Supongo que, como sucede con tantas otras cosas, también esto va por modas. Me refiero a los llamados mercados medievales, que proliferan por doquier desde hace algunos años sin saberse ni la causa ni el porqué de tan advenediza afición, hasta el punto de que no hay población de cierta entidad que no celebre su feria anual, donde se supone se recrea con fidelidad la vida cotidiana de nuestros antepasados. Tómenlo como lo que es, una apreciación personal y en consecuencia subjetiva, pero a mí estos eventos me dejan entre frío e indignado.

Frío por cuanto se exagera hasta lo ridículo la importancia cultural de los mismos, que apenas pasan de ser en la práctica, reconozcámoslo, meros parques temáticos de fin de semana. E indignado porque se da pábulo a una de las épocas más oscuras de la ya de por sí oscura historia humana, pasando por alto las brutalidades cotidianas de que eran objeto en tales períodos las mujeres por ser mujeres, los niños por ser niños, y los herejes por ser herejes. Hablamos de una época en la que los detritus corporales eran lanzados por la ventana (acompañados si acaso por un berrido de advertencia, y no siempre); en la que el barrio judío era asaltado con macabra puntualidad cada Semana Santa para vengar a Cristo de sus asesinos; un tiempo en el que la violencia más grosera campaba a sus anchas y hacía de los autos de fe y las decapitaciones los espectáculos preferidos por el populacho. Esa era la verdadera y hedionda Edad Media, a ver si nos enteramos de una vez, y no tanto la representación pueril que nos regalan hoy en los mencionados montajes escénicos, donde nunca falta el puesto de mojitos y piña colada, tócate las gónadas.

SÍGUENOS EN TELEGRAM:

Con todo, quizá lo más auténticamente medieval de estos escenarios de cartón piedra sea la mentalidad con que son concebidos, a menudo además por ―no se lo pierdan― los correspondientes departamentos de cultura de ayuntamientos y administraciones varias, con sus responsables electos en cabeza, encantados ellos y ellas de haberse conocido, no dándole importancia a la presencia en la feria de la llama de turno, o mismamente de los tomates, elementos unos y otros bien extraños en el medievo europeo, creo.

Pero no es su talante sobredimensionado y mentiroso lo que pretendo traer a colación aquí, sino un aspecto que, precisamente por no suponer representación alguna, me parece especialmente preocupante a la par que revelador: la utilización de animales vivos como complemento escenográfico de tales iniciativas. En efecto, y mientras todo lo concerniente al ámbito humano se asume como mera representación ―hasta casi lo caricaturesco en según qué aspectos― el ámbito de los animales permanece como seguramente era en aquella época: gallinas, palomas, conejos, cabras, cerdos y pavos hacinados en jaulones, formando un zoológico caótico y desconcertante; aves rapaces que deben aguantar atadas interminables horas, obligadas a «actuar» ante un público adocenado que ni se plantea que las cosas no han de ser éticamente correctas por el solo hecho de que estemos acostumbradas a convivir con ellas; un grupo de ocas histéricas por la mala educación de mayores y sobre todo de niños, que de vez en cuando son sacadas apresuradamente por su «cuidador» y obligadas a recorrer un par de calles para que el respetable aprecie desde primera fila tan medieval escena; una triste caravana de burritos sin otro quehacer que transportar durante toda la jornada a sus espaldas a pequeños humanos vociferantes, vigilados de cerca por sus orgullosos papás y mamás, animales a los que una cabezada en exceso prieta les acaba llagando las mejillas (hay documentación gráfica).

Ni se contempla por parte de los organizadores la posibilidad real de que los animales no humanos ―hablo ahora en general― estén cortados por similar patrón que nosotros mismos, que se amen y se odien por análogos motivos (o aun sin ellos), que exhiban esa inquina a picotazo limpio hasta dar muerte a un compañero de celda, que por una cuestión tan trivial como su inferior tamaño ni defenderse pudo (triste hecho también documentado). Todo esto es filosofía avanzada para quienes conciben en sus mentes el mercado como una postal abigarrada, donde los humanos se comunican a través de teléfono móvil y hacen desaparecer sus orines con un simple gesto manual, mientras los animales conservan intacto su estatus de antaño.

Y al objetivo hecho del maltrato psíquico e incluso físico de unos seres inocentes que no desean estar ahí, cabe añadir la vertiente educativa, pues lejos de enseñarnos nada importante ―o al menos esencial―, tales escenarios lúdicos resultan nefastos para los más pequeños, pues afianzan su imaginario de los animales como meros elementos a nuestra disposición, que como tales pueden ser encerrados, montados y azuzados sin el menor remordimiento de conciencia, pues “son simplemente animales”.

Tuve ocasión de explicarle todo esto y algo más (aderezado con fotografías y vídeos de seres heridos y asustados) a la concejala de turno de no importa qué ciudad, y salí con la nítida sensación de que no entendió apenas nada. Me decía que, “al fin y al cabo, muchos de aquellos animales eran domésticos”, como si tal condición les impidiera sentir la punzada en la herida abierta o el estrés de las callejuelas atestadas de gente. Uno está ya acostumbrado a no hacer mella las más de las veces ni aun con los más categóricos razonamientos (léase empatía, qué si no), pero me sigue produciendo escalofríos que sea una mujer, «animal doméstico» todavía en tantas partes del mundo ―e incluso por estos lares hasta hace bien poco― la que muestre ese terrible letargo moral ante el sufrimiento ajeno gratuito, aunque sean (o debido precisamente a su especial vulnerabilidad) «simplemente animales».

 

15 Comentarios

  1. Las ferias “medievales” son el último reducto de la artesanía. Los artesanos están condenados a participar en ellas (y a disfrazarse) para poder ganarse el pan. Ellos no son expertos en “cultura medieval” sino en elaborar sus productos. De hecho, hay pocos que sepan del medioevo. Muchos creen que saben sin darse cuenta de que evocan imágenes que han visto en películas (como esa de tirar los orines a la calle sin avisar). Se llama “época oscura” por lo poco que sabemos de ellos, no por lo poco que sabían ellos. (Solo sabemos lo que la iglesia quiere que sepamos. La iglesia no quiere que sepamos que se dedicaba a matar auténticos cristianos)

  2. En España, los políticos con cargos, en la práctica son señores feudales, que viven de lujo a través de los impuestos de sus vasallos, y financian chiringuitos con el dinero público, que son como sus grupos de cortesanos.

    Vivimos en una sociedad que cada vez se parece más a una sociedad feudal, donde los políticos cada vez tienen más poder sobre los ciudadanos, que vamos camino de dejar de serlo para pasar a ser vasallos. Los mercados feudales dan más ambiente a la situación a la que vamos.

  3. Para hablar de lo mal que estan los animales en estos mercadillos de teatro no hacia falta extenderse tanto, hubiera bastado con decir que si el empleo de animales esta practicamente prohibido en los circos, tambien deberia estarlo en estos teatrillos baratos, todo lo demas sobra.
    Pero resulta que vivimos en una epoca que no crean que se diferencia mucho de aquella, en esta todavia coronamos reyes y nombramos papas, seguimos cometiendo masacres en guerras interminables a la vez que adoramos a los mismos dioses ¿en que nos diferenciamos entonces?.
    Vivimos en un mundo donde todavia hay seres humanos anclados en la edad de piedra unos, y en el medievo otros, pero no podemos ir a echarles cacahuetes porque estaria mal visto, por eso estos teatros de pacotilla bien pueden recordarnos que lo unico que nos diferencia de nuestros antepasados medievales, es que ya no tiramos los orines y la mierda por la ventana.
    ¿Llegara la moda de los mercadillos prehistoricos? No deberia de extrañarnos.

  4. En lo único que hemos avanzado y haciendo mención a esa parte de los comentarios dónde se alude a tirar los excrementos y orines por la ventana e iban precedidos de la famosa frase “¡¡agua vaaaa!!”, pues de ahí hemos pasado a los baños que emiten chorros de agua caliente para de aseo de salva sea la parte. Del resto, como la mentalidad fundamental y aún disfrazándola, prácticamente nada.

  5. En estos mercadillos venden buena comida artesanal,que es a lo que la gente va principalmente a comprar (estamos en España),estos mercaditos horribles parecen el fondo de un escenario cinematográfico,donde solo se representa la brujería y dónde venden amuletos satánicos.
    Muestran un medievo sucio,rancio,pobre…saltimbanquis nada cristianos.

    Las aves rapaces son criadas en pesimas condiciones aunque es el único modo de que sigan existiendo,las crían en casonas privadas y los animalitos siempre están enjaulados y encadenados.

    Los de granja servirían para educar a los niños si los maestros les llevasen de vez en cuando a una granja,que sería mejor que un zoo y más económico…donde aprenderían de dónde salen los huevos,y que los animales no hablan,algo que no entienden los niños que solo ven dibujos animados.

    En cuanto a modas,señalamos la noticia de Francis Montesinos y sus extrañas relaciones con todos los pederastas más influyentes de España,comenzando por el Rey emérito,los modelos-actores que alcanzan la fama,y un detalle en sus colecciones:zapatos rojos como los que consumen adrenocromo,de piel de cabritillos o de piel de niño?,por qué son tan caros?…ha sido asaltado en su casa…donde ya fue denunciado por abusos a menores y dónde se realizaban fiestas con toneladas de cocaína,las últimas salían en la MTV,sus desfiles son medievalistas…estará todo relacionado con la brujería y el satanismo?.

  6. Aves rapaces increíbles,encadenadas y en jauladas todo el día …en una casa privada de un famoso torero valenciano.

    Una paradoja,que a los toros se les crié en libertad…

  7. más vale un mal parque temático, que un buen internet, por lo menos se ven animales y ropas decentes y nuestros hijos (y nosotros disfrutamos) y podemos soñar en un mundo que están la mayoría dormidos y con pesadilla continua.
    Todo lo malo sean estos parques temáticos.
    Y si nos ponemos así también deberíamos tachar la Semana Santa de antigualla. Si los fieles no van a la iglesia el Cristo flagelado y maltratado y la Virgen Dolorosa van en busca de sus descarriados hijos.

  8. Aunque el principio del artículo no me gusta por su incoherencia histórica (la edad media no es una época oscura como tal, pero bueno), es el primer artículo de este periódico que me ha gustado.
    Y me sorprende que el lector medio (un facha insensible al sufrimiento humano, paranoico, conspiranocionista nato) apruebe su contenido.
    En todo caso, reitero que me gusta lo que dice el autor, y comparto esa pena al ver, como dicen, sobre todo, a rapaces atadas en condiciones pésimas.

    • Me parece que eres un JETA PROGRE insensible al RESPETO y a la LIBERTAD. El paranoico serás tú, y si investigar los acontecimientos en base a la ciencia o el conocmiento no te gusta, tú eres el conspiracionista y el palmero ‘NATO’, probablemente favorable a la ‘NATO-OTAN’.
      El mayor sufrimiento humano lo provocais los progres, los colaboracionistas cobardes y traidores y los que apoyáis el pensamiento ÚNICO obligatorio. Vosotros sois los ‘RAPACES’. Os preocupan más los animales que los niños abortados o ancianos asesinados: insensibles e impresentables.

      • Anda tú, te das por aludido tú solito!! Sólo digo q me extraña que el lector medio de este periódico sea sensible al tema tratado en el artículo cuando es un meapilas de jeta (por ejemplo, mucho mal hacen los gays pero si un negro se muere viniendo a españa grande y libre q se joda), q defiende un concepto de libertad muy singular (concepto propio de la extrema derecha, no de ningún constitucionalista) o q piensa que el hombre no ha ido a la luna, que nos fumigan o q hay reptilianos. Yo no digo q ud sea asi, de hecho otros comentarios van en la línea del autor. Si ud se da por aludido, cosa suya

        • Hablas de la CE esa que pisotean los de tu gremio cuando son las que la deben defender, tu gremio es la extrema Derecha que no te enteras. Todo este sistema elitista y todos los politicos son pagados por la Banca la misma que paga a los de la toga.

  9. La Edad Media, de oscura nada, la Edad oscura la tenemos ahora con el asesinato a capricho de los no nacidos, los viejos, los que estorban…
    Época oscura es ahora que nos meten venenos en la comida y en el aire.
    Época oscura es ahora que nos roban el fruto del trabajo y encima los aplaudimos.
    Época oscura es ahora que pervierten a los niños en la escuela y lo consentimos.
    Para hablar de la Edad Media hay que lavarse la boca. Aunque quien se ha tragado la historiografía protestante, anglosionista, la propaganda de guerra yanqui y soviética, jamás comprenderá nada.

  10. La Edad Media si te venian a tocar los cojones como ahora sacabas la espada y se acababan las tonterias claro que tambien podías morir pero te rebelabas, ahora no te mueves por nada.

    • Q gremio? Si yo soy tejedor!! Anda, no mezcles, q se te va mucho la cabeza. Aquí hablamos de maltrato animal en un contexto muy limitado. Y ya t digo yo q en la edad media el 98% de la población europea (que la EM no tiene las mismas fechas en todas las partes) no tenia medios para tener una espada

Comments are closed.