La revista Encounter publicaba hace unas décadas un artículo del escritor Des Griffin en el que citaba las palabras del que fue consejero de Seguridad nacional del gobierno de Jimmy Carter, miembro de la Trilateral y del Consejo de Relaciones exteriores (CFR), Zbigniew Brzezinski: 

“La Era Tecnocrática está dando lugar a una sociedad cada vez más controlada. Esta sociedad será dominada por una élite formada por personas libres de valores tradicionales […] que no dudará en realizar sus objetivos mediante técnicas depuradas con las que influirá en el comportamiento del pueblo y controlará y vigilará con todo detalle a la sociedad […] llegará a ser posible ejercer una vigilancia casi permanente sobre cada uno de los ciudadanos del mundo”.

¿Controlar y vigilar a los ciudadanos del mundo en todo momento? Parece que está hablando del internet de las cosas. Sorprendentemente, estas palabras tienen más de cincuenta años y, sin embargo, están describiendo la situación actual, prueba de que el plan de quienes diseñan y dirigen el mundo se está siguiendo implacablemente. Lo mismo que el anuncio de Bill Gates hace un tiempo, cuando habló de virus, pandemias, chips y vacunas de puntos cuánticos, o tantas otras voces que adelantaron lo que se estaba gestando para la sociedad de un futuro muy próximo en las cloacas del sistema.

Pero las élites han dado un paso más en cuanto a la utilización de la tecnología y ellas mismas reconocen a través de sus portavoces que esta humanidad está a punto de dejar de existir para dar paso al hombre del transhumanismo. Por eso se habla de la Industria 4.0 o la Cuarta revolución industrial, que no se refiere exclusivamente a las máquinas sino a los seres humanos. Ahora no solo se trata de manipular la conducta humana, sino de cambiar su esencia evolutiva introduciendo tecnología y nanotecnología en sus cuerpos para crear zombis transhumanos, con códigos MAC y fecha de caducidad; dirigidos por la inteligencia artificial y estimulados por campos electromagnéticos a través de nanopartículas y chips regulados desde el exterior: amplificando los estímulos cerebrales, implantando falsas memorias, borrando historias vividas y propiciando cambios de ánimo a voluntad para crear frecuencias de baja vibración o incluso suicidios individuales o colectivos. Entiendo que esto es escalofriante, pero es la realidad y, cuanto antes lo admitamos, antes empezaremos a poner remedio. Mi consigna es que, a pesar de todo y pase lo que pase, nunca debemos olvidar nuestra parte espiritual ni nuestro poder cuando vibramos en la frecuencia del Amor incondicional. Hoy, más que nunca, debemos poner en práctica los valores que nos ennoblecen.

Estos tiempos de miedo y de incertidumbre, que quizá nunca habíamos pensado vivir, son muy interesantes e iluminadores a la vez. Son situaciones de lucha, pero muy propicias para indagar en el eterno enigma de quiénes somos, de dónde venimos y a dónde vamos. Hablamos desde la perspectiva de la evolución humana en este plano material, prisioneros de la dualidad e inmersos en lo que parece ser un gran sueño que se expresa en una suerte de holograma gigante que no llegamos a comprender. Posiblemente estemos aquí, en este oportuno momento, por algo que se nos escapa: quizá lo hayamos elegido, quizá por mandato, por sorteo o quién sabe la auténtica causa. Toda la existencia es un gran misterio, sobre el cual el ser humano no ha dejado de hacerse preguntas desde que tiene conciencia de sí mismo. Sin embargo, nunca el hombre como especie tuvo tanta responsabilidad como ahora, en esta encrucijada que nos obliga a elegir entre desmarcarnos del rebaño y ser libres, o continuar en la manada, donde solo cabe la estabulación y la aniquilación de nuestra esencia. En una palabra: la separación de lo divino.

Como en casi todos mis artículos, redundo en la idea de dominio y control, eje y objetivo último del gran complot mundial, así como el aspecto multifactorial de esta distopía. Control, no solo de cuerpos y mentes, sino de almas. Así pues, las reiteraciones son intencionadas. No hago más que utilizar su misma táctica, asentado en sus protocolos bajo epígrafes tan sustanciosos como: “controlar el mensaje” e “inundar la zona”. Y eso solo se consigue con la reiteración sistemática, de acuerdo a la dinámica del márquetin para manipular conciencias. Además, afortunadamente, siempre hay lectores que se acercan, por primera vez, a estas ideas alejadas de los bulos oficiales.

Marzo de 2020 marca oficialmente el fin de un ciclo y el comienzo de otro: podemos llamarlo Apocalipsis, según nuestra tradición judeocristiana, Kaliyuga si nos atenemos a la nomenclatura oriental, o la Cuarta revolución industrial, en un lenguaje más acorde con los tiempos, empleando el término de Klaus M. Schwab, cara visible de la multicolor Agenda 2030. 

En cualquier caso, no es un problema de virus, sean estos naturales o de laboratorio, las llamadas quimeras. Lo que se esconde tras la cortina del gran teatro covidiano es mucho más complejo. Las teorías víricas son solo estrategias para provocar el miedo a la muerte –la emoción más profunda del ser humano— y, consecuentemente, la obediencia ciega ante cualquier orden o imposición. Esto no quiere decir que no se esté experimentando en laboratorio desde hace décadas, y de ello tenemos un variado catálogo de esperpénticos ejemplos. La práctica del bioterrorismo por parte de los Estados es un secreto a voces, del que somos cómplices silentes.

Amigo lector: todo el montaje de la covid con los diversos flecos de la coloreada Agenda no es más que la estrategia para aniquilar a la humanidad del sapiens de la que formas parte. ¡Despierta y defiéndete!

Si algún youtuber desea reproducir este texto o parte de él para la locución de su vídeo o para cualquier otro uso, debe pedir autorización y citar la fuente al principio de la narración.

gcomunicacion@laregladeoroediciones.com

 

9 Comentarios

  1. El mundo que hemos conocido no es lo que parece.

    Políticos corruptos

    Sociedades secretas

    Traición

    Drogas y trata de personas

    Pedófilos de élite

    Chantaje

    Lavado de cerebro

    Ataques de bandera falsa

    Ceremonias satánicas

    Fugas de Inteligencia

    Todo está aquí y mucho, mucho, más.

  2. De momento lo más transhumanista son las máquinas de ‘votacion’,que ni siquiera cuentan los votos sino que hacen estimaciones.

    Viendo lo que ha ocurrido en EEUU,o en España o en Francia,lo que ahora ocurre en Brasil…donde las mafias tienen sus propios electores…y viendo lo del gaseoducto bombardeado,o como se queman los coches eléctricos…nos damos cuenta de este transhumanismo es tan frágil y tan fácil de manipular,pues solo funciona con electricidad.

    La semana pasada atentaron en Francia contra unos cables submarinos de internet,esto afecta a nivel mundial,nadie sabe quién ha sido claaaro,pero mira por donde que se acercan nuevas elecciones,pero qué casualidad.

    O los fabricantes de microchips,sin algo tan pequeño sus sistema deja de funcionar,la tecnología militar rusa utiliza chips norteamericanos,los chinos los fabrican mejor que los rusos pero no lo suficiente,al final siempre ganan los mismos.

    Otro conflicto es cuando la soberbia de muchos que creen saberlo todo o que actúan como si fuesen dios y usan tecnologías muy sensibles y peligrosas como las armas biológicas,sin medir las consecuencias…como puede ser moral obedecer unas leyes amorales?,eso ni siquiera son leyes,son basura.

  3. Me encantan los artículos de Magdalena del Amo. Creo que tiene una percepción profunda de los hechos pasados y presentes, y aún así mucha humildad, que no resignación. Es consciente del obrar misterioso de Dios, de que el mal de hoy puede ser el milagro de mañana, de la imposibilidad del ser humano para entender algo más de lo que implican que 30 o 40 años. Sin embargo, hemos de luchar contra el mal, ese es nuestro papel.
    Me quedo con estas palabras de su artículo: “Entiendo que esto es escalofriante, pero es la realidad y, cuanto antes lo admitamos, antes empezaremos a poner remedio.”

  4. El futuro no está escrito. Depende de todos nosotros que esta gente se salga con la suya o no. Lo vamos a permitir?

  5. Instala una APP como Quail u otra que detecte señales de Bluetooh y activalo donde haya gente, fliparas de lo que ves, señales MAC alfanumerica de Humanos Transhumanizados por la Nanotecnologia de los Pinchazos,

    Pobres personas que desencarnaran en pocos años por la Transgenesis morbida, esto ya lo expuso el Dr Luis M de Benito, pero lo puedes comprobar facilmente y seria bueno que lo expandieras a ver si asi espabila algun abogado, juez, policia, CNI, Politico, Ejercito,,,

  6. El miedo a la muerte es un velo que sostiene el laberinto psicológico del sometimiento. Cuando se corta el aliento, el latido, el mañana, el cuerpo tiembla de imposibles y tú, abismado ante el espíritu que perdiste en manos del olvido, te aterrorizas de frío y de ceguera. Y no ves y no sabes y te pesa el lastre y lo vivido. Ahí, en ese momento, el miedo juega a ser rey, pero es bandido. Solo tú, espíritu rescatado de los fangos, puedes mirarlo de frente y sonreírle, pues recuerdas que el miedo es el resorte, el as en la manga que se guarda, el maligno embustero y traicionero, justo para alejarte del recuerdo antes del gran salto, el último, el definitivo, ese que te devuelve hasta el Ti Mismo; ese que te regresa al origen del espíritu del cual te extraviaste.

    Saludos cordiales

  7. Señores abramos conciencias, en este enlace verán lo que se cuece, pero no desde ahora, sino de esta rastrera política de servilismo a EE UU y la Pérfida Albión y de la revolución de colores implementada por Giorgy y la CIA, estamos, y lo he dicho mil veces a las puertas de una Tercera Guerra Mundial, estos degenerados que se creen Dioses, no van a dejar que un pais como Rusia se haga grande al igual que China y además asistir al entierro de la City y N.Y., además contada con gente precisamente no muy comunistas que digamos (Oliver Stone), aunque el comunismo rancio esta erradicado, más bien se trata de un sistema neofeudalista que quieren imponer a la fuerza, os dejo enlace por si queréis verlo, no tiene desperdicio. Saludos
    https://www.arcoiris.tv/scheda/it/40680/

Comments are closed.