Desde que comenzó la farsa de la pandemia hace ya casi tres años, todo lo que ha sucedido se ha llevado a cabo como si fuera una partida de ajedrez entre la mal llamada élite y sus víctimas, que somos todos nosotros.

A lo largo de toda esa partida de ajedrez nos hemos encontrado con todo tipo de movimientos y estrategias. Y como no nos estamos enfrentando a tontos, siempre tenemos que pensar en el objetivo oculto de cada movimiento, mucho más si tenemos en cuenta que a veces las estrategias han sido descaradas y burdas, como si se estuvieran haciendo los tontos.

SÍGUENOS EN TELEGRAM:

Tal y como hemos dicho antes en un artículo, ahora parece que las cosas están empezando a desmoronarse tras la intervención de la ejecutiva de Pfizer en el Parlamento Europeo, lo denunciado por Joseph A. Ladapo, Cirujano General de Florida o el diputado canario David de la Hoz, por poner solo algunos ejemplos.

Sí, ahora sabemos, casi oficialmente, que todo el asunto de las vacunas ha sido una farsa. Pero eso, para nosotros, no es ninguna novedad porque lo hemos sabido desde un principio. Es más, también desde un principio se nos ha dicho que la vacunación era experimental, que era voluntaria, que tenía que haber un consentimiento informado e incluso receta médica.

Pero estos dos últimos puntos no se han cumplido, el del consentimiento informado y la receta médica, y, aún así, muchos, voluntariamente, cedieron sus cuerpos para participar en una experimentación. Todo esto, aunque pudiera parecer que no tiene importancia, la tiene, y mucha, a la hora de presentar futuras reclamaciones. Imaginen las preguntas en un tribunal: “¿Usted consintió participar voluntariamente en esa experimentación, a pesar de no tener ni consentimiento informado, ni receta médica?” Poca salida hay ante una pregunta como esa.

El problema, ahora que está quedando demostrada la farsa de las inoculaciones y lo criminal de las mismas, llega en los orígenes de esa farsa. Porque ahora hay que hacerse la gran pregunta: ¿Realmente ha existido ese virus contra el que, supuestamente, se ha luchado?

Porque si se dan cuenta, cada vez que se le ha hecho esa pregunta a cualquier organismo público, como cuando Liberum preguntó al Ministerio de Sanidad, la respuesta ha sido no. Ningún organismo público o privado ha sido capaz de demostrar la existencia de ese virus. Todos ellos han reconocido que no tenían el virus ni aislado, ni secuenciado, ni puricado y que todo se había hecho a través de una supuesta simulación de ordenador.

Por lo tanto llega la siguiente pregunta: Si nadie ha sido capaz de demostrar la existencia del virus, ¿qué es lo que ha estado matando a la gente, además de las vacunas? Y la respuesta la podemos tener en lo que han denunciado desde siempre en la Quinta Columna o, por parte el biólogo Bartomeu Payeras, con sus estudios acerca de las radiaciones provocadas por las Antenas 5G y los famosos límites fronterizos de los contagios: en aquellos lugares en los que no había antenas, no había contagios.

Y todo esto es importante, por mucho que se desmonte el crimen de las inoculaciones ya que, de no hacerlo, volveremos a caer de nuevo en las siguientes que se quieran inventar.

Porque si todo lo que nos han dicho lo han basado en la diosa ciencia, hagamos nosotros lo mismo. Es tremendamente sencillo, mientras ustedes, expertos científicos, no nos demuestren la existencia del virus, nosotros no podemos creer que ese virus exista.

Además, basándose en esa misma ciencia, de momento lo que ha quedado perfectamente demostrado es que, donde había antenas, había enfermedad y donde no había antenas, no.

Viendo todo lo que hemos visto hasta ahora, lo único que podemos deducir es que no ha habido ningún contagio de nada. Lo único que ha habido es un envenenamiento de la población: tanto en la supuesta enfermedad, como en el supuesto remedio.

La última pregunta que nos queda por hacer: ¿habrá algún político en el mundo con la suficiente honestidad como para investigar esto?

11 Comentarios

  1. El Estado es una estafa. Como en todos los timos, el timador se vale de la mala fe del timado, en este caso los votontos que desean despojar a un panoli. Al igual que el Noos de Urdangarín, el Estado es una empresa privada que aparenta ser verdaderamente pública y tener fines no lucrativos. Como en muchas ONGs declaradamente caritativas, descubrimos que los gestores se llevan la pasta por medio de sueldos descomunales y que los gastos de administración se pueden llevar hasta el 90% del presupuesto. Por cada euro destinado a “sanidad”, los golfos, los burrócratas, el alto funcionariado parasitario y, por supuesto, el politicastro a cargo, se llevan muchísimos más. Eso sí, conchabados con la farmafia y sus sobornos a las “agencias del medicamento”, cuando no a los diputados en paraísos fiscales.

  2. Ustedes lo han dicho, no estamos liadiando con tontos, por lo tanto aqui no se esta desmoronando nada, simplemente nos hacen pasar de una fase a otra. Esto lo llevan haciendo los trileros desde que el mundo es mundo porque ¿quien acierta donde esta el guisante? Aquel que hace el papel de tonto con suerte que no es otro que el socio del trilero, ahora intente cualquiera acertar a descubrir donde esta el guisante, y hagalo tantas veces pueda hasta que lo hayan desplumado. y cuando el trilero y su socio hayan conseguido quitarle todo, entonces y solo entonces usted se dara cuenta de que lo han timado.

  3. Desde luego que las compañías de telecomunicaciones van por todas con el 5G,y aunque sabemos que si hay estudios sobre la repercusión de emf en el ser humano,son más bien pocos.Se hicieron estudios en N.Y. y se demostró que el 5G deja los glóbulos rojos sin oxígeno,dando sensación de asfixia,y cuando les ponían los respiradores era peor el remedio y morían,por qué el tratamiento debe ser otro.

    Aquí en España hemos preguntado a médicos de confianza y nos han dicho que todavía no hay suficientes estudios realizados sobre la radiación por 5G,y que no pueden opinar,a pesar de enseñarles quemaduras causadas con el móvil,será que en España van un poco atrasados en estos estudios?…no somos tan ingenuos las redes y satélites 5G son un gran negocio.

    También hemos leído esto:
    Mislav Kolakusic, del Parlamento Europeo, acudió a Twitter el miércoles 12 de octubre para anunciar que la compra de demasiadas vacunas contra el covid por parte de la UE es el «mayor ESCÁNDALO DE CORRUPCIÓN en la historia de la humanidad».

    Así que en realidad ya no tratan el tema de los efectos adversos de las vacunas experimentales,y los números de fallecidos por inoculaciones,sino solo el tráfico que han realizado con estas,o una corrupción evidente en su compraventa en la que nadie será juzgado ni condenado.

    Mientras tanto los medios de propaganda han lanzado una campaña para poner en duda la salud mental,de la gente despierta…lo de Trump es muy escandaloso,por que después de avisarle de mil formas e intentar asesinar y destrozar la casa de un hombre de 73 años,está muy estresado y dicen que tiene problemas mentales…mientras que del que si los tiene Joe Biden…no dicen nada.

    Así que ya sabéis,la campaña de cuestionar nuestra salud mental,campaña otoñal,está dirigida hacia nosotros.

  4. Llaman por teléfono para decir que nos vacunenos,les decimos no gracias,y dicen:bueno no es obligatorio…y nos viene en mente aquello de:

    Bebiendo un perro en el Nilo
    al mismo tiempo corría;
    -Bebe quieto -le decía
    un taimado cocodrilo.
    Díjole el perro, prudente:
    -Dañoso es beber y andar
    ¿Pero, es sano el aguardar
    a que me claves el diente?.
    ¡Oh, qué docto perro viejo!
    Yo venero tu sentir
    en esto de no seguir
    del enemigo el consejo.

  5. Pfffff aiser no probó la protección contra la transmisión de los pinchazos – y hasta le da la risa a la pájara Small cuando contesta- porque no en ningún momento ha habido tal transmisión.

    Al final casi todo el mundo incluso los más avezados “negas” acaban besugueando en su terreno, el de “ellos”. La clave de todo, la piedra angular de la plandemia, era el supuesto “supercontagio”. Esa es la GRAN TROLA desde el principio. NADIE ha demostrado tales contagios, sólo se los ha identificado FRAUDULENTAMENTE con el maldito “positivo” del “test” FRAUDULENTO. Y no se debe olvidar este punto fundamental porque aparte de la descomunal estafa delictiva de la comercialización de los pinchazos tóxicos de la busura extrayendo millonadas de los países, hay muchísimos otros MENTIROSOS que fueron los que allanaron el terreno para este incalificable CRIMEN y se han encargado de mantenerlo.

    Ni olvido ni perdón.

    • Efectivamente, nadie se entera de nada.
      Lo que nos lleva a la conclusión de siempre. El problema nº 1 es el monopolio de la mafia mediática.
      Cualquier tipo de reacción que decida dejarse ya de palabritas tiene que empezar por ellos.

      • Como el peliculón de “V de Vendetta”, que hackea todos los mass mierda para difundir su mensaje y la verdad al pueblo estafado, recomendada al que no la haya visto, muy actual, hace muchísimo, pero la recuerdo como un peliculón sin fallas, muy didáctica.

  6. Esto ha sido un experimento si, pero SOCIAL, para ver dónde están nuestros límites, porque los cientos de efectos secundarios que omitieron mientras mentían acerca de la supuesta inmunización demuestran que ellos LO SABIAN, por supuesto

  7. Pfizer confiesa que no sabían si su vacuna era efectiva contra el Covid cuando la vendieron: “Teníamos que movernos rápido”

    Sólo con esas declaraciones hay motivo suficiente para encausar DELITOS de :
    -GENOCIDIO CONTINUADO,
    -FALSEDAD EN DOCUMENTOS PÚBLICOS, AL NO PROPORCIONAR INFORMACIÓN VERAZ.
    -ENCUBRIMIENTO DE TODA LA DOCUMENTACIÓN Y COMPOSICIÓN DE LOS SUEROS LETALES.
    -COACCIONES ESPURIAS CONTRA ORGANISMOS PUBLICOS EN TODO EL MUNDO PARA FIRMAR CONTRATOS CON CLÁUSULAS ABUSIVAS.
    -MAQUINACIÓN PARA ACAPARAR EL MERCADO,…
    -CONTRA LA SALUD PÚBLICA POR ALTERAR O INVENTAR PROTOCOLOS DE INVESTIGACIÓN Y APROBACIÓN
    Etc,etc…

    Y esa imputación no debe dirigirse solamente contra esos canallas directivos de PFIZER (o de cualquier otra Empresa o Laboratorios Farmaceuticos) sino también contra los dirigentes responsables de cualquier departamento que haya cincedido autorizaciones , ya sean autoridades sanitarias ministeriales, consejeros en materia de sanidad o dirigentes de Agencias Gubernamentales que permitieron la compra y ejecución de los planes de exterminio y enriquecimiento (ahora ya tan evidentes) de la Plandemia.

    A esta individua criminal,…a esa satánica bruja habría que preguntarle:

    ¿A qué venía tanta urgencia en poner esos sueros experimentales en miles de millones de cobayas humanas, sin haber efectuado los elementales estudios y protocolos concienzudos de investigación previa como con cualquier otro fármaco?

    ¿No será que pretendían inocular con productos tóxicos transgénicos a la mayor parte de la humanidad para convertirles en seres transhumanoides como consecuencia de la implantación de la criminal Agenda 2030, conociendo perfectamente y de antemano los gravísimos efectos letales secundarios de esos productos tóxicos iniculados?

    O ¿ Ésas prisas se debían además de lo anterior, a acaparar la mayor cuota de mercado mundial para vender -coacciones mediante – a todos los gobiernos posibles en Contratos con cláusulas abusivas , y además ocultando la composición letal y experimental de los venenos transgenicos?.

  8. Conclusión:

    No juegues al juego del guisante. A la ruleta rusa ni te cuento.

    Era tan sencillo como eso. Pero claro, la vanidad entra en juego siempre y en todo momento, cuando se trata de seres humanos. El interesado aprovechado o no, se vale de la adulación para convencer/seducir a su víctima. Salvo masocas que les va el palo directamente, al resto le gusta que le regalen el oído (aunque en el fondo se dé cuenta de la exageración o no se reconozca en la virtud que le atribuyen). A la modestia y la humildad se las tiene muy infravaloradas por una gran mayoría. Muchas personas piensan que un poco de vanidad es inocuo, que no hace daño, que “empodera” (“quierete”, el “yoismo” de aquel anuncio de infusiones, el “nadie es mejor que nadie del Colacao. Que pelma estoy con la publicidad, verdad?), en lo que no reparan es en que es exponencial, que no se queda simplemente en “un poco”, que es un monstruo que se te apodera (como todo vicio), que no es controlable. No se dan cuenta que ambas, humildad y modestia son poderosos escudos contra la manipulación. Así fue como tantos sin darse cuenta cayeron en la trampa (igual que el sobrado que cree que va a superar al trilero, muerde el anzuelo y acaba desplumado).

    El slogan publicitario iba directo a la vanidad: “solidaridad”, “responsabilidad” y “bien común”. A quién le gusta ser considerado insolidario, irresponsable y egoísta?…….a nadie, la inseguridad también jugó su papel. Quien como nosotros, no se deja definir, considerar, paralizar o influir por lo que opinen de él, no cayó en la burda trampa de la seducción. Es que, hay que tener un poquito de amor propio. Yo no digo que sea inasequible a la tentación ni que sea imposible seducirme, pero por favor…….seduce el don Juan por su habilidad y sus encantos, o es que doña Inés es inocente, cándida, incauta y boba – además de vanidosa – de solemnidad?. Pues ahí está la clave: mucho seductor de poca monta y mucha boba con ganas de sentirse alguien es lo que ha habido aquí.

    La sana desconfianza es vital para todo en esta vida. To er mundo no es güeno, confiar en que esta vez iba a ser distinto, en que gentuza de demostrada mala fe se había redimido – y sin prueba alguna de esa redención – fue de una temeridad pasmosa. “Seguras y eficaces”, los beneficios superan a los riesgos” (lo dice el gobierno en la tele, santa santorum de la verdad revelada) fueron los sloganes-bálsamo acalla consciencias, temores, inseguridades y mecanismos de protección naturales e innatos en el ser humano. Aquí fallaron tanto el instinto de conservación como el de supervivencia y también el principio de prudencia. Pero todo ello no hubiera fallado sin el componente de vanidad de una sociedad profundamente podrida por el hedonismo del “porque yo lo valgo” del Loreal (otra vez mi obsesión con la publicidad, sorry).

    Y luego está aquello de las señales que llaman a la prudencia. Dónde quedó ese sexto sentido, ese mecanismo de alerta interior, ese instinto, ese hacerle caso a los signos que nos avisan de que algo no va bien?. “Seguras” y al mismo tiempo muriendo y enfermando gente?. “Eficaces” y las muertes y supuestos contagios sin parar de subir y con ellos las restricciones (eufemismo de represión y vulneración de derechos y libertades salvaje, porque al mierda y sus cuates les daba la real gana y tenían que aparentar que hacían algo o simplemente seguían el manual )?. Los “beneficios” traducidos en más perdida de libertades “por nuestro bien”?. Ese era el supuesto beneficio a futuro: sacrificate hoy para tener la ganancia mañana. Dónde quedó ese beneficio que no disfrutaron los que se fueron quedando por el camino?……en realidad no importaba pues ninguno hemos importado nada, nunca estuvo en la mesa “devolver” lo arrebatado, el fin último nunca fue volver atrás sino seguir hacia delante en su plan de exterminio y esclavitud. Eso es lo que, desgraciadamente, siguen sin ver los Federicos de la vida superinyectados y orgullosos de su imbecilidad supina (ni los que les siguen cual dioses infalibles). Vaya beneficio que no se veía por ningún sitio, más que en alguna “migaja” suelta, como en el: “venga, os dejamos salir una horita al parque”, tal cual si fuéramos niños de pecho o perros esperando su premio de consolación por haber sido tan buenos y obedientes. Humillante es poco, pero claro, para percibir la humillación primero hay que tener dignidad. Convirtieron la libertad individual en un premio, ahí estaba la perversión de origen, pero como somos mierda sin dignidad, orgullo ni amor propio, lo aceptamos sin rechistar.
    Los beneficios superan a los riesgos”……este slogan es sublime lo mires por donde lo mires. Directo a la línea de flotación de la estulticia humana: la mayoría piensa que las cosas siempre le pasan a otros, que a ellos no les va a tocar la china, pura “solidaridad”, pura piedad y puro compromiso con el bienestar de otros (bien común) ¡Sí señor¡. Es curioso como actúa la “solidaridad” en estos casos, hacia esos “otros” siempre hay un componente de desprecio: es que era un tonto, un descerebrado, un imprudente, un temerario, se la estaba buscando, tanto va el cántaro a la fuente (“la segunda, la tercera dosis y las que hagan falta”, chulería encima)……. ¿Imprudentes? ¿Temerarios? Eso siempre son los “otros”……pura disonancia cognitiva.
    Todo eran señales inequívocas de, por lo menos, tomadura de pelo, o sea, de falta de respeto total y absoluta, hecho en si mismo y más allá de la más que evidente peligrosidad, suficiente para haber dicho NO.

    Siempre es el ofensor el que habla de perdón y olvido, el que te acusa de rencor, el que te llama vengativo, el que tiene prisa en pasar página, el que quita importancia al asunto, el que te llama exagerado, el que te hace sentir mal con tu propia conciencia, el que confunde tu mente y tu espiritu, el que banaliza lo grave y le resta importancia, el que le da la vuelta al asunto para que parezcas tú el miserable rencoroso que no quiere perdonar, el que manipula de tal modo que acaba siendo él tu victima. Todo para qué? Para no pedir perdón ni reparar el mal hecho e irse de rositas. En esas están y las víctimas fustigándose por no haber estado a la altura de las circunstancias, por haber fallado, por no haberse muerto en tiempo y hora, y seguir siendo una molestia, un grano en el culo de sus amados amos. Os acordáis de Bubby el personaje de Harry Potter?….eso, “eso” son.

    Por la vanidad anterior y por el orgullito posterior, nos vemos como nos vemos. Aquí nadie reconoce nada, ni su propio miedo a equivocarse antes, ni la duda durante, ni la sospecha de haberse equivocado después. Ahora ante la más que evidente constatación de la equivocación, sigue el disimulo, siguen sin ser sinceros los unos con todos, los otros consigo mismo. Dónde quedaron todas esas “virtudes” de tantos?. Solidaridad, responsabilidad y bien común?….. dónde, dónde?……….. miren a su alrededor.

    En la puerta de un bar QR (orgulloso) en mano, me dejé la solidaridad.
    Ante una cerveza me quite el barbijo y la responsabilidad.
    Y el bien común me importa un pijo, yo no compré tamaña necedad.
    Del vicio hago virtud y que viva la laxitud.
    Eso sí, no lo hagas tú.
    No me tires tus gotículas que yo ni sudo, ni huelo ni me tiro un pedo.
    No te juegues mi salud y lo que pase con tu libertad me importa un bledo.

    Ahí tenéis a los “solidarios”, “responsables” y los que miran por el bien común. Dime de qué presumes………

    Saludos irresponsables, más como vosotros quisiera yo.

Comments are closed.