La reciente publicación del libro Juristas y abogados es muy oportuna, pues éste aparece en el momento exacto, es decir en medio de una encrucijada tenebrosa e imprevisible, suerte de coyuntura histórico-política anormal en grado sumo para España, y que ubicaremos indudablemente entre el final del nefasto sanchismo y la imposición del Nuevo Orden transhumanista, con el inevitable rescate financiero del país y su no menos inminente sometimiento esclavista a los intereses de la Sinarquía profunda. 

Los más avezados analistas del día lo saben: la  preocupación paranoica ante la pérdida de España se devalúa en mera desesperación nihilista… En efecto, estamos asistiendo al desmantelamiento del Estado de Derecho tal y como era concebido una generación atrás, pero con los agravantes supuestos por el descrédito del Régimen del 78, ya amortizado y en pleno derribo por obra y desgracia de las políticas mundialistas emanadas del “Gobierno Mundial en la Sombra” y su liberticida Agenda 2030 como pretexto. 

Sobre esta tierra quemada en la que toda obra humana muere en la inanidad de las producciones abortadas, surge este libro contestatario y metapolítico, que complementa y remata lo que me permitiré en denominar como la “Trilogía jurídico-metapolítica” de Grau Morancho, integrada además por la edición tercera y definitiva de El Libro negro de la Fiscalía española (2015), y el magistral Justicia injusta (2016); junto a estos libros sobresalientes, merecen ser retenidos algunos títulos donde las preocupaciones jurídicas del autor devienen más monográficas –p. ej.: Procuradores. Debate sobre la representación procesal (2005) –, o por el contrario más generalistas –p. ej.: El naufragio de España (2016) –. 

Una obra la del Sr. Grau de gran categoría intelectual y talla humana, ratificadas ambas una vez más con este nuevo e incendiario libro: Juristas y abogados; un título cuya lectura recomiendo no sólo a los interesados en los arcanos del Derecho, sino en todo ciudadano despierto que no quiera ser neutralizado por la desinformación que el perversísimo Sistema “que nos hemos otorgado” embute en las cabezas de sus súbditos.

Como si de un friso kafkiano se tratara, Juristas y abogados reúne una treintena de artículos aunados por común temática: la crepuscular función de los abogados y los juristas en el entramado de la Justicia, o la Injusticia realmente existente, que impera omnímoda en la España del Régimen del 78, y lo hace dominada por agentes irresponsables y sectarios de toda laya, al servicio de intereses inconfesados, por lo general de orden personal y endogámico, entre otros aspectos duros de señalar. 

Lo más sorprende del libro quizá sea el inamovible desencanto del autor, su pérdida de esperanza ante un sistema que hace aguas. 

La indagación de Grau Morancho en torno a la ineficiente maquinaria sistémica triunfa clamorosamente, denunciando la saturación del gremio, con más de 150.000 abogados (!) existentes en España. 

Un sistema que amenaza colapsar por sobresaturación y exceso, amén de un entorno hostil donde las maneras no favorecen a priori un trato equitativo y ponderado: “La abogacía es una profesión de caníbales, en donde la mejor merienda es otro compañero…” (p. 22); página a página, la degradación de la abogacía es patente, y varias décadas a sus espaldas de experiencias (del autor) lo constatan: “Que el ejercicio libre de la abogacía, es decir por cuenta propia, se asemeja mucho a la prostitución, es algo que cada día tengo más claro” (p. 101).

No obstante las imperfecciones de este sistema singularmente injusto, es preciso comprender que si la situación es la que es, esto es debido a que el propio Sistema se retroalimenta con los despojos que él mismo va generando, ralentizando los tiempos y volviendo todavía más ineficaces los procesos jurídicos, al quedar éstos en manos de mediocres de oficio e incompetentes varios. Y es que en España, como es de dominio público, la mediocridad se premia, al mismo tiempo que la integridad es ninguneada, e incluso penada.

Las preclaras palabras del Conde de Romanones, se tornan hoy rabiosa actualidad: “No hacer justicia a tiempo debiera considerarse como grave delito. Tales son los estragos que produce. Porque omitir la justicia es confirmar la injusticia. En lo individual y en lo social”.

Juristas y abogados permitirá a los lectores (nuevos o habituales) de don Ramiro Grau redescubrir una de las facultades más felices de nuestro autor: su humor, ni negro ni blanco, un humor aragonés al fin y al cabo, cuya mordacidad es quizá el mejor paliativo contra la desesperación: “Soy abogado en España, que es tanto como decir prostituta en Tailandia, ante la gran competencia existente…” (p. 21); “Los abogados del Estado constituyen uno de los cuerpos jurídicos más nefastos del panorama jurídico español…, y siento decirlo, pero la verdad es la verdad, la diga Agamenón o su porquero. En este caso yo soy el porquero.” (p. 97). 

Don Ramiro Grau es un jurista valioso, de los mejores con los que cuenta la España Legítima, históricamente responsable y políticamente soberana, no vendida (ni prostituida) al Nuevo Orden Mundial. Estos Juristas y abogados supone otro de esos golpes maestros capaces de desestabilizar el discurso omnímodo del Establishment, puesto que el autor escribe tal y como piensa, y lo que piensa, a juzgar por su convicción inapelable, es concorde con lo que realmente siente: a los hechos denunciados en el libro me remito.

Un magnífico libro, en definitiva, cuya lectura recomendamos encarecidamente a los amigos lectores en estos tiempos difíciles.

El libro JURISTAS Y ABOGADOS, de Ramiro Grau Morancho, puede adquirirse en la web de Grau Editores, así como en la plataforma internacional Amazon.

 

También te puede interesar...


Artículo anteriorEspena eliminada del Mundanal
Artículo siguiente¿Por qué la Inmaculada Concepción es la Patrona de España y de la Infantería?
Ramiro Grau Morancho
Ramiro GRAU MORANCHO es Graduado Social (Premio Extraordinario), Licenciado en Ciencias del Trabajo y Abogado. Profesor de Derecho del Trabajo y Seguridad Social, Derecho Penal y Administrativo, en varias Universidades, Públicas y Privadas. Ha publicado treinta libros sobre temas jurídicos y sociales, y miles de artículos en prensa, diarios jurídicos y revistas especializadas. Tiene un blog, titulado Navegando Contracorriente, y sus libros se venden en www.graueditores.com Es Académico Correspondiente de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación de España.

8 Comentarios

  1. Los juristas no pueden permanecer impávidos ante el derrumbe del Estado de Derecho en España, y es lo que hace su colaborador, don Ramiro Grau Morancho.
    Libro total y absolutamente recomendable, pues denuncia lo que está pasando, el triste papel de la abogacía española, como meros comparsas del Poder, etc.

    • D. Ramiro tiene que reconocer que el problema es de base no es culpa solo de los politicos ni ningún politico que han colaborado todos en el Fraude Sanitario va a solucionar nada. Magistardos y Magistardas, letardos y letardas prestan un juramento de honor y no pueden tragar con toda la basura antijuridica que les echen tienen que entonar el mea culpa no siempre con la coletilla la responsabilidad al lesgislador, al legislador y a ti que has roto tu juramento. Y eso de que un juez prevarica si no cumple leyes que estan en contra de la CE es FALSO más bien es lo contrario se deben oponer a toda ley que vaya en contra de la CE y de los Derechos Inalienables y dejarse de pamplinas y si el TC prevrica denunciarlo. ¿O que se pensaban que juraban estos payasos? las Constituciones son sagradas señores, sagradas y aqui no hay que interpretar nada porque para eso es la Carta Magna sino leer y si quieren interpretar que se vayan al teatro como decia Dalmacio Negro. Vds señores Falsos Juristas han destruido este pais y vds pagaran muy caro el precio de la TRAICIÓN vds han permitido muerte por asesinato, negligencias y enfermedad con total impunidad.
      Es lo más grave que se ha hecho nunca desde la Guerra Civil vds no pueden irse de rositas.

  2. Porque no son juristas, son falsos juristas y ya no tienen legitimidad para nada, pero para nada en absoluto. Si no hay Estado de Derecho no tenemos porque obedecer impresentables vestido de toga o de corbata. Ni autoridades ni narices largaros de los juzgados u os echaremos a las bravas. Y los honestos que empiecen a hablar porque clama al cielo.

  3. Ser jurista hoy en día es un suicidio…la sociedad está totalmente corrupta,hechada a perder,las cárceles ya no dan abasto,y mantenerlas cuesta mucho dinero…pues son cárceles de lujo,además a los capos y peces gordos del crimen organizado,el Estado les premia y les da dinero…aunque hayan jueces corruptos tampoco se libran de vivir amenazados.

    Se necesitaría otro tipo de justicia,tipo express,como los juicios militares,y ejecuciones es decir pena capital,la horca el potro o lo que sea,por el bien de la humanidad,en un estado transitorio de toma de poder por los militares.

    Por qué si las izquierdas arropadas por mafias han tomado el poder en un golpe de Estado,puede que solo se pueda resolver este desatino con otro golpe de Estado…pero esto solo puede ocurrir si los militares son apollados por un 70% mínimo de la población o ciudadanía española.

  4. La vida cómoda es lo que tiene, que degenera, y ahí estábamos todos tumbados a la bartola en el sofá de la democracia, la casa sin barrer, las lentejas requemadas y la peli porno alternando con un partido de la selección, que otra cosa podía pasar sino que la mierda globalista nos comiera por los pies.

  5. Tenemos una posible explicación de los animales que giran en círculo hasta morir de inanición.El Estado profundo está usando la tecnología haarp…obligan a los animales a suicidarse.

    La FAIRR afirma, SIN PRUEBAS, que “la producción de alimentos representa alrededor de un tercio de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero y es la principal amenaza para el 86% de las especies del mundo en peligro de extinción, mientras que la ganadería es responsable de tres cuartas partes de la pérdida de selva amazónica”. La FAO tiene previsto proponer una reducción drástica de la producción ganadera mundial, especialmente del ganado vacuno, que según la FAIRR es responsable de “casi un tercio de las emisiones mundiales de metano relacionadas con la actividad humana, liberadas en forma de eructos del ganado, estiércol y cultivos forrajeros”. Para ellos, la mejor manera de acabar con los eructos y el estiércol de vaca es eliminar el ganado.

    Están eliminando los animales salvajes…dentro de poco los de África…son mucho peor de lo que jamás pudiésemos imaginar.

    Y después vendrán las personas…a pesar de todo lo que ha ocurrido,la gente siguen vacunandose como borregos,mientras los hospitales colapsan,por los empleados de sanidad vacunados y de baja.

    De que jueces están hablando,de que sustenta judicial?,donde está?.

Comments are closed.