En España hay muchos bandos, pero debería haber solo dos: por un lado todos los ciudadanos y por el otro, los políticos y siervos que tienen en los medios de manipulación, que no son más que simples brazos que mecen la cuna en beneficio de intereses políticos y de eso que se llama estado.

Y también decimos lo de los dos bandos porque nunca antes, como ahora, está quedando tan sumamente claro que el estado es nuestro enemigo, una apisonadora que se lleva por delante lo que haga falta con tal de conseguir los objetivos de esos miserables que lo forman, incluso la vida de muchos de los ciudadanos. Para eso no les tiembla el pulso.

Y ahora, en ese estado fallido que es España, se está produciendo uno de esos momentos bochornosos, a los que tan acostumbrados estamos los españoles: la negociación entre PP y PSOE para colocar a sus peones al mando del Consejo General del Poder Judicial. Y en esas negociaciones, ambos bandos tienen sus brazos armados mediáticos.

Hoy queremos referirnos a uno de ellos, al servil director de ‘El Diario’, a Ignacio Escolar. Fiel a su sectarismo y a su servilismo, Escolar quiere intervenir, también, en esa negociaciones para agitar el gallinero, el suyo, el de sus lectores. Y no se crean que lo hace pidiendo limpieza e independencia en el poder judicial, lo hace decantándose por uno de los bandos políticos, como era de esperar.

“Hoy escribo sobre la negociación frustrada para renovar el CGPJ. ¿Dónde está el rey? ¿A qué espera para actuar ante el secuestro del Poder Judicial?” “No solo el PP está incumpliendo la Constitución. Tampoco vela por ella el rey, que tiene entre sus obligaciones legales arbitrar y moderar “el funcionamiento regular de las instituciones”; algo que no se cumple en la Justicia desde hace casi cuatro años sin que Felipe VI haya hecho nada por remediarlo”.

Con este artículo, Escolar demuestra que lo del “funcionamiento de las instituciones” a él le importa, pero sí sale beneficiado. Apuntarse a uno de los bandos que se reparten el poder de forma intermitente siempre es rentable. Y él es el vivo ejemplo de lo que estamos diciendo. Otro figurín más de este teatro de variedades que es la política española. Otro figurín más, completamente prescindible.

 

 

8 Comentarios

  1. El CGPJ no debe renovarse debe de desaparecer y procesarse a todos los que lo forman desde el primero hasta el ultimo.

  2. No debería existir ni CGPJ ni TC. ¿Es que los jueces no saben interpretar la Constitución.

    Los tribunales superiores deberían estar constituidos por los jueces con mas experiencia y demostrada imparcialidad, aún así la honestidad dura lo que dura la virtud, no veo yo muchos defensores del Alcazar entre las togas vestidas de demócratas.

    La mejor explicación y producto de la democracia que se dieron es la asociación “Jueces para la democracia esperando a Godot”

  3. yo desconozco si los políticos, jueces, periodistas y resto de personal se dan cuenta que Sánchez lleva mas de cuatro años aplicando la misma estrategia que utilizó Hugo Chávez para hacerse con el poder e impedir que volviera a gobernar la supuesta oposición.

    Me gustaría recordar a todos los que decían que “España no es Venezuela” que lo mismo pensaban los venezolanos, y cuando se dieron cuenta que si podía pasar, ya había pasado, y no hubo manera de revertir la dictadura que ya estaba implantada en todos los estamentos del estado.

    O los españoles espabilan o están muertos, que nadie que se haya perdido en estúpidos análisis se queje ahora ni luego porque es sencillamente cómplice.

  4. Coincide con los Royuela, en lo de exigirle al rey que cumpla con su deber de proteger la constitución y al poder judicial; solo que su causa, la de Escolar, es más causa que otras… (es ironía, lo digo por los excesivamente puros de pensamiento)

Comments are closed.