abuelas

El Amor, por ser único y proceder de Dios, tiene su raíz en la visión de su hijo, Nuestro Señor Jesucristo: físicamente torturado y espiritualmente destrozado y con solo su espíritu como ofrenda a su padre Dios. Motivo de su inmolación: hacernos acreedores  a la paternidad divina mediante el bautismo y la santa inmortalidad mediante nuestra redención.

La fraternidad, por su parte, cierra el trío de ideales que se enmarcan como principios políticos de la Revolución francesa y que son reconocidos por la masonería como sus creadores y propagadores, haciendo hincapié actualmente en la solidaridad fraterna, sobre las otras dos, quizás considerándola como la herramienta que permite el avance de la libertad e igualdad en la sociedad.

SÍGUENOS EN TELEGRAM:

Se desgranan algunas ideas al respecto desde el punto de vista de un simple católico, preocupado por el uso desmedido de la segunda palabra frente a la del Amor; desde el propio papa Francisco hasta muchos sacerdotes.

  • El sentimiento del amor enaltece a los humildes: Jesús humillado con una muerte de cruz. Significado RAE: Sentimiento intenso del ser humano que, partiendo de su propia insuficiencia, necesita y busca el encuentro y unión con otro ser.

La fraternidad enaltece a los poderosos: vínculo de unión  en una organización secreta con 33 niveles de conocimiento. Significado RAE: Afecto y confianza propia de hermanos o de personas que se tratan como hermanos.

  • El amor ha sembrado la tierra con la sangre de sus mártires, mientras que la fraternidad como ideal (Revolución Francesa) contribuyó a ello con el genocidio católico producido por la mencionada revolución en la región francesa de Le Vandeé. Una proclama del revolucionario Francastel puesta en Angers, el 24 de diciembre de 1873 declaraba: “ La Vandeé acabará despoblada, pero la República será vengada y estará tranquila… Hermanos, que el terror no deje de estar a la orden del día y todo irá bien. Salud y Fraternidad.”
  • Han pasado dos años, 3 de Octubre de 2020 día de S. Francisco, desde la publicación  de la encíclica Fratelli tutti (Hermanos todos), esta frase está tomada de la forma en que S. Francisco se dirige a sus propios hermanos para animarlos a seguir a Jesucristo. Su extensión, en la encíclica, a todo el mundo creado, cuando la fraternidad universal es una expresión propia de la masonería, supone para los católicos, y así ha sucedido en mi opinión, una clara intoxicación moral, principalmente por su fecha de publicación, en las mismas puertas del comienzo del genocidio que nos siguen produciendo y por el uso atronador de la palabra solidaridad como incitador para dejarse inocular ese inyectable grafénico, potenciador de la radiación de antenas de telefonía. Añadiré como anécdota la triste frase del propio papa Francisco: “vacunarse es un acto de amor”.

      Además se ha exacerbado su significado, llevándola en muchos casos, aprovechando la admiración  y amor del santo Francisco de Asís por la obra del Creador, a la caída al pozo del Panteísmo que en esencia incluye al propio Creador  junto a su obra. Peligro patente hacia los católicos porque se anulando, entre otras, las frases de los evangelios: Más el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que os he dicho.” (Jn.14;26) “Y… sabed que yo estoy con vosotros todos los días  hasta el fin del mundo”. (Mt. 28;20).

  • El amor de Jesús de Nazareth que nos sigue redimiendo día a día nos lo dejó dicho muy claramente a través de S.Juan: “Os doy un mandamiento nuevo: Amaos unos a otros; como yo os he amado, así también amaos los unos a los otros. Vuestro amor mutuo será el distintivo por el que todo el mundo os conocerá como discípulos míos.” (Jn.13; 34-35).

 

1 Comentario

Comments are closed.