La guerra civil española terminó hace ya, ochenta y tres años. Nadie vivo  -a pesar del mucho empeño de  terceros y por intereses inconfesables-  puede recordar  en primera persona, los horrores que en ella se dieron, tanto de un lado como por otro. Aprovecho para decir, que el grueso, y digo grueso, de los participantes en la contienda,  no escogieron el bando, simplemente, estaban allí.

Hace unos días, se celebraba en la Casa del Pueblo de Sevilla que patrocina la Diputación Provincial de esta misma ciudad,  un acto de reconocimiento a “los leales”, entendido como leales, aquellos militares que cuando estalló la guerra civil se quedaron batallando del lado de los que defendían el régimen político existente. Como escribía anteriormente la mayor parte de los militares que participaron en la contienda, lo hicieron del lado que se posicionaron sus jefes, siendo leales a los mismos. Todos saben que la lealtad y la disciplina son fundamentales y base del ejército. Tan leales fueron estos que ahora se le rinden homenaje, que lo fueron,  como aquellos que estuvieron al otro lado. Muchos de ellos, de los dos lados, dejaron sus casas, sus hogares, su familia para morir en la batalla, y nunca regresar y nunca poder disfrutar de una vida que apenas les empezaba.

En los inicios del régimen político actual, se aprobó la ley conocida como de “Reconciliación Nacional”. Una ley que firmaron todas las fuerzas políticas representadas en el Congreso de los Diputados y de todos los colores. Muchos  líderes de esos partidos, fueron  actores de primer orden en aquella guerra civil, y por ello, conocedores de los horrores de la misma, y conocedores también de la muchísima gente que perdieron sus vidas en un enfrentamiento  por el odio y que los líderes de entonces habían provocado entre hermanos, entre  la gente llana del pueblo, esa que solo busca, vivir en paz. Es por ello, que fueron muy conscientes de lo que firmaban y de porque lo hacía; Para que aquello, no se volviera a repetir, para que los jóvenes de este país, pudieran disfrutar una vida más o menos razonable. 

Ochenta años después, los profesionales del odio han regresado y con mucha fuerza y sobre todo, con mucho desconocimiento del pasado. Hoy vuelven hablar, a expresarse, a alentar, a recomendar y a pregonan nuevamente, el enfrentamiento de la sociedad.  Gente muy bien pagada y subvencionada con el dinero que nos confiscan vía  impuestos, y que desgraciadamente,  siempre van a encontrar a su vez, gente fracasadas a las que molesta el éxito de los demás, dispuesta a seguir la línea de enfrentamiento social y de odio que ellos proponen.

Mientras los odiadores realizaban ese acto, con la única intención de darle rango de héroe a estos y de criminales a los del otro bando, las fuerzas políticas del otro lado, las de los complejos y el buenismo, se mantenían al margen y miraban para otro lado. Ninguna que se sepa ha realizado manifestación alguna en referencia al mismo, más de lo de siempre. Así que una vez más, desgraciadamente, tiro de la frase  tan expresiva y clarividente de Edmund Burke “Para que ganen los malos, solo hace falta, que los buenos, no hagan nada”…

 

También te puede interesar...


Artículo anteriorEnrique de Diego absuelto por la Audiencia de Alicante de una denuncia de Ignacio Aguado
Artículo siguienteEjercicio nº 3
Faustino
Terminadas mi obligaciones genéticas; lo de cultivar los árboles, garantizar la continuidad de la especie y escribir un libro, me dedico a darle voz a todo lo que me descuadra en mí de rededor, muy especialmente la falta de justicia en su más alto concepto. Cuando no lo hago, escucho la voz de mi padre que me recuerda que "nunca se ha escrito nada de ningún cobarde". como apenas puedo dar voz, escribo pequeños textos para intentar suplir "mi afonía" y además me esfuerzo intentando que lleguen a la gente. Tengo infinidad de escritos publicados en "círculos menores" He sido pregonero de la Semana Santa de mi ciudad, Tomares. He publicado la novela; Costalero de Sevilla, Mi blog personal es Incorrectamente Político, encabezado por una foto de George Orwell y su más célebre frase: Periodismo es publicar aquello que alguien no quiere que publiques, todo lo demás son relaciones públicas.

8 Comentarios

  1. Y suma y sigue.

    Las pelotas están tan hinchadas que pronto estallarán. Es lo que quieren o no, tal vez no, tal vez solo quieran el jugar con fuego sin quemarse. Más bien creo lo segundo, demasiado cobardes; demasiado descerebrados como para medir las consecuencias de sus actos; demasiado chulos y sin conocer de la medida la prudencia; demasiado caprichosos, consentidos y mimados; demasiados hijos únicos de mamás empoderadas; demasiada permisividad; demasiada ignorancia. Cuando la realidad les golpee, la contundencia de la hostia que se están buscando con ahínco será tal, que no se la esperarán y como niños mimados que son, solo atinarán a balbucear un: “yo no quería ésto” y se pondrán a rezar todas las oraciones que en su desprecio no hayan olvidado. Ese día los que nos reiremos seremos nosotros. Demasiado meter el dedo en la llaga, demasiada chulería y prepotencia, demasiados desprecios, demasiado estirar la cuerda, demasiado ahogar con ella. El día D está próximo y ese día llorarán. Así sea si es lo que quieren, los “otros” (ahora muchos y de distinto pelaje), una vez más como en el 36, solo nos estaremos defendiendo (y esto nada tiene que ver con signo político. Yo soy hija, sobrina y nieta del bando “rojo” y con familiares que pasaron por la cárcel de Franco).

    Me ha gustado mucho su artículo. Gracias.

    Un saludo.

  2. Reescribir la historia, es muy antiguo, pero no por que si, se trata de impedir la,disidencia ante los abusos y corrupciones, hay mucha maldad, detrás .

    Un saludo de paz
    .

  3. Al hermano de mi madre la guerra le pillo en Madrid,en el bando rojo…quiso un día cambiarse de bando y pidió permiso…por la noche mientras se iba ‘al otro bando’ le mataron con un tiro por la espalda…mis padres buscaron mucho tiempo donde fue sepultado,no se encontraron datos,se supone que se encuentra en el Valle de los Caídos.

    Un tío de mi padre fue encontrado frente a un cementerio muerto y ensangrentado junto a otros,el delito era que ivan a misa.

    Otro tío de mi madre,recibía palizas…Ivan de casa en casa,cada noche se llevaban a algún joven,la malloria no volvían.

    Rojos?,no gracias!.

  4. Los ocultos amos necesitan dividirnos y enfrentarnos mientras consuman su dominio absoluto. Secularmente, los creadores de los partidos políticos representativos con listas cerrardas han encargado esta función a los partidos de izquierda en nombre del bien común je je. Todo para el mayor dominio de los grandes banqueros usureros

  5. Otro negocio más del saqueo a los españoles. Otra buena cantidad de chiringuitos para forrarse de subvenciones. Odiar es muy rentable para estos choros sin honor.

Comments are closed.