verdad

Resulta evidente que toda persona busca la verdad, al menos a través del conocimiento del medio que le rodea. En el convencimiento de que esta simple verdad le proporciona una seguridad para su existir cotidiano.

Esta búsqueda de la verdad la vamos extendiendo a diversos campos del saber llegando, cada persona en su momento, a tratar de encontrar una verdad, enriquecida con vivencias, que le sirva de soporte para el análisis y conocimiento de la sociedad.

Los frutos vivenciales de las verdades parciales anteriores nos conducen a la búsqueda de una posible verdad absoluta, tan cierta como el enorme esfuerzo empleado hoy en su negación:

  • La anulación del Derecho natural: normas jurídicas basadas en  la propia naturaleza humana, (libre pensador); por el Derecho positivo: normas jurídicas dictadas por una autoridad, (lo políticamente correcto). Las leyes que tienen por base la Ideología de género serían una muestra de ello.
  • El relativismo que empobrece la verdad, tratando de diluirla mediante su falsa generalización. La aldea de Mac Luján: Relativizar al extremo diluye lo certero sobre lo especulado y pone fin a los valores.
  • Instauración por el poder satánico de la mentira como medio de subsistencia. Motivo por el cual se ha generalizado a las instituciones públicas y los medios de comunicación. ¿Cómo explicar el silencio y lo que es peor, las peregrinas explicaciones, que los medios ofrecen, del genocidio producido por las falsas vacunas y su ya evidente futuro transhumanista?.
  • Las nuevas formas de censura, como la creación de noticias posibles para enmascarar la correcta, como ejemplo la inexistente proteína spike, mantenida hasta hoy, tratando de ocultar  la verdad del grafeno visto al microscopio.  Eliminación de contenidos en las redes sociales por medio de la Inteligencia Artificial, que el ingenio del comunicador combate al nombrar los términos censurados con faltas de ortografía o de pronunciación, entre otras. 

La verdad absoluta existe para muchos millones, tiene por fundamento el amor a ese Dios Hijo  que  nos redimió con su muerte de cruz. Y nos dio como mandamiento único, el amor a nuestros semejantes.

Así lo atestigua el mismo Jesús: “…Si vosotros permanecierais en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos, y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres”. (Juan: 8; 31-33)

 

5 Comentarios

  1. No es lo mismo hijo de Dios que Dios hijo de ahí empiezan muchas confusiones.

    El mantra que la Verdad os hará libres, pues eso una simple repetición sobre todo de la New Age.
    Y como bien dice el artículo permanecer en sus enseñanzas lógicamente sacadas del Tanaj, te hace ser discípulo (alumno) y entonces podrás cómo El Salmista David decir la suma de tu palabra es La Verdad.

    Salud-os a los vencedores.

  2. El mundo es una pelota que siempre está dando vueltas al mismo sitio… quién busca “La Verdad”…acaba dando vueltas y vueltas cómo un planeta en su órbita NATURAL.
    LA INJUSTICIA SE VENCE CON DOS COJONES, Y CON “TOA” LA MANO ABIERTA EN LA CARA DE QUIEN FUERA NECESARIO.
    Del Padre, el Hijo, y del Espíritu Santo…ya hablaremos después, con toda la calma del Mundo.

  3. Your Comment is….iPERO QUÉ ME CUENTAS COLEGA!
    YO HABLO LA LENGUA DE MIS PADRES, LA DE CASTILLA… ÉSA LENGUA SERÁ LA DE TU MADRE.

  4. El grafeno y la proteína espiga no son incompatibles ¿Por qué los grafenistas niegan, sin argumentarlo, la producción de estas proteínas por los cuerpos de los vacunados?

Comments are closed.