquistas, y cuánto les viniera a cuento decir. Sobre este tema escribí un artículo con el título de “Escraches contra escraches”, publicado en este mismo medio, el día 29 de Mayo de 2.020.

Viene esto al caso del discurso de la diputada de Vox en el Congreso de los Diputados, Carla Toscano, el día 23 de Noviembre próximo pasado, en el debate de los Presupuestos Generales del Estado para 2.023, y a cuento de que la Ministra de Igualdad, Irene Montero había manifestado, así como otras colegas suyas, con motivo de la rebaja de las penas a violadores, en aplicación de la ley del “Solo si, es si”, tachando a los jueces que la aplicaron, de fascistas. En defensa de los jueces, la mentada diputada le espetó textualmente: “Es que también ha usado a toda la judicatura, hay que tenerla de cemento armado para insultar a profesionales que se han pasado años de su vida estudiando Derecho y una oposición, cuando el único mérito que tiene Vd. es haber estudiado en profundidad a Pablo Iglesias”.  A mi entender nada que suponga más ofensivo que cuando Pablo Iglesias, refiriéndose a Ana Botella, esposa de Aznar, en ese momento alcaldesa de Madrid, “Es la que encarna ser esposa de”, “nombrada por”, “sin preparación”, “Relaxing cup of café con leche” (“Relajante taza de café con leche”)   “y, además belicista. Una mujer cuya única fuerza proviene de ser esposa de su marido y amiga de los amigos de su marido. Y un día como hoy, 8 de Marzo, a mí me gustaría felicitar a las mujeres de mi país y agradecerles que no se parezcan a Ana Botella”.

Estas palabras no fueron dichas recientemente, no, datan de 2.014, en un mitin con sus simpatizantes. Habría que haberle puntualizado en primer lugar a Pablo Iglesias, que Ana Botella tiene la carrera de Derecho y aprobó las oposiciones al Cuerpo de Técnicos de Administración del Estado y, en segundo lugar, que fue alcaldesa de Madrid a través de unas elecciones libres y democráticas, muy diferentes a las que él aplaude en Cuba, Venezuela y otros lares de Sudamérica; mientras que Irene Montero ocupa el puesto que ocupa, por tener “la única fuerza” de ser, o haber sido, su esposa o pareja y habérsela impuesto a Pedro Sánchez.

Si bien cuanto le ha dicho la señora Toscano a Irene Montero es verdad, no podemos por menos que condenar, no el insulto, que no lo hubo, la salida de tono de la diputada. No entiendo por insulto aquel que se basa en una verdad y, además, en este caso, el que un miembro de una pareja o matrimonio conozca en profundidad al otro. Otra cosa es como se tome.

La bronca que montó la izquierda y ultra en el Parlamento y fuera de él fue sonada, olvidándose de los improperios e insultos que, a lo largo de las sesiones parlamentarias y fuera de ellas, dichas formaciones dedicaron a la derecha; Incluso Irene Montero, en su réplica, tachó a los parlamentarios de Vox de fascistas.

Veamos pues las expresiones insultantes, o mal sonantes, que cargos de la izquierda e izquierda radical obsequiaron a la derecha a lo largo de las distintas legislaturas.

Al principio de la actual democracia, el presidente Adolfo Suarez tuvo que soportar a Alfonso Guerra, el político más irrespetuoso del arco parlamentario, por entonces; hoy ha sido superado ampliamente. Fue muy comentada su frase al presidente, al que tachó de “Tahúr del Mississippi, con su chaleco y su reloj”.

En otra ocasión, y en un Congreso Extraordinario socialista, queriendo imputar a Suarez de hipotético golpista, se le ocurrió decir: “En estos días en que hay tanto peligro e intranquilidad en los sectores institucionales, algunos se preguntan si será el momento de que el general Pavía entre a caballo en el Parlamento y lo disuelva. Yo me pregunto si el actual presidente del Gobierno no se subiría a la grupa de ese caballo”.

Con el ánimo de relacionar a la derecha con el franquismo, le denominó de “perfecto inculto procedente de las cloacas del franquismo” o, “Regenta la Moncloa como una güisquería”.

En 1.982 se le ocurrió decir: “Suarez llego a perder toda credibilidad. Se convirtió en una bailarina de pasos contrarios”. Quien nos diría a todos, incluso a él, que la señalada frase le vendría como anillo al dedo si fuese aplicada a Pedro Sánchez; éste tiene nula credibilidad y baila al son que le marcan Podemos, los golpistas catalanes, independentistas vascos y los amigos de ETA; Bildu.

Pero no solo Guerra tiene la exclusividad de los exabruptos o epítetos descalificadores a la derecha, ya que Pablo Iglesias, que tanto ahora se rasga las vestiduras, como en su día se las rasgó con los escraches, el 8 de Mayo de 2.015 en su mitin de campaña para las autonómicas y municipales, en la Plaza de la Paloma, de Alcalá de Henares, calificó a Esperanza Aguirre de “Corrupta, ladrona, gentuza”. 

Ya en 2.012, cuando aún no había dado el salto a la política, pero que político lo fue siempre, apuntaba maneras en cuanto a insultos se refiere, se refirió al empresario Amancio Ortega de terrorista. Ese mismo año señaló a los votantes del PP de gilipollas mediante la siguiente frase: “El problema no es que Salgado – Rafael Arias Salgado – trabaje para Endesa o Rato Para Bankia, el problema es que millones de gilipollas les voten”.

En Enero de 2.015, tachó a los miembros del PP de “Golfos” e “Inútiles”, y en 2.020 de “Fachas y cretinos”. 

La misma lagrimante y víctima del atroz insulto, Irene Montero, fue la que en 2.013 escribió un tuit con el siguiente texto: “felipenoserasrey y todos los Borbones a los tiburones”.

Su obsesión con Felipe VI, no se para en ese tuit, pues amenazó con decapitarle; “Vienen nuestros recortes, y serán con guillotinas”, y “Hueles demasiado a Franco”.

Por otro lado, Adriana Lastra, tan propensa a la demagogia y a los insultos, no tuvo inconveniente, el 5 de Enero de 2.020, en decir, en referencia al PP, Vox y Cs, de “haber amenazado de forma implícita y hasta explícita con un golpe de Estado”. Bien es cierto que de esta lumbrera de mujer se puede esperar cualquier exabrupto.

De esta falta de decoro y buenas formas que, ante el reproche inteligente toman el insulto como algo normal y habitual; tanto es así que hasta Pedro Sánchez no se salva de esta habitualidad y de supremacía moral que pretende imponer la izquierda y la radical. Tanto es así que en Diciembre de 2.014, en unas declaraciones, afirmó de Mariano Rajoy, que en España hay “un presidente indigno”. En el año    

2.015 también obsequió a Rajoy con “Si usted sigue siendo presidente, el coste para nuestra democracia será enorme. El presidente tiene que ser una persona decente y usted no lo es”.

Insultos e insultantes, así como insultados, son una legión; se podría escribir un catálogo; sirvan solo de ejemplo los señalados para que cualquier lector imparcial pueda observar que tanto la derecha como la izquierda los llevan a cabo, solo que la izquierda tiene muy fina la piel y pretende que solo ella tenga el derecho al insulto y a la descalificación.

Como decían las abuelas, al menos la mía, “No la hagas, no la temas”, “No hagas a otro lo que no quisieras que te hicieran a ti”.

Termino con una cita del filósofo y pedagogo suizo Jean Jacques Rousseau: “Los insultos son los argumentos empleados por los que están equivocados”.

 

6 Comentarios

  1. Al autor de este articulo vayase vd a tomar por el culo y si necesita explicaciones me contesta a ver si tiene las suficientes narices de hacerlo. Es precisamente gente como vd la que ha llevado a España a esta deriva señor “politico”. Los Españoles de bien a ver si se entera ya de una puta vez vd y el resto estamos hasta los cojones de las izquierdas, derechas y centro y no vamos a olvidar lo que habeis hecho todos a cual más prevaricador, golfo e hijo de puta. Y ahora me contesta vd y le pongo punto por punto, coma por coma en su sitio.

  2. Los insultos pedazo de ignorante forman parte de la legitima defensa y de la gramatica castellana.
    Vds lo que quieren es que la gente se calle y claro si se insulta se pierde la legitimidad y así ya ganan vds el discurso ¿no? no si quiere vd no nos cagamos en la pm de los 350 bastardos asesinos que hay en el congreso con la ley en la mano que ya han matado más que la ETA y 11M juntos estos ultimos años y permitimos que nos sigan robando via impuestos para que se lo lleven calentito según vd o dejamos de hablar de cierto narco tambien convertido en “respetable” hombre de negocios. Dialogo con terroristas jamás.

  3. La verdad es que ya no se si la mala educación y la grosería pasó de la calle al Parlamento o viceversa.
    En fin; con una y otra tropa tenemos que lidiar.
    Felices Navidades.

    • Sr Autor la mala educación o groseria es porque vd hace un articulo donde critica a unos y alaba a otros cuando todos son basura de ahí mi mala educación. De Felices Navidades nada hay muchos problemas que resolver y menos hipocresia porque estemos en fiestas. La Tropa con la que van a lidiar vds va a ser con el Pueblo Español porque cuando el Pueblo Español sepa lo que han hecho todos mas de uno va a tener que pedir asilo en China o en Rusia.

  4. Por lo que veo, ya lo había notado, no se ha enterado para nada de lo que ha leído.
    En primer lugar, ni soy ni nunca ejercí de político; simplemente soy un jubilado que escribe sobre política. En segundo lugar, si su lectura fuera comprensiva, verá que digo que unos y unos son groseros en el debate o mítines; lo que ocurre es que a la izquierda le duele o escuece cuando lo hace la derecha y no cuando son ellos los que insultan.
    Con esto despacho el tema.

    • Por eso mismo porque habla vd de la Izquierda y perdona los pecados de la Derecha cuando son ambos son basura cuando vd cree que Izquierda y Derecha son distintas y ambos son controladas por los mismos por eso ataco a su articulo para que se entere vd y muchos como vd quien es el enemigo y deje de entreternerse con espectaculos circences que no son más que circo para que piense el populacho que estan enfrentados. La gran traición a España viene del psoe y el pp, el resto de partidos son satelites suyos unos del psoe, podemos otros del pp, vox y otros van por libre como los independentistas y regionales tambien controlados por los amos.

Comments are closed.