Si llevas el tiempo suficiente con la persona a la que amas, seguramente te hayas planteado el compartir la cuenta del banco con él/ella. De la misma manera que lo hacéis con el alquiler del piso, los gastos o la cesta de la compra, conviene que valoremos el detalle de poder hacer algo más.

Lejos de pensar que se trata de una locura, vigilar las finanzas entre ambos hace que la comunicación sea más efectiva, que llevemos un control real de lo que sacamos (o metemos) y ganemos tranquilidad con respecto al otro. Pero, ¿ciertamente nos aporta tan buenos beneficios?

¿Cuáles son las ventajas de tener una cuenta conjunta?

Las cuentas conjuntas sin comisiones no deben darnos miedo. Como bien explican los expertos del comparador de cuentas bancarias, Financer España, están hechas para que podamos tener una mejor gestión de las finanzas, si en algún momento nos pasase algo sabremos que ahí habrá otra persona que pueda responder por nosotros. Con varios puntos a favor, a continuación te dejamos con una serie de razones para que vayas valorando la opción por ti mismo:

Pagar facturas comunes

Una cuenta compartida con la pareja nos ayuda a pagar los gastos que hay en común sin ningún tipo de conflicto. Conociendo el importe de primera mano, nos encontramos con un recurso que funciona sin limitaciones y teniendo en cuenta el nombre de ambos. La hipoteca, el automóvil, las compras del supermercado o el material de los hijos -en caso de que los hubiese- son buenos ejemplos de esto.

Control real del dinero

El control del dinero será para ambos. Cada titular de la cuenta puede sacar o meter la cantidad que se le antoje gracias a que, aunque estén en conjunto, también disponen de la libertad individual que necesitamos. Esto, que permite organizarnos mucho mejor, es algo que ayuda en la comunicación no verbal de la pareja.

Ahorro de dinero

¿Sabías que las cuentas para dos te ayudan a ahorrar en gastos? Gracias a que hay una organización común, podremos hacer un plan de finanzas que vaya bien para ambos, que se amolde a las necesidades como pareja que tenemos, pero que también valore las que hay a nivel individual. ¡No dejes escapar la oportunidad!

Gestiones en línea

Para conocer el estado de nuestra cuenta no es necesario que vayamos al banco o que hagamos aquellas colas del pasado. Ahora, gracias a la línea desde Internet, podemos saber qué facturas hemos pagado, cuánto fue el dinero que se ingresó y qué tipo de movimientos ha hecho el otro. ¿No te parece fantástico?

¡Sin permiso del otro!

Las cuentas conjuntas están hechas para que no necesitemos el permiso del otro para ningún tipo de gestión. Esto, que es algo bastante positivo, también nos beneficia en lo que a nivel conyugal se refiere y es que son muchas las garantías que hay a favor de este tipo de negociación. ¡No te quedes sin descubrirlo!

Como vemos, la cuenta compartida con la pareja no es ninguna locura. Haciendo que las gestiones sean mucho más sencillas -además del detalle de poderlas organizar online- terminarás ahorrando y teniendo una comunicación mucho más positiva con la persona a la que amas. ¿A qué esperas para hacerte con la tuya?.

6 Comentarios

  1. Con todos mis respetos, me parece una gran parida este artículo. Hasta los articulistas nos toman por tontos. De pena.

  2. Entre las paridas de Frikeo de Gea, que hay que colar sus artículos infumables sí o sí y ahora esta nueva “noticia” que parece patrocinada por el Menesterio de Igual dá, estamos apañaos.

    Y eso sin contar que en el móvil es casi imposible leer este diario con las toneladas de publicidad woke que coláis.

  3. Cierra todas tus cuentas bancarias menos una para cobrar y dejar lo justo para domiciliaciones, transfiere el dinero sobrante y lo llevas a cuentas monedero con tarjetas prepago a ser posible fuera de españa

Comments are closed.