Por un lado una “justicia” ( un cachondeo, Pedro Pacheco dixit) moldeada a gusto y a lo bestia: la de la sedición, la corrupción, la malversación, el levantamiento de bienes, el cohecho, el blanqueo de capitales, la evasión de impuestos, el espionaje industrial, el tráfico de influencias, la estafa, la apropiación indebida y/ o los sediciosos golpes de Estado. Pura rebelión separrata de dos patas, “construyendo” una ficticia – como la falsemia – Catalufia. El no hace tanto funesto  presidente del Supremo y del cegepejota, memento: la ley está pensada “para el robagallinas” y no para el gran defraudador. Muy agudo el chavea. Ya saben: “Vamos a acabar con el obsceno espectáculo de ver a políticos nombrar a los jueces que pueden juzgar a esos políticos”. Ruiz Gallardón. Juas.

Canales en Telegram 👇👇👇
👉 El Diestro https://t.me/ElDiestro
👉 El Diestro TV https://t.me/eldiestrotv
👉 Lo que no te cuentan las televisiones  https://t.me/LoQueNoTeCuentanLasTelevisiones 

Injusticia

Por otro lado la del resto, la de los robaperas ( en el maco, hogaño, sobre todo mini-narcos: los militarescos – y no militarescos – peces gordos, siempre impunes). Asuntos de “género”, maltrato dizque. O reiteradas ebrias conducciones. Y gitanos, ni te cuento. 

Las postreras reformas del código penal en Bozalistán ( fin de la sedición; atenuación de la malversación) ahondando siempre en lo mismo: que los ricos (de la injusticia española) coman pan y los pobres, mierda. Además de destarifada apología del golpismo y de masivos latrocinios. Bajo cualquier pretexto o desahogo, más o menos patriotero.

Más corrupción judicial, el prostitucional

…Y el  avizorado prostitucional progre, para constitucionalizar los antipatrióticos delirios de Sanchinflas, eligiendo por unanimidad a  María Luisa Segoviano (progre) y César Tolosa (carca).

Con la anuencia de todos. Vox incluido. Bozalistán, pues: confederación más o menos española ( rota de facto, jamás de iure) formando parte de eurorregiones que dependan sólo de la UE. En fin.

 

4 Comentarios

  1. Los ladrones ocupan los sillones del congreso y el senado y nunca les va a pasar nadan porque ellos son los que hacen las leyes, para protegerse ellos no al pueblo, los asesinos están en la sanidad disfrazados de médicos con una bata blanca y les da igual asesinar a un señor mayor que a un bebé que aún está en el útero de su madre, este es el miserable mundo que han creado y lo peor de todo es que la mayor parte de la sociedad lo a aceptado.

  2. Desde que llego la Morrocracia a España la Ley del Embudo , osea lo estrecho para la plebe y lo anchisismo para la elite gobernante cada vez es mas notoria,

    “Todos somos iguales ante la Ley” jua jua jua, no se le cree ni el lumbreras de Froilan, “Todos tenemos derecho a la Salud” jua jua jua cuando nos estan inyectando pocimas letales y nos fumigan como si fueramos una plaga de cucarachas,,,,,,asi ad infinitum con todas las chorradas que ponen en la constitucion,

    ¿Habria que plantearse si la dichosa Constitucion vale para algo mas que para papel higienico?,,ummm

  3. No hay más que examinar la Constitución Española de 1978, con sus incoherencias e incumplimiento generalizado (especialmente del derecho de los derechos, el del art. 15 del que solo los que nos dejaron nacer podemos hablar) para darse cuenta que la carrera de jurista, legalista, fiscal, juez o profesional del “derecho”, no es más que la carrera de la mentira, el engaño, la manipulación y la hipocresía escrita.
    Maldita sea toda ley que no sea la Palabra de Dios del NT, que vive grabada en los corazones puros, cada vez menos, por desgracia (Mt 24,24). Y maldito sea todo tribunal que no sea el del Juicio Final o el Particular para el que muere.
    Oír hablar a un jurista de estos, fiscal, juez, catedrático de derecho, abogado, procurador, etc., es como oír hablar al demonio, a una serpiente. Resulta insultante, gravoso, lacerante y aberrante en extremo a todo el que ame la verdad. Solo Dios es Juez de Justicia verdadera. Los preceptos de hombres son dictados por el demonio mismo para sus vástagos.
    “Independencia judicial” dicen, los muy malnacidos… Nunca y en ningún lugar, jamás hubo tal cosa.

Comments are closed.