Jueces

No insultes a los políticos, no les critiques por participar en la mayor estafa institucional de la historia, ni por ser parte activa de una organización mafiosa internacional……podría considerarse delito de odio.

No menosprecies a la hacienda pública, no les increpes por robarte sistemáticamente lo que ganas mes a mes con el sudor de tu frente, recuerda “hacienda somos todos”……no fomentes el odio, ya sabes que es delito.

Canales en Telegram 👇👇👇
👉 El Diestro https://t.me/ElDiestro
👉 El Diestro TV https://t.me/eldiestrotv
👉 Lo que no te cuentan las televisiones  https://t.me/LoQueNoTeCuentanLasTelevisiones 

No señales al colectivo lgtbi, ni te muestres reacio a que tomen las calles semidesnudos celebrando su fiesta del “orgullo”, haciendo participes a los niños, y flirteando con la posibilidad de legalizar la “pedofilia”……si lo haces estarías claramente cometiendo un delito de odio.

No critiques a los docentes por adoctrinar a tus hijos y manipularles día tras día, insertando en sus cerebros toda clase de aberraciones, como la ideología de genero, el lenguaje inclusivo, y demás disparates, ellos solo cumplen con su trabajo, no se merecen que les odies por ello, y podrían hasta denunciarte, porque como sabes, odiar es un delito.

No menciones a los arquitectos y creadores del sistema financiero “usurero” internacional, está prohibido nombrarles, ellos son además, los instigadores e ideólogos de toda esa legislación inclusiva y post moderna, que penaliza emociones y restringe necesidades biológicas, no pongas en duda su versión de los hechos, no te enfrentes a ellos, o te señalarán con el dedo acusador, y te condenarán por delito de odio.

No cuestiones, no critíques,no divagues, no tomes decisiones, el estado te cuida, el sistema vela por ti y las instituciones garantizan tu seguridad ¿que puede salir mal? Ponte en posición y espera a ser sodomizado, pensar es ofensivo, expresarte libremente es inapropiado, dudar está mal visto, autoafirmarte no es recomendable y sentir odio es un delito, ¿que será lo próximo? ¿sancionarte cuando te enfades?, o ¿detenerte cuando pongas mala cara?,

El sistema es todo esto y mucho más, un gigantesco manicomio para gente trastornada y neurótica, que entrega todo su poder, a los psicopatas que lo han diseñado, todo aquel que pretenda conservar la cordura, debería iniciar su proceso personal para abandonar esa pútrida estructura, y quienes decidan permanecer dentro, deberían ir comprando varios kilos de vaselina de la mejor calidad, para soportar la penetración anal que les están preparando, todo apunta a que será antológica.

Feliz semana a todos los antiglobalistas, valientes y desobedientes, energía y Rock and Roll, la cabeza alta y la cara descubierta siempre!!!!

 

5 Comentarios

  1. Totalmente de acuerdo contigo Martín. No nos queda otra que rebelarnos contra toda esta locura y que nos señalen por delito de odio. Como bien dices la cabeza alta y el corazón enérgico ante tanta basura.
    Preparemonos también para la lucha que va a ser dura. Un abrazo a todos los resistentes.

  2. “La gran mayoría de abusos sexuales hacia menores son llevados a cabo por hombres heterosexuales cercanos al entorno familiar”, Walter Lambert, pediatra especialista en abuso sexual infantil.
    En ese esfuerzo de vincular la pedofilia con la homosexualidad hay una intención deliberada de hablar mal del movimiento LGBT, tal vez con propósitos políticos y en parte para decirle a la sociedad que los abusadores son los homosexuales, no nosotros
    los heterosexuales”, puntualiza.

    O sea que el tal Walter Lambert es un Globalista y los gays todos pedófilos…
    Enhorabuena (aplausos)

  3. “La gran mayoría de imbéciles infantilizados son llevados a la idiocia más aberrante por hombras, hombros y hombres cercanos a la psicopatía más extrema”, Gualtero Lamberto, idiota especialista en subnormales.
    En ese esfuerzo de dar porculo a todas horas hay una intención deliberada de hablar mal de lo que hace persona a la persona, tal vez con propósitos macabros y, en parte, para decirle a la suciedad que los imbéciles son lo mejor, como nosotros los copiafrases resilientes, inclusivas y colaborativas.

    O sea que el del nombrajo chuli es el que parte el bacalao y la gente LGTB necesita ser etiquetada como tal, para sentirse bien.
    Enhorabuena (plausible majadería).

    Recomiendo de manera abiertamente sostenible medioambientalmente, con poca opacidad de humos e hidrogénicamente verde, que enarbole firmemente una bandera de Ucrania en la mano izquierda, otra LGTB en la diestra, Aplauda (eso que tanto le gusta) a las 8 y muestre su código QR cuando vayan a mineralizarlo y vitaminizarlo, actualizando su sistema operativo, con la quinta dosis reforzativa.

  4. Nos solidarizamos con Juan de la Familia Lankamp y con su abogado Costa,por qué por haber denunciado lo del Bar España y los del Rey emérito que violó a una de las niñas de Alcácer,le quieren meter en la cárcel unos 40 años,decir que ya se había denunciado con anterioridad,por otras personas.

    Pedimos libertad de expresión,y que el Estado español haga cumplir las leyes europeas referidas a la defensa de las personas que denuncian este tipo de crimenes,todo lo contrario de lo que se hace hoy mismo en España.

    Estamos muy atentos al seguimiento del expediente Royuela,y también a las necesidades del Juez Presencia.

    Un fuerte saludo al valioso equipo del diestro.

  5. Estos rojos cometen ODIO a cada pulsación de su corazón:

    ODIO a Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo, a quien no solo desprecian y en quien no creen, sino al que pretenden que olvidemos y al que quieren desterrar de todo ámbito de la vida.
    ODIO a la Santísima Virgen María, a quien tanto ultrajan.
    ODIO a su Santa Iglesia Católica Apostólica.
    ODIO a todos sus santos y santas, en los que España ha sido y es campeona mundial.
    ODIO a todos los católicos, incluso a los apóstatas que les votan.
    ODIO al patrimonio católico histórico al que quieren destruir para siempre y al que tanto se han prodigado en destruir, bibliotecas y edificios de valor histórico cultural incalculable.
    ODIO a las Sagradas Escrituras, especialmente a los Evangelios y el Nuevo Testamento. Odio a la Santísima Voluntad de Dios a la que no dejan de ultrajar y transgredir.
    ODIO a la vida, odio a la vida del no nacido con su aborto, odio a la vida del anciano o del enfermo con su eutanasia y obligando a los médicos a aplicarla con chantaje terrorista, odio a la vida del hombre al que consideran machista y patriarcal, odio a la vida de la mujer a la que quieren socializar, es decir, prostituir públicamente con expropiación de su cuerpo, odio a la vida de los animales, a los que maltratan más que nadie.
    ODIO a la verdad, pues mienten hasta callados, no saben hacer otra cosa.
    ODIO a la naturaleza por Dios creada, pues son los que más contaminan y envenenan la naturaleza aunque finjan ser sus defensores.
    ODIO al amor, donación desinteresada hasta dar incluso la vida, pues ellos no aman a nadie salvo a sí mismos, narcisos, vanidosos y ególatras como satanás tentando al Señor en el desierto, siempre buscando ser el centro de adulación.
    ODIO a la cruz, al sufrimiento, propio del hombre o mujer maduros que aman de verdad, pues son hedonistas desorejados.
    ODIO al matrimonio, odio a la familia, odio a la maternidad, odio a la paternidad, odio a los niños y niñas, odio a la naturalidad y a la normalidad.
    ODIO al lenguaje, que pervierten y tergiversan a su pervertida conveniencia.
    ODIO al idioma español, que es hablado por más de 600 millones de personas en el mundo hispanoparlantes y por más de 300 millones como lengua de estudio en primaria, secundaria y universitaria, promoviendo su prohibición especialmente en Cataluña y Vascongadas.
    ODIO a lo sano difundiendo todo tipo de drogas y hábitos autodestructivos siguiendo el ¡Hay que colocarse! de aquel chalado rojo.
    ODIO a la castidad, pues son más putas, maricones, degenerados, adúlteros, promiscuos, pedófilos, pederastas y buscadores de sí mismos que nadie.
    ODIO a la patria, especialmente a la que más ama y ha amado a Dios y la Santísima Virgen María, ESPAÑA.
    ODIO a todos los españoles, especialmente en Vascongadas y Cataluña.
    ODIO a Hispanoamérica y a su glorioso pasado católico español.
    ODIO a los fascistas y a los nazis, pero sobre todo a quien les ganó la guerra, Francisco Franco, que les enloquece recordar su triunfo sobre ellos. Por eso lo hacen vivir tantas décadas.
    ODIO a que la gente sea sabia y piense por sí misma.
    ODIO a la investigación, procurando siempre el lavado de cerebro, como allí donde han llegado al poder.
    ODIO contra todos los españoles ejemplares de todos los tiempos, sus santos, mártires, misioneros, soldados, aventureros, conquistadores, reyes, escritores, artistas, inventores, etc.
    ODIO a todas las incomparables gestas de los españoles en su incomparablemente gloriosa historia (descubridores, civilizadores y evangelizadores de dos continentes, América y Oceanía, surcadores del océano más grande del mundo, el español Pacífico, vencedores contra el integrismo musulmán en 1492, vencedores y defensores de Europa entera contra el turco, defensores de la cristiandad contra los herejes protestantes y anglicanos, enemigos de Dios, etc.)
    ODIO contra la bandera de España, especialmente la que llevaba el cristiano símbolo del Águila de San Juan.
    ODIO a la unidad de España.
    ODIO al rey, símbolo de unidad y permanencia de España que ellos no quieren ni en pintura.
    ODIO al ejército que aspiran a suprimir desde la fundación de sus partidos.
    ODIO a la Guardia Civil y a la Policía Nacional, aunque defienda sus mansiones de violadores sueltos, como en Galapagar.
    ODIO a la libertad, queriendo dirigir la vida de todos a su asquerosa conveniencia hasta en el más último detalle. Totalitarios y liberticidas como nadie.
    ODIO a la propiedad legítimamente adquirida y ganada. Aspiran a casa gratis (narco piso) y en las mejores calles de las ciudades, no en pueblos de la España vacía, los muy señoritos.
    ODIO a la sana iniciativa y al libre albedrío.
    ODIO a los hombres y mujeres valientes y autónomos, a los insobornables, a los que no se venden por un plato de lentejas.
    ODIO a la sana meditación, a la oración, a la vida interior (persiguen a las almas de clausura y contemplación, incluso aunque recen por ellos también), a las misas, a las procesiones, a las cruces, a las sanas tradiciones, a las imágenes de Jesucristo y la Virgen María.
    ODIO a la honradez, pues son los que más delinquen, roban, asesinan, atracan, asaltan, okupan, etc.
    ODIO a la justicia no política y amistad con violadores, delincuentes, asesinos, terroristas, a quienes no dudan en excarcelar y conceder todo tipo de indultos y amnistías para hacer la vida de los justos menos segura cada vez.
    ODIO a la infancia y a la inocencia. Son los mayores infanticidas y corruptores de menores.
    ODIO a la prosperidad ajena.
    ODIO a la alegría de la Natividad de Nuestro Señor, a la conmemoración de su nacimiento en Belén, odio a las cabalgatas de reyes y a los belenes.
    ODIO a las fiestas tradicionales, especialmente a la Semana Santa, San José, Corpus Christi, Asunción de la Virgen María, Virgen del Pilar, Todos los Santos, Fieles difuntos, Inmaculada Concepción y fiestas locales de santos, santas, mártires y advocaciones diversas.
    ODIO a los nombres de grandes de España en calles y pueblos, sustituyéndolos por asesinos, genocidas y antiespañoles.
    ODIO a que a los hombres les parezcan hermosas las mujeres (las rojas no, porque son feas como la mierda y perroflautas) y a las mujeres les parezcan atractivos los hombres (excepto los rojos, que parecen asesinos en serie o psicópatas), como Dios los creó, varón y hembra, complementarios uno de la otra, que no iguales.
    ODIO a los que no son rojos como ellos y odio entre ellos, que se apuñalan con sus purgas sin cuartel.
    ODIO a que no nos arrodillemos ante los que se dan por culo, los negros, los chinos, los moros, etc. como si fueran “divinidades” con su victimismo integrista, apuñalando y ofendiendo a Dios mismo con su conducta soberbia y ególatra enferma en extremo.
    ODIO a que comamos carne de vacuno, de cerdo, etc., con su dictadura alimentaria vegana que asesina al que la practique.
    ODIO a la agricultura, la ganadería, la caza, la pesca y la apicultura, a las que aspira a destruir.
    ODIO a la industria, pues nadie ha hecho más por desindustrializar España.
    ODIO a los bosques, a los que prenden fuego o bien impiden que sean limpiados para que no ardan en verano.
    ODIO a la sanidad eficiente y de la más alta calidad, la privada.
    ODIO a la libre competencia en todo mercado, para reducir precios y garantizar oportunidades laborales.
    ODIO a que haya fábricas, coches, camiones, chimeneas, pero no a sus porros de cannabis que fuman hasta en el metro y paradas de autobús y a sus asquerosos botellones llenando todo de basura como cerdos sueltos.
    ODIO a que se prohíban las drogas más letales, cocaína, heroína, drogas de diseño, etc.
    ODIO a la dignidad humana, con su destape, pornografía, condones, píldoras y demás guarrerías progres rojas, como la porno revista satírica el “*ueves”, que reduce la mujer a un objeto sexual humillante.
    ODIO al ahorro.
    ODIO al que destaca para bien, al justo, al bueno, al competente, al diligente, al esforzado, al puntual, al que hace su trabajo y lo hace bien, al humilde, al pobre, al que sufre, al paciente….
    ODIO al que se gana la vida honradamente sin hacer mal a los demás.
    ODIO a la población, que consideran “excesiva” y que sobran los demás, no ellos, porque “contamian” mucho.
    ODIO a la felicidad ajena, especialmente la de las familias unidas.
    ODIO a la sana educación cristiana a los niños y niñas, enseñándoles a amar a Dios sobre todas las cosas, las Sagradas Escrituras y los mensajes y vidas de santos y santas como elemento potentísimo motivador para que quieran ser hombres y mujeres de bien en sus oficios o profesiones del futuro y estudiar así para ello, con interés.
    ODIO a la eficiencia en la gestión y administración de empresas, hogares, organizaciones y colectivos, pues son más despilfarradores y ladrones que nadie.
    ODIO a las cuentas claras, a la transparencia, a que se sepa la verdad, a la información veraz.
    ODIO a los buenos modales y al lenguaje culto y respetuoso, pues solo saben berrear.
    ODIO a la ciencia verdadera, don del Espíritu Santo, ocultando con mentiras todo avance verdadero del saber científico.
    ODIO a los escasos medios de comunicación que no ocultan la verdad.
    ODIO a la limpieza y el aseo, pues suelen ser guarros desorejados.
    ODIO a la disciplina, el orden, la obediencia debida al superior, la reciedumbre física, mental y espiritual, la renuncia, la austeridad, el autodominio, la continencia, etc.
    ODIO al silencio y al respeto al descanso de los demás, incluso a altas horas de la noche.
    ODIO a la sensatez en todo orden.
    ODIO al sentido común.
    ODIO a la música sana y bella.
    ODIO al arte, la literatura y la cultura cristianas, las mayores bellezas.
    ODIO a los toros, cómo no.
    ODIO al turismo.
    ODIO a los bancos e instituciones financieras que escapan a su control, como las arruinadas cajas de ahorros.
    ODIO a los recortes presupuestarios que ellos nunca nutren con sus impuestos, pretendiendo siempre que paguen los demás.
    ODIO a que la gente done dinero a la Iglesia y a conventos y monasterios.
    ODIO a Amancio Ortega por donar mucho dinero a la sanidad pública, pues ellos no donan más que su intento por destruirla con su horrorosa gestión.
    ODIO al rico, y al pobre no digamos. Nadie ha asesinado más a los pobres que los rojos.
    ODIO a la caridad cristiana, discreta y desinteresada.
    ODIO a la paz, con su guerra de clases que no existen, guerra de sexos y de sanos contra enfermos, guerra a la heterosexualidad, guerra a lo natural promoviendo lo contranatural, guerra de razas, guerra de naciones, guerras revolucionarias violentas para implantar el socialismo en toda la tierra, etc.
    ODIO a la mansedumbre.
    ODIO a la paciencia.
    ODIO a la libre elección de hospital, centro de salud, médico, colegio, instituto, universidad, etc.
    ODIO a la soberanía de los españoles, vendiendo tal soberanía a la ONU, la UE, la OTAN, la OCDE, el FMI, el WTF, magnates anticristos diversos, etc.
    ODIO al control del gasto y de la deuda pública, condenando a la miseria a las generaciones venideras.
    ODIO al crecimiento económico y al empleo de calidad, calificando a los precarios como fijos discontinuos (aunque solo trabajen unas horas al año).
    ODIO a la estabilidad de precios, provocando hiperinflación empobrecedora de millones.
    ODIO a la energía barata, matando de frío a los más pobres. Los rojos son terroristas energéticos.
    ODIO a las empresas que viven sin subvenciones, a las que no pueden controlar.
    ODIO como el del Manifiesto Comunista, a todo lo bueno y santo.
    ODIO a lo masculino y a lo femenino.
    ODIO a la complementariedad entre hombre y mujer.
    ODIO a la desigualdad natural entre seres humanos, animales y vegetales. Odio a ser únicos e irrepetibles.
    ODIO a la no uniformidad de pensamiento con ellos, a que no se someta el mundo entero al pensamiento único marxista leninista stalinista maoísta de ellos.
    ODIO a que crezca la masa forestal y el aire sea cada vez más limpio, a diferencia de China y la ex URSS.
    ODIO a que se sepa que los coches eléctricos contaminan mucho más que los de gasolina y gas oil, pues las baterías han de ser extraídas tras cinco o seis años, y no va a haber lugar donde almacenarlas sin riesgo gravísimo a la salud de la población, aparte que producir electricidad contamina mucho más por kilómetro andado.
    ODIO a los recortes en gastos superfluos o en sus interminables chiringuitos y compras de votos masivas.
    ODIO a los que no son corruptos, cada vez menos.
    ODIO a que no les suban el sueldo, aunque ello ponga en peligro la viabilidad de su empresa o que haya que financiarlo robando más con los impuestos.

Comments are closed.