Pululando siempre introverso, pero averso y adverso al metaverso, jamás inmerso, en ese nada terso, pero sí orwelliano y anverso universo. Liberticida y totalitaria “realidad” y virtual: excusa, otra más, para la tiranía (y la zombificación) planetaria. La Marca de la Bestia machihembrada con la realidad virtual. El sistema global de la Marca de la Bestia se está preparando para lanzar el Metaverso, Facebook mediante. Y la chavalería “orbitando” los anillos de Saturno, benemérita “casualidad” la de Cronos. Di que sí. 

Eres y más zombi serás

Agendas  de larga, larguísima data. El Mago de Oz, tan profética: la oscurísima realidad que el Estado profundo está ocultando al mundo. O la mediocre Apocalipsis 2, revelación. El objetivo final, mantener a la gente “voluntaria” e indefinidamente secuestrada en sus hogares con el falso pretexto de prevenir otra “pandemia” y “pasar a verde” y “digital” para “salvar el mundo”. Ciber-Stasi, mediante. Guerra Mundial Z. 

Metaverso, intención, esencialmente, inculcar el pensamiento mágico, deshumanizarnos del todo, aislarnos y prolongar la infancia. Infantilismo, pues. A través del “deslumbramiento (pilpuring). Nuevo (¿sí?)  y escapista y definitivo oasis. Zombificación emergente, pues. O apuntalada. Metaverso, orwelliano y disfrazado Gran Hermano te vigila: la libertad definitivamente injuriada por la tiranía tecnológica. 

“Realidades” inmersivas, juas

La genial peli de Spielberg, Ready Player One. O Matrix, desde luego. De hecho, podría decirse que el metaverso propuesto por Zuckerberg (y chusma plural) es peor, porque en Matrix las personas no estaban condicionadas a aceptar su servidumbre, sino que simplemente eran cultivadas en cubas, a través de máquinas: el ser humano deviniendo una pila, sin más, pero sin poder elegir participar o no en su realidad alternativa. Lo que ocurre en el manicomio plandémico es que muchos ven hacia dónde se dirige todo esto y, sin embargo, abrazan con entusiasmo sus cadenas: distópica realidad, hacia el transhumanismo y la posthumanidad. Y más allá

…The Buggles, el vídeo matando a la estrella de la radio. El metaverso, entonces, aniquilando a la mismísima realidad. También conocido como Metauniverso: concepto utilizado generalmente para describir una experiencia inmersiva y multisensorial, uso de diversos desarrollos tecnológicos en la red de redes. La intención del metaverso, esencialmente, lo dicho: imbuir “pensamiento” mágico diseñado para fomentar el aislamiento individual y un prolongado y casi eterno peterpanismo. Más infantilizados. Y más apollardados, si cabe.

¿La realidad ha muerto?

Utilizando dispositivos de realidad virtual para convertirse en auténticos y definitivos zombis. Los woke, los “pura sangre”, como siempre, ganando. Los zombis de abajo, cada vez peor, si fuese posible. Gamificados, más anestesia social. La “comunidad” virtual se transforma, sin alternativa posible, en una feroz y feraz idiocracia.

Los zombis experimentan una nueva forma de drogarse, perdiéndose irremediablemente en un brutal aturdimiento, a través de incesantes e inacabables e infinitas dosis de realidad virtual. Deviene una suerte de transferencia unidireccional de la conciencia humana (lo poco que va quedando de ella) a nebulosas redes: descarnado futuro, y presente, en el que se eclipsa el concepto mismo de propiedad. Y el de libertad. Y el da la misma realidad. La peor distopía jamás habida: la realidad, cadaverina.

Ready Player One, diana

En lugar de estar en contacto con tu gente para tomarte unas cañas o unos cafés, el aciago metaverso se jacta literalmente de que puedes sentarte en tu sofá y conocer a otros avatares, no humanos físicos, sino hologramas. En todo el mundo. Y más allá, si se tercia. Todo falso. Fantasioso Oasis, lo dicho, metaverso: sentado en tu pequeño rincón de la nada, no hay otro lugar adonde ir, en ningún lugar te encontrarás a “gusto”, salvo en el Oasis: es el único lugar en el que sentirás que querrás decir algo

…Y la reciente obra maestra de Steven Spielberg, 2018, Ready Player One, nos lo adelantó sobradamente. Programación predictiva, pues. Y, hala, a buscar las tres llaves en esta época de timovacunación masiva. Vacunazi. O vacubolche, como estimen mejor. En fin.

 

3 Comentarios

  1. Metaverso es el mundo ofrecen esa panda de psicópatas asesinos , donde lo único biológico que se puede hacer como ser humano es comer por un tubo, cagar sondado por el recto y dormir drogado.
    Un lugar donde el aprendizaje es sintético, sin poder tocar, oler y sentir, solo observar a lo que ellos quieren que prestes atención.

    Un mundo donde crees ser dios, hasta que ellos lo desenchufan y entonces, solo entonces pasas de vivir en la mierda al olvido más absoluto.

    En Metaverso nunca serás nada ni nadie.

  2. El Zuckerberg es un capullo, encargado por el monstruo klaus de atrapar a la gente en una prisión digital, pero se cree tan espabilado y tan zionista, que se ha pasado en la apuesta. La gente puede ser tontamente crédula, pero no gilipollas. Así que el Zuckerberg(oglio?), que se coma su metaleches, y a ver si pronto se arruina ; sin dinero seguirá siendo rarito y un perfecto capullo.

Comments are closed.