El vocablo “agradaó”, se da solo  de Despeñaperros para abajo, especialmente en Sevilla pero que posiblemente se extienda por toda Andalucía y también por parte de Extremadura.  Palabra, que va muy en paralelo a la existencia del “Señorito Andaluz” y al clásico “vasallo”, que siempre le ríe la gracia. Conocido también como, “pelota” “lameculos” , y un sinfín de adjetivos que en definitiva se da a la gente que se arrastra en cualquier situación y ante cualquiera, a la búsqueda de un beneficio personal. Como saben, razón fundamental para que estas regiones mencionadas, vayan siempre unos cuantos pasos por detrás en cuanto al desarrollo social y económico, del resto de las que están más al norte.

Por otro lado tenemos también la gente que “se la coge con papel de fumar” a la hora de aplicar las leyes, muy cercano a aquel individuo que definiera Benito Juárez con aquella célebre frase “malditos aquellos que abusan de los más débiles, para luego humillarse ante los poderosos“  en general, gente no siempre carente de formación, aunque sí de sentido común, de sentido de la lógica, por supuesto, del sentido de la Justicia, y en muchos casos gente encantada de ejercer  el despotismo contra sus congéneres.

Todo esto viene a cuento por un escrito que he visto hoy repetido, en los dos principales diarios locales de Sevilla,  titulado “Sobre la falta de humanidad y el mal entendido servicio público en la Policía Local de Sevilla” escrito que copio y pego literalmente; 

Tengo legalmente reconocida una incapacidad para la movilidad del 33 por ciento, por lo que necesito un bastón para desplazarme. Ayer para tender un asunto particular, tuve que desplazarme en el coche de mi hija a la zona de Felipe II. Como saben, una zona en general colapsada de tráfico y en la que es casi del todo imposible, encontrar una plaza de aparcamiento a media mañana. 

Tras una hora dando vueltas por la zona, al observar  en distintas pasadas tres plazas de minusválidos desocupadas  y juntas frente a la iglesia de San Carlos Borromeo, en la calle Jorge Guillen, dada se mi desesperación, aparque en una de ellas, dejando libre, dos de ellas  –al rato cuando volví, las dos restantes, seguían estando desocupadas- durante mi ausencia, deje en  el parabrisas del coche mi tarjeta de minusválido, con mi nombre, mi D.N.I. y  el grado de mi discapacidad. Cuando regrese, el coche había sido denunciado por un agente de la policía local. En la denuncia detalla claramente el agente que ha observado la existencia de la tarjeta de mi minusvalía pero no,  la tarjeta que permite el aparcamiento en una de esas plazas.

Es muy probable que la literalidad de la ley apoye la actuación de este agente de la Policía Local de Sevilla. Pero yo desde aquí aprovecho para recordar que este cuerpo de policía,  no está para hacer la puñeta al contribuyente, más bien al contrario, para ofrecer servicio al ciudadano, aunque todos los sevillanos sabemos, la forma de actuar de muchos agentes de este cuerpo; aplicando la ley a rajatablas en unos casos, para hacer la vista gorda en otros. Independientemente de la falta de vocación de servicio público que ha demostrado este agente, para mi es aún peor, la carencia de humanidad. 

No puedo estar mas de acuerdo con el mismo, la gente que en general hace este uso literal de la ley, en la mayoría de los casos, desconoce que el desarrollo, su articulado, en muchos casos no es fiel al “su espíritu” y debido a que los responsables de desarrollarla, unas veces por incapacidad y otras por mala voluntad. Es por ello que la gente con sentido de la justicia y con capacidad para razonar, casi diría que se apoyan fundamentalmente en el preámbulo y sólo utilizan el articulado para salir de alguna duda en caso de tenerla y para hacer mención del mismo, para facilitar la comprensión de una resolución.  Es por ello que coincido plenamente en la manifestación de este señor, cuando dice que “seguramente, la literalidad de la ley avala la actuación del señor policía”

Pero dicho todo esto, debo de recordar aquí y aprovecho estas páginas, para incidir en que  la Policía Local,  es uno de los muchos “colectivos aventajados”, este de los más aventajados que hoy tiene el Régimen Español. Tiene un convenio colectivo que ya lo quisieran los suizos, si los  ciudadanos de Suiza,  el resto de españoles, ni les cuento. Es por ello que están obligados, y digo obligados, a ser más sensible y más respetuosos,  con la gente que al final, es la quien le paga su “buen vivir “

Siempre se ha dicho que las leyes son más justas cuanto más flexibles son. Este señor… que prisa seguro que no tenía, seguro que vio, las restantes dos plazas que no solo no es que no estuvieran ocupada en ese momento, es que son plazas que generalmente, están desocupadas -paso por allí con mucha frecuencia-  y también, tendría que haber evaluado el daño o la necesidad, de ese señor al ocupar esa plaza, al resto de las personas, vuelvo a recordar, un señor con una minusvalía, un señor que se vale de un bastón para poder caminar. Dadas estas circunstancias, el señor agente muy bien pagado y seguro que sin prisas, podría haber pensado un poquito, podía haber tenido en cuenta, estas circunstancias, y haberse acordado en esos momentos de que él, es un servidor público, y que por ello,  está para beneficiar a la sociedad y no para como dice el manifestante, para hacerle la puñeta a los demás. Lo de la “humanidad” va más con la bondad de las personas, y además se ejerce altruistamente…por lo que no haré comentario alguno.

En fin, seguimos en lo mismo de siempre; Como dice el viejo refrán  “Gratis y además poniendo la cama”

 

También te puede interesar...


Artículo anteriorMarlasKapone cesa a un responsable policial por denunciar lo que todos sabemos
Artículo siguienteEl presidente tiene mal de ojo
Faustino
Terminadas mi obligaciones genéticas; lo de cultivar los árboles, garantizar la continuidad de la especie y escribir un libro, me dedico a darle voz a todo lo que me descuadra en mí de rededor, muy especialmente la falta de justicia en su más alto concepto. Cuando no lo hago, escucho la voz de mi padre que me recuerda que "nunca se ha escrito nada de ningún cobarde". como apenas puedo dar voz, escribo pequeños textos para intentar suplir "mi afonía" y además me esfuerzo intentando que lleguen a la gente. Tengo infinidad de escritos publicados en "círculos menores" He sido pregonero de la Semana Santa de mi ciudad, Tomares. He publicado la novela; Costalero de Sevilla, Mi blog personal es Incorrectamente Político, encabezado por una foto de George Orwell y su más célebre frase: Periodismo es publicar aquello que alguien no quiere que publiques, todo lo demás son relaciones públicas.

5 Comentarios

  1. Esbirros indecentes.
    Ojalá que, cuando tengan algún problema con otras administraciones (y que tengan muchos) los traten como ellos tratan a sus conciudadanos.
    Ni más ni menos.
    Karma puro y duro.

  2. Soy de Madrid. Tengo tarjeta de discapacitado, y estoy harto de ver como personas sin escrúpulos aparcan en plazas reservadas y la policía hace la vista gorda casi siempre…

  3. Con nuestro querido Franco la Policia estaba al servicio del ciudadano y nos protegia de los pocos delincuentes que habia, de hecho te alegrabas al ver uno o Guardia Civil, ahora todo lo contrario los huyes como de la Peste

    Las cosas cambian, la Policia se ha especializado en multar como si no hubiera un mañana, parece que van a comision, ademas de ser complice en la Plandemia vigilando al ciudadano a modo Stalinista o Adolfista, pues si, La Policia es imprescindible en la Totalitaria Agenda 2030 y esta esta cumpliendo su funcion a la perfeccion,

  4. Don Faustino, sus artículos me gustan mucho, porque dice la verdad, y además es humano…
    ¡Gracias, amigo, y lamento mucho el abuso que usted sufrió!

  5. Trabaje durante muchos años profecionalmente en el transporte en Sevilla, conozco muy bien este cuerpo, fui viendo como con el pasar de los años la policia municipal la fueron cambiando poco a poco hacia un cuerpo globalista y poco profecional, aunque hay de todo, la gran mayoria fue sustituida por niñatos de gimnasio con muy pocos conocimientos juridicos y al servicio de sus jefes politizados mas preocupados de hacer caja con las multas que otra cosa, hoy en dia se han convertido en poco mas que seguratas del ayuntamiento de turno, yo tube la suerte de aprender a mantenerme en lo posible fuera de su sistema y literalmente pude cachondearme de ellos, al tiempo que consigamos desasernos de estos gobiernos mafias los pondremos en su sitio a los “caballero, caballero, subase la mascarilla” , el pueblo no olvida, el pueblo no perdona

Comments are closed.