Con este esperanzador grito, Giorgia Meloni cerraba su corto, pero magnífico discurso en la campaña electoral andaluza, en un mitin a la que había acudido invitada por VOX.

Meloni con voz firme, además,  dijo a los asistentes; “… Sí a la familia natural, no a los lobby LGTB, sí a la identidad sexual, no a la ideología de género, sí a la cultura de la vida, no al abismo de la muerte, sí a la universalidad de la cruz, no a la violencia islamista…”

En ese acto, nos dinos cuenta, que esta mujer traía a la vida política europea, una revolución imparable. De nuestra memoria surgieron las letras de las viejas canciones y resurgió ese sueño que albergábamos en el fondo de nuestros corazones. Se hacía realidad aquella estrofa en la voz de Meloni; “… de la entraña del pasado nace mi revolución…”

Nuestros camaradas italianos, habían “asaltado los cielos”, enseñándonos el camino, al resto de los europeos patriotas. 

Pero además de los discursos y de la vuelta de la esperanza, algo grande sucede en Europa. Así lo han intuido los burócratas de la Agenda 2030 en Bruselas, que ya han amenazado a Giorgia Meloni, con los males del “establishment” . 

La primera amenaza ha venido de la Sra. Von der la Leyen, que con un desprecio total a la soberanía del pueblo y la nación italiana, ha señalado que “… Bruselas trabajará con “cualquier gobierno democrático”, aunque ya ha adelantado que cuentan con “instrumentos” para responder a los países miembros que se alejen de la “buena dirección”.

La segunda amenaza ha venido de la primera ministra de Francia, Élisabeth Borne, quien ha advertido a  Meloni, que “… su país estará atento al «respeto» de los derechos humanos y del aborto y recordó que el papel de la Comisión Europea es «recordar» que esos valores europeos deben respetarse…”

El tibio de Feijoo, en nombre del PP, ha pedido, 48 horas después de la victoria de Giorgia Meloni, “esperar” a ver qué hace la nueva líder italiana, y que “todo aquello que sea rectificar sus planteamientos iniciales en favor del europeísmo y de una Europa cohesionada sería una buena rectificación para los italianos y para el futuro gobierno italiano”.

Tienen miedo. Ya no es Hungría, un verso suelto de la UE, al cual se puede amenazar y sancionar; ya no es la Polonia díscola de Andrzej Duda. Ahora también es Suecia, con el partido “Democratas de Suecia“ que ha ganado las alecciones en el país escandinavo; ahora es Italia, cuyo próximo Primer Ministro va a ser Giorgia Meloni, y pronto será España. 

Como fichas de dominó, van a caer los gobiernos esclavos de los millonarios norteamericanos y de la ONU y van a dar paso a gobiernos de patriotas. 

Los patriotas europeos se van a alejar de los títeres de Bruselas, para agruparse y tener la fuerza necesaria. Han de formar una liga de naciones, para enfrentarse al poder burócrata de la ideología de género, del aborto, del LGTBI, de la inmigración ilegal, de la invasión islámica, de la descristianización y del suicidio de Europa.

 De nuevo, se podrán defender sin sanciones, los principios que han dado el ser a Europa: la cultura de la vida y los valores cristianos en torno a la familia tradicional.

Pero volvamos a Giorgia Meloni, esa mujer que a los 15 años militaba en el Fronte della Gioventú, del MSI del irrepetible  Giorgio Almirante, y oía, como, nosotros, las canciones  de la “Compagnia dell`Anello” 

Esta mujer no se oculta, expone con una claridad brillante sus ideas y grita sin miedo “soy mujer, soy madre, soy italiana, soy cristiana… y no me avergüenzo de ello”. 

Cuando se produzca la entrada de Melóni en el Palazzo Chigi, entraran con ella sus ideas  y desde ese momento Italia va a ser un faro para Europa en defensa de la natalidad, de la patria, de la familia cristiana, de la defensa de la libertad de las personas, de la bajada de impuestos, de la lucha contra la islamización de Europa, contra la droga y la inmigración ilegal y la defensa de la vida.

Meloni ha dicho en múltiples ocasiones que  “Hermanos de Italia ha situado en el primer lugar de su programa electoral la emergencia demográfica y el apoyo a la familia como pilar económico, social y de valores de nuestra comunidad”.

“… nuestra identidad nacional está siendo atacada, y aún más el papel de la familia, el derecho a la vida, la libertad educativa de los padres y nuestra propia identidad sexual. Se intenta romper todo punto de referencia de la identidad y de la comunidad humana para vaciarla de cualquier arma de defensa y moldearla a imagen y semejanza de los intereses del mercado…”

Tenemos que felicitar  a Italia y darle gracias al pueblo italiano por haber traído a esta mujer, que será una lideresa en Europa. 

Necesitábamos a políticos que gritaran lo que todos pensamos en voz baja, que desarmen los mantras de la religión “LGTBI ecológica” y que enseñen a los europeos que existe un camino distinto al de la extinción como seres humanos, cristianos y patriotas, y ese camino, lo ha marcado Giorgia Meloni.

 

2 Comentarios

  1. Europa vuelve a confiar en los fascismos.
    Da miedo a donde nos están llevando el socialismo clásico.
    Meloni no da confianza,es una marioneta de Berlusconi y de las logias masónicas italianas como VOX de las logias españolas ,solo hay que ver el aspecto de mason de libro de Espinosa de los Monteros que se verá con masones en secreto de la izda. Como por ejemplo Joaquín Manso del periodico Mundo,o Pablo Iglesias o el mismo Pedro SancheZ…es todo un timo en este mundo.

Comments are closed.