Hoy se llama reset a lo que antaño se llamaba revolución. Y las grandes revoluciones (the big resets) se ingeniaron a través de un mismo mecanismo que repiten una y otra vez. Y lo repiten porque funciona (¡vaya si funciona!): una polaridad controlada de dos bandos en oposición aparente y aliados en esencia. Por un lado, una facción mayoritaria y radical que impone el cambio. Por otro, una facción minoritaria y moderada que finge oponerse a tal cambio en su forma más cruda. Los dos movimientos son necesarios para cualquier big reset, como sístole y diástole del ritmo cardiaco, o como fuerzas centrífuga y centrípeta de cualquier revolución. Por ejemplo, en la Revolución Francesa, esa dinámica la ejercieron los jacobinos y los girondinos; en la Revolución Rusa, el mismo papel desempeñaron bolcheviques y mencheviques. The Big Reset francés fue una revolución burguesa perpetrada por abogados. The Big Reset ruso fue una revolución proletaria ejecutada por intelectuales marxistas. ¿Y The Big Reset del siglo XXI, de la Agenda 2030? Es una revolución transhumanista con coartada sanitaria. ¿Cuáles son sus dos facciones activas? Los científicos: oficialistas y disidentes. Los académicos: los integrados en el sistema y los rebotados. O más concretamente, los médicos: los médicos por la verdad y los médicos sin más, a secas.

SÍGUENOS EN TELEGRAM:

Y así como el enrevesado lenguaje de los juristas de la revolución francesa hizo la ley ininteligible para los ciudadanos de la república; así como la delirante dialéctica marxista-leninista exasperó a los campesinos expropiados de sus tierras; el dizque debate pseudo científico alrededor del covid y el virus sars-cov-2, ejerce de cortina de humo para imponer la biotecnología que el paradigma transhumanista necesita. ¿Libertad, Igualdad, Fraternidad? ¡Qué va! Guillotina, masacre y guerras napoleónicas. ¿Utopía socialista y supresión de las clases sociales? ¡Las narices! Hambre, purgas y estalinismo. ¿Sostenibilidad, Democracia y Salud? ¡No te lo crees ni tú! Vete abriendo los ojos: detrás de este Big Reset está la imposición de un control informático-neuronal inexpugnable, la imposición de un sistema nervioso social basado en Inteligencia Artificial, y la ejecución de un genocidio de diseño, preciso y escalonado.

¿Aceptaría un médico que poco o nada tiene que decir en esta situación? Jamás: su orgullosa identidad y su número de colegiado se lo impiden. ¿Aceptaría un médico su incapacidad para dar respuesta a asuntos relacionados con tecnología, bio-informática, e Internet de las personas y de las cosas? Resulta improbable: tendría que renunciar al suculento estatus que le brinda su condición de doctor. ¿Aceptaría un médico no tener ni pajolera idea en esta materia, y que precisamente por esa ignorancia suya le han autorizado a hablar? Por mucho que un médico diga estar “por la verdad”, se debe a la estructura academicista que le ha dado autoridad. Por mucho que diga ser disidente, si es médico, pertenece al establishment médico que lo privilegia. Por mucho que diga oponerse a la tiranía, su límite de disidencia lo encontrará en el momento en el que la verdad amenace su condición de médico. ¿Médicos por la verdad? Ante todo, “médicos”; y luego el complemento circunstancial, “por la verdad”. Quizás habrían gozado de más credibilidad si se hubieran presentado como “Verdaderos por la Medicina” …  pero ya todos, a estas alturas, identificamos a médicos, biólogos y demás titulados que se presentan “por la verdad”, como los girondinos del covid, los mencheviques del sars-cov-2, los moderados de la proteína spike, la disidencia controlada que la agenda transhumanista necesita para imponerse. Unos ejercerán de tontos útiles; otros de inútiles que se pasaron de listos, pero a muchos nombres propios que evitaré citar aquí, ya les tenemos calados.

 

4 Comentarios

  1. Yo creo que entre tanta mentira que han soltado con el cobicho que han quedado no como mentirosos sino como unos inutiles que reciben ordenes y actuan como robots siendo una mayoría y muy pocos los que han defendido lo correcto. El tiempo y la justicia pondrá a cada uno en su sitio.

  2. El texto, hasta llegar a su último párrafo, es Espectacular Lomas, Bravo…

    En mi opinión, habría mejorado terminando con las preguntas que plantea sobre los médicos, sin criticar un asunto que es complejo…

    Hoy no se sabe quién es quien, sólo se puede estar seguro al 100% de uno mismo… el diablo toma formas insospechadas.

    Dudar y acusar a otros Nos divide, y puede que el Autor tenga razón… pero es más útil centrarnos en las soluciones que mirar al que tenemos al lado…

    Como dice Jonatan, muy pocos han defendido lo correcto… en mi opinion esto es lo grave…

  3. Lomas lo más… cuanto ingenio malgastado, digno de Quevedo.
    Con disidencia así cualquiera en el poder dormirá tranquilo muchos años.

Comments are closed.