El último capítulo de la interminable lucha que llevamos contra el evento histórico llamado pandemia covid  ha sido la declaración en sede parlamentaria europea de una representante de la empresa Pfizer, empresa conocida tanto por ser un gigante farmacéutico como por ser la firma que más condenas judiciales arrastra por prácticas infames y negligencias homicidas y lesivas. Sometida a una serie de preguntas por los escasos europarlamentarios que aún parecen creer que su función y responsabilidad, por la que cobran generosamente, es defender los intereses de los ciudadanos europeos que supuestamente los eligieron, destacó entre todas sus respuestas su despreocupada afirmación de que las llamadas vacunas contra la covid comercializadas por su laboratorio no habían pasado ensayos de supresión de la supuesta transmisión del supuesto virus que supuestamente causa la enfermedad mencionada.

SÍGUENOS EN TELEGRAM:

A lo largo de estos años hemos podido apreciar diferencias abismales de razonamientos, perspectivas, actitudes, tonos e incluso lenguaje corporal entre los distintos tipos de personas, y muy especialmente aquellos sobre los que han estado los focos o se han autoerigido como vedettes oportunistas de la situación (“influencers” y “expertos” ad hoc): todos los relacionados con la medicina, la ciencia en general, la farmacia, la comunicación, la política y la divulgación. Si las palabras de la señora Small eran suficientemente claras, no menos reveladora era su actitud. Para los observadores más refinados, aquellos que miran más allá de lo verbal, no deja de producir escalofríos el desparpajo despreocupado casi divertido y triunfal con el que los “expertos” oficialistas hablan ante cámaras o se expresan en redes, que contrasta con el rictus de profunda preocupación que caracteriza en la mayoría de los casos a quienes se muestran críticos con toda la batería de hechos supuestamente científicos, médicos, políticos y legales que nos envuelven y asfixian basados en una supuesta pandemia extraordinaria que permanece cronificada supuestamente tras casi tres años.

La señora Small soltó una interjección de risa al decir que ellos seguían “la velocidad de la ciencia” para entender lo que pasaba “en el mercado”. Su risa estaba justificada. ¿Por qué? Porque “los tiempos de la ciencia” es tal vez la única verdad rigurosa que han soltado en todo este tiempo. Miles de nosotros hemos sido insultados y ridiculizados por insistir en que el tiempo no se puede comprar –eso al ponernos en el nivel de razonamiento de esa gran mayoría convencida de que circulaba un virus terriblemente contagioso y grave para el cual era más que deseable encontrar una vacuna “urgente”-. Al alegar que era materialmente imposible encontrar en tiempo récord un fármaco que pudiese dar altísimas garantías de ser “eficaz y seguro”, como repetía la machacona propaganda –confundida por tantos y tantos con lenguaje científico- todos ellos decían que sí había podido lograrse gracias a que “los gobiernos han puesto mucho dinero y mucha gente ha hecho un gran esfuerzo común”, y nos trataban con desdén y burla dada nuestra cortedad mental para no entender un razonamiento y una realidad que a ellos les parecían tan obvios. De semejante afirmación se desprendían dos conclusiones, a cuál más trágica: una, que hay una mayoría de personas con una noción de lo temporal más que mermada, y dos, que hay una mayoría igual o mayor que consciente o inconscientemente han colocado al dinero como una de sus principales divinidades de referencia, hasta el punto de considerarlo el único motor esencial de la vida humana. Si el factor dinero es el que marca la diferencia para conseguir grandes logros significa que esa es la mayor motivación de los laboratorios, y no el reto científico. Y admitiendo esto, se admite que el afán por el dinero es un móvil para los laboratorios, por lo que la teoría “conspiranoica” de que no estábamos ante unos hechos puramente biológicos y sanitarios sino ante algo de otra naturaleza debería verse reforzada con semejante afirmación, y no ridiculizada. Salvo que esa pobre gente en su simpleza infinita pensase que Pfizer o Astrazeneca sólo pudieron comprarse equipos y personal gracias a las donaciones de Sánchez (o sea, nuestras) y resto de peones del WEF y que no tenían recursos para “investigar” hasta que se produjo esa esotérica confluencia de espíritus conmovidos por “el horror pandémico”. (Y los fabuladores somos nosotros….)

Recuerdo una situación en la que una conocida que me preguntó si me iba a vacunar, antes de que sacasen al mercado el primer aguijonazo, cuando apenas iba yo por mitad de frase de explicar por qué no iba a correr riesgos con algo sacado a toda prisa (explicarle por qué consideraba que no había nada por lo que “vacunarse” histéricamente ni procedía dado su nivel de abducción) empezó a gesticular encogiendo los hombros, elevando los ojos y agitando los brazos mientras exclamaba tras su mascarilla “¡¡pero hombre…. es que hoy en díaaa… claro que pueden hacer vacunas rápido!!!”. Hoy en día seguramente también lo pensaban los psiquiatras que practicaban lobotomías, o los pediatras que efectuaban amigdelectomías como churros, o los que fumigaron DDT sobre las cabecitas de los niños. Ese sesgo absurdo tan común es lo que yo llamo supremacismo de época. La gran ventaja que sí tenemos hoy en día y que sí supone un acelerón de los tiempos es precisamente la velocidad de la telecomunicación, de modo que en cuestión de minutos profesionales en distintos puntos de la Tierra puedan poner en común sus opiniones y hallazgos. Pero precisamente ese privilegio ha sido saboteado sin descanso por la big tech, censurando implacablemente a todo científico que sostuviese otros puntos de vista, experiencias o conocimientos. Que la big tech pertenezca al más entusiasta vendedor de “vacunas urgentes”, hijo y nieto de ideólogos de la reducción de población,  tal vez sea una coincidencia sin importancia.

Para los que hemos estado combatiendo este crimen sin precedentes de la plandemia, el confinamiento/encarcelamiento (terrorismo de Estado), el terror mediático, el embozalamiento, la destrucción de nuestros derechos y nuestras economías, la destrucción mental de nuestros congéneres, el dantesco espectáculo de la inutilidad y/o corrupción de todas las instituciones y agentes sociales, y la espeluznante agresión de la coacción para inocularnos “milagros del capitalismo” sacados a toda prisa, nada de esto es sorpresa ni novedad. Ni siquiera que la portavoz de Pfizer se refiera sin pestañear a la salud y la integridad física de millones de personas como “mercado”, ya que si analizamos las cosas como lo hacemos es entre otras cosas gracias a la ventaja de saber de antemano con qué tipo de seres, naturalezas y fuerzas estamos tratando.

Pero lo más desagradable de la situación –no porque no lo esperásemos- es la actitud obstinada y soberbia de muchos de esos cientificistas que pueblan las redes. Rebobinan hasta el punto exacto en el que el oficialismo tuvo que reconocer ante la contundencia de los hechos de tanto y tanto pinchado enfermando, muriendo o dando sus estúpidos “positivos” que el pinchazo no evitaba la transmisión, y ocultan que en su día pontificaron que la vacuna “inmunizaba” –desgastaron la palabreja- y los “antivacunas” éramos unos cavernícolas irresponsables asesinos en serie de abuelitos y cachorritos. La chulería y su integrismo religioso de esa ridícula religión postiza que es la siensia les altera su ya de por sí enclenque noción del tiempo y la coherencia sostenida. Por otro lado vuelven a blandir desafiantes sus ridículas tablas y gráficos enmarañados del éxito “indiscutible” de la vacunación. Mencionan una y otra vez como “prueba” ese espantajo pseudocientífico llamado “disminución de la hospitalización” o de “reducción de riesgo de ingreso en UCI”, humo indemostrable que tengo la sensación de que ha sido introducido ex profeso en el lenguaje médico y epidemiológico para que la máquina publicitaria vacunera tenga combustible eterno. Es una falacia. La gripe A o la aviar que nos iban a matar a todos también tuvieron su “reducción de la hospitalización” haciendo… nada, tirar a la basura (literalmente) los millones de dosis de vacunas o medicamentos como el Tamiflu que les endosaron a los corruptos gobiernos con aquel primer ensayo de farsa pandémica/negocio farmacéutico. Mientras argumentan destilando veneno y desprecio esas monumentales chorradas, corren un tupido velo sobre las cifras terroríficas y reales, mucho más reales que esa falaz “disminución de la hospitalización”, de muertes en exceso, muerte de jóvenes y niños, ictus, infartos disparados y demás hechos dramáticos. Sin ir más lejos el propio Ministerio de Sanidad tuiteó la misma cantinela fraudulenta este mismo jueves, ajeno a la vergüenza anticientífica y avara de la comparecencia de Pfizer.

Tenemos todavía mucho trabajo contra el Mal, la Mentira, la codicia, la confusión, las agendas antihumanas traicioneras, y esa legión de fanáticos descerebrados, corruptos en unos casos y simplemente estúpidos en otros, que perpetran contra todos nosotros una guerra criminal al servicio de los primeros.

 

16 Comentarios

  1. DICEN ESTOS CABRONES DE LA ELITE ASESINA Y LOS MEDIOS MASONES ASESINOS,TALES COSAS COMO RESILIENCIA,CIENCIA CONSTANTEMENTE como palabras que utilizaREmos en nuestro día a día.
    PUES QUE SE METAN SU CIENCIA Y SU RESILIENCIA POR EL CULO.

  2. Es de suponer que ahora vendran los verificadores de noticias a decir que lo que creimos que dijo no fue lo que dijo…
    ¿Para cuando dicen que los van a ahorcar a todos estos criminales?

  3. Pues parece que la vacuna ha funcionado en Cantabria.
    LAS DEFUNCIONES SE DISPARAN EN CANTABIRA UN 80,6% respecto a antes de la pandemia:
    Así, hasta la semana del 22 al 28 de agosto se han registrado en Cantabria 4.810 defunciones, frente a las 2.663 de 2019. En comparación con el mismo periodo de 2021, las muertes se han incrementado un 48,2%.
    ¡ENHORABUENA, HOMICIDA REVILLA!

    https://www.ifomo.es/articulo/cantabria/cantabria-defunciones-disparan-cantabria-806-respecto-antes-pandemia/20221012175542239687.html

  4. La culpa es del cha cha cha…
    Mientrn hasta cuando parece que dicen ma verdad.
    Os suena ma agencia DARPA y su programa ADEPT ???
    Pues estan desde el 2012 (quizas antes) preparando una vacuna.
    Lo que no queda claro es si la vacuna es proteccion o un arma de agresion biologica.
    DARPA se encarga de las nuevas armas del ejercito USA. Pero estos no eran aliados nuestros?

  5. A ver…los banqueros Rosthchild inventaron dos cosas:el feminismo y la ingeniería social.

    La Ingeniería social solo utiliza un instrumento,que se llama televisor,a través de este se paga a gente para que hagan propaganda o desinformación,el televisor no fue inventado para esto como la cámara de fotos para hacer porno,es la forma en la que estos judíos annunakis llevan manipulando el mundo para su beneficio más de un siglo.

    Mientras que el feminismo lo inventaron para destruir la familia tradicional,el núcleo familiar…y forzar a la usurpación de propiedades en forma de bienes:tierras casas,etc.que gestionadas en forma de créditos e inmobiliarias,y de estés modo se convirtieron en los más ricos del mundo,a través de la esclavitud de la deuda,luego pusieron a unas cretinas fanáticas como cebos diciendo que lo crearon estás.

    Cretinas y malvadas por necias…como Irene Montero y su ley trans,que es la barbaridad más grande se ha en el mundo y en España en toda su historia,pero como la gente está hipnotizada frente al televisor,nadie reacciona.

    Primero debemos conocer al enemigo…y después a nosotros mismos.

  6. La gente empezó a crear el mantra “La de Pfizer es la buena”, esto está pactado y calculado para que ahora la masa cree un posible nuevo mantra…. “La intranasal es la buena”

  7. “Respecto a la cuestión de si sabíamos si nuestra vacuna contra la transmisión del Covid era efectiva antes de que entrara al mercado, no, no lo sabíamos. Teníamos que movernos a la velocidad de la ciencia para entender lo que estaba ocurriendo en el mercado de las vacunas”.

    La respuesta de la representante de Pfizer me fascina, como señala la autora del artículo reconoce con alegría que los beneficios priman sobre la salud en el negocio de la farmacia, algo que al menos yo sabía desde niño porque me lo habían enseñado en casa y había leído mucho, la historia de la ciencia está repleta de hechos similares y algo menos de hechos altruistas que casi siempre acabaron mal para los protagonistas.

    Lo fascinante es que los laboratorios utilizan el mismo argumento del mercado que los bancos utilizaron en la crisis bancaria de 2007.
    Bancos y Laboratorios actuando con los mismos principios, o sea, que vacunarse viene a ser algo así omo ir a un banco a solicitar un préstamo y que el banco te pague por prestarte, la verdad es que el mundo es maravilloso, no sé qué haré mañana si ir a vacunarme o solicitar un préstamo. Son tantos los beneficios, mucho más que los riesgos, donde va a parar.

  8. Resumiendo, los bancos perdieron por no quedarse atrás en el mercado hipotecario y las farmacéuticas mataron por no quedarse atrás en mercado farmacéutico. Lo mejor es que ya hemos entendido que significa “no dejar a nadie atrás”.

    • Los benéficos son mayores que los riesgos… de acabar en la cárcel, decían políticos, médicos y farmacéuticas.

  9. TEL AVIV/ZURICH, 13 oct (Reuters) – Redefine Meat de Israel se asoció con el importador Giraudi Meats para impulsar la distribución europea de sus cortes de carne “New Meat” producidos en impresoras 3D, dijo el jueves.

    Prohiben Los Fetos Humanos En Los Alimentos, Dice Un Legislador. Publicado En: Extrañas noticias • Vistas: 7212. El senador del estado de Oklahoma, Ralph Shortey, propuso un proyecto de ley que prohibiría el uso de fetos humanos abortados como saborizante en los alimentos, aunque esta práctica no se realiza en realidad.

    Por qué?,por qué se descubrió la estafa de las hamburguesas veganas de Bill Gates,que no llevaban verduras sino fetos abortados triturados,además de los saboreantes…en las vacunas siguen sin prohibirlo.

    Tras Ucrania llegará Taiwán y por último Israel sede de la mafia jazara sionista mundial,sede del trafico de niños para :ritos satánicos,extracción de adrenocromo,de ghg,de órganos…y para canibalismo?.

    “¿De qué demonios estás hablando?”, te preguntarás. Permítanme decirlo sin rodeos y no andarse por las ramas: el WEF y sus aliados están fabricando escasez de alimentos, que en algunas áreas puede progresar hacia una hambruna real, y quieren que sepan que cuando llegue ese momento, está bien que se coman a su vecino.

    Estarás salvando el planeta y a ti mismo. El canibalismo es una “victoria” para el mundo, así que no seas aprensivo. Diablos, incluso podrías disfrutarlo, y no hay necesidad de estar plagado de culpa inútil. Sigues siendo una buena persona.

    Actuemos con celeridad y frenemos los pies a Klaus Schwaab,ni insectos ni fetos ni trozos de carne humana triturados.

  10. Recobrare a Cesar Vidal, en su audio sobre “El crimen de Cuenca” dos pobres hombres en Cuenca se ven atrapados en la muerte del Cepa otro campesino que no aparecía. Los dos fueron torturados y luego encarcelados, y ante la sorpresa de todo el pueblo aparece el asesinado y lo único que dice es “me dio el a barrunto y me fui” y así dos pobres desgraciados pagaron un crimen no cometido. Cesar Vidal lo aplica a esta España del horror y a los que resistieron contra la mayor ESTAFA Y FARSA DE LA HISTORIA DE LA HUMANIDAD., LOS QUE NO SE VACUNARON. EL VENENO DE ESTOS BRUJOS SATANICOS JAMÁS SE TESTO.TENIAN PRISA PARA MATAR Y LA IGNORANCIA COGIO LA GUADAÑA Y SE VISTIO DE LUTO.
    Las palabras las resume el Cepa “me dio el a barrunto y me fui”. Gracias a los que han resistido gracias a todos por que con su acción la humanidad se salvara.
    Nunca más ningún asesino POLITICO, GOBIERNO, SANITARIO Y SU ELENCO, JUSTICIA, POLICIA Y LAS FARMACÉUTICAS,NOS RECLUIRA.
    Unámonos contra estos verdugos satánicos” para que nunca más ningún ruidoso amanecer perturbe esta tierra” . Ana de la Fuente del Buey

  11. Madre mía yo creo que vivir en este mundo de maldad casi no merece ya la pena vaya circo han montado y la gente se ha tragado es alucinante lo vivido y siguen con el discurso del virus que no existe y más pinchazos

Comments are closed.