En este mundo tan globalizado, de toda la vida, parece que la gente ha olvidado “la toma de tierra”, en este caso la que están pisando y mantienen a golpe de impuestos. Ahora es más común conocer a Soros, Putin, Trump y etc. etc. de títeres y entelequias del Nuevo Orden Mundial, que al alcalde de tu localidad. ¿Cómo se llaman el alcalde y los ediles de tu municipio y de qué partido político son?

Algunos conocemos algo de lo que las generaciones pasadas han dicho que sucedió, es decir, tenemos nociones de historia, que no sapiencia pues todo lo que no veas no has de creerlo, salvo aquello que – desde la distancia incluso de milenios – tu lógica pueda resolver como certero o falsario. Tirando de la estúpida etología y la titulitis que parece habilitar a unos homínidos sobre otros, en según qué asuntos, yo mismo puedo decir que, como politólogo y profesor de geografía e historia, estoy más capacitado que otros para hablar de sociopolítica e historiografía. Pero cualquier lector perspicaz puede decirme: “oiga usted, mentecato, que la cúpula de Podemos eran politólogos y ya ve usted…”.

Es por ello que nada ni nadie tiene superioridad en nada que no sea la velocidad que se demuestra andando, no enseñando una foto nuestra corriendo. ¿A dónde quiero ir a parar (o llegar) con esto? Pues a que ya está bien de servidumbres. Y si en algo nos caracterizamos los espenoles (gentilicio de Espena, antigua España) es en… no, perdón, me niego a usa el plural por más que en mi DNI ponga que nací en Madrid,  porque podría ser Bolivia, ya que nací en La Paz. 

Sigo.

Si en algo se caracterizan los espenoles es en su ancestral gregarismo. “Ya, membrillo, eso no sucede sólo en este país” me dirá el lector avezado. Vale, lector tocapelotas, primero respóndeme a la pregunta de los ediles.

“Pero es que yo he vivido en muchos municipios, y hasta países, soy un ciudadano del mundo”. Insiste el lector.

Vale, lector, váyase usted a ver los devenires del fútbol, que estamos en pleno Mundial.

“A mí no me gusta el fútbol, eso es para la grey”.

 (Interrumpo mi diálogo de besugos con el lector omnisciente y con desapego a todo, para seguir con el artículo y, de paso, coger el testigo del título del mismo).

En Espena vivimos un colosal golpe de Estado. 

En esta “nación de naciones” todos los días se pisotea la Constitución. ¿Hace falta alguna prueba más que demuestre el título de este escrito? Y el espenol soporta, tan tranquilo, el Golpe porque vive abducido y henchido de orgullo y ego. ¿Por qué creéis que Podemos y Vox nacieron con 1 mes de diferencia? ¿En un mundo tan globalizado ya hace 9 años qué necesidad teníamos de estos 2 nuevos partidos futuros mayoritarios y testaferros del globalismo, como los que ya había? Curiosamente, ambos financiados por países extranjeros… 

¿En un mundo tal globalizado como el actual plandémico, qué necesidad había de crear nuevos Ministerios, entre los que destacan el de Igualdad? ¿Cuántos chiringuitos nuevos han aparecido en los últimos años? Ni la PLANdemia ha sido capaz de frenar eso. Por mucho que nuestro Jefe de Gobierno y el de Estado luzcan el pin de la Agenda 2030 (el mayor signo actual de globalismo), dentro de nuestras fronteras salen organismos, instituciones, agrupaciones y tal… TODO PÚBLICO, OJO como setas.

Todos estos advenimientos incongruentes devienen imprescindibles para el globalismo, ya que sin tierra no hay palacios. O, mejor, sin tierra no hay cosecha. Porque el pueblo somos abono. Pero aquí entran las relaciones de producción más básicas. Para que la tierra sea fértil, ha de estar abonada. Podemos, Vox y todas las organizaciones nuevas (sin detrimento de todo lo anterior, por supuesto) son sólo eso: abono. Pero, a su vez, agricultores (o jardineros porque muchas veces es todo mero postureo, nada fructífero de verdad, vaya) aunque el olor a mierda no se lo quitan por mucho que se vistan de seda.

Mientras la Constitución sigue devastada, los espenoles dirimen chorradas de todo tipo. Y como les han hecho creer que saben algo de sociopolítica e historiografía, pues unos hacen la tétrica “Memoria histórica” y otros la combatimos inermes. Y me paro en este adjetivo: inermes. Aquí está el quid de la cuestión y el rotundo éxito del Golpe de Estado, sin país. Pero volvamos al desapego del vulgo, de la tierra de labranza para las élites económicas. Si os planteo 2 barbaridades actuales se entenderá mejor: El feminismo y la sedición. “Pero eso es a nivel global…” ¡Cállate de una puta vez, lector erudito y – aunque sea por una vez – piensa en local!

A cualquier mente sensata tanto el feminismo encabezado por Ipene Moncerdo como la sedición encabezada por los catalufos separratas de 2 patas le hacen cortocircuitar con un Estado de Derecho. Pero resulta que lo malo para unos (más allá del daño neuronal que ocasiona) es bueno para otros y, lo que es infinitamente peor, hace que estos otros crean tener razones ideológicas y éticas para su satrapía. No sólo por dinero y poder se mueven las élites económicas espenolas, sino por bondad y altruismo. Sí, están mucho más chalados de lo que pensamos. Cuando lloran ante las cámaras, se emocionan de verdad, no son lágrimas de cocodrilo.

Este asunto ha de ser desarrollado en un ensayo de unas 200 páginas, pero lo concluyo ahora retomando el adjetivo “inerme”. Mientras el monopolio legítimo de las armas siga siendo eso: un monopolio legítimo; no hay nada que hacer ni que filosofar, ni razonar, ni indagar ni ná de ná. Porque esta panda de “ninis” (ni estudian ni trabajan, jamás olvidéis que los que nos sojuzgan son eso) están auspiciados por los  “¡caballero, caballero!” ese 0,5% de los habitantes de Espena (repito: 0,5%) logran que el delito de sedición ya no lo sea, o que las femirrojas griten a los jueces: “¡Fórmense, machistas!” , y que el Jefe de Estado reconozca que no hay separación alguna de poderes: “¿de quién depende la Fiscalía?” Y 1.001 ejemplos más, actualizados y mejorados a diario. Pero como lo más grave es la PLANdemia (y es verdad, pero no sólo de pan vive una mente inquieta y contestataria como la mía), los pocos irreverentes cada vez tienen más desapego a los problemones patrios y más apego a una lucha mundial de 4 gatos contra todo el orbe. Empecemos arreglando el terreno donde construir la casa, antes de comprar los electrodomésticos, por favor. Y, no, lector contumaz: “No aceptamos móvil inteligente como casa amueblada ni, mucho menos, como hogar”.

Si alguien quiere financiar mi ensayo: “Golpe de Estado, sin país”, soy todo oídos y lo escribo en “un par de días”.

Menos mal que soy mortal.

 

4 Comentarios

  1. cesario bakken , has pasado del correo al diestro. das mas tumbos que perro sanchez en una casa de putas. de repente apareces y desapareces como un fantasma. jajaja…… patetico te falta dinero o que coño te pasa ?

  2. Yo creo que El Golpe de Estado lo dieron los Masones y similares aprovechando la muerte de El Generalisimo instaurando la Tontocracia a la vez que se troceo el pais en 17 cachos.

    Sin duda Adolfo Suarez fue uno de los personajes mas revelantes en esto y por supuesto sin olvidar el papel los Borbones, que a pesar de lo que hizo Franco por ellos no se comportaron como el pensaba,

    De aquellos polvos vienen estos lodos, lo del pajarraco este de PS no deja de ser consecuencia de lo anterior, si no estuviera este seguro que Los Globalistas habrian puesto a uno igual de descerebrado o inclsuso peor.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here