calidade

Alberto Núñez Feijóo está en la cresta de la ola. Las encuestas le sonríen. Sólo se trata de no meter la pata y de aprovechar la catástrofe económica que viene. En cuanto al supuesto desafío de Isabel Díaz Ayuso, lo ha resuelto fácilmente en unos meses. Tenerla tranquilita y controlada en Madrid. Sonrisas y abrazos cuando se vean, pero un cuidado milimétrico para que no gane peso político en la derecha a nivel nacional.

La gente, asustada por la inflación y otras calamidades, necesita poner sus esperanzas en un salvador. Evidentemente, el bisoño Casado no lo era. Feijóo tiene una cara de gestor responsable y solvente que te mueres. En 2015 abominábamos del bipartidismo. Llegaron Rivera e Iglesias, hoy políticamente muertos y enterrados. En cuanto a Pedro Sánchez, ha cumplido el papel que le asignaron las élites globalistas, que ya le tendrán preparada una canonjía en la ONU o similar. Todo está previsto y programado. El próximo presidente será Alberto Núñez Feijóo.

Queda todavía la incógnita Abascal. Todo apunta a que, pese a la reciente Tercera en ABC, crítica con el bipartidismo PP-PSOE y que se descuelga con la propuesta de una democracia más directa, más plebiscitaria (no somos Suiza y la gran mayoría de los españoles son políticamente unos analfabetos), Abascal ha decidido rendir pleitesía a Feijóo y simplemente aspira a que éste le necesite para llegar a los 176 votos en la próxima legislatura. Da la impresión de que Vox todavía anda noqueado tras el descalabro de Andalucía. A Santiago Abascal le gustaría ser como Giorgia Meloni. El problema es que los contextos italiano y español son muy diferentes, y que Abascal está demostrando que no sabe cómo lo podría ser.

Así que Feijóo ve abrirse ante él una autopista hacia La Moncloa. ¿Una buena noticia? No, en absoluto. Feijóo es un ser taimado, sibilino, con la doblez como divisa. Durante el verano de 2021, enseñó la patita y exhibió en Galicia, a propósito del “certificado Covid”, maneras extraordinariamente dictatoriales (todas las que las circunstancias le permitían). Ante lo que se avecina, se puede prever racionalmente que, con él en La Moncloa, será como Mark Rutte en Los Países Bajos, como Trudeau en Canadá, como el indescriptible Scott Morrison en Australia. Un auténtico perro de presa del globalismo, un gestor aburrido para implantar en España la futura Dictadura Mundial.

Alberto Núñez Feijóo. Una serpiente reptadora y de pegajosa lengua bífida. El tirano al que los españoles quieren aupar hasta La Moncloa.

 

7 Comentarios

  1. Alzamiento como el 2 de mayo de 1808, es lo único que nos quedará cuando este individuo llegue a la Moncloa, después del destrozo que deja el canalla actual. Mucho dolor y mucho valor espera a los españoles de bien.

  2. El Gran Dictador: este narcotraficante e hijo de perra es mucho peor que el cabrón del felón, los dos tienen que ser fusilados en el paredón por alta traición.

  3. ¡No cedáis vuestra soberanía personal!
    No votéis nunca más, en este Sistema corrupto, ineficiente e inhumano.
    Objetivo para las siguientes elecciones: una participación inferior al 20%.
    Resistencia.

  4. Que nadie se haga ilusiones, el número de perfectos imbéciles no ha disminuido por el efecto de la Plandemia, siempre quedará el porcentaje bíblico 66,6% con la marca de Bestia impresa en las neuronas.

    Aún estamos a tiempo de hacer el partido “33,3” o “Treinta y Tres con Tres” y que le den por culo al iniciado.

    ¿Habéis visto al repugnante seboso andalú comedor de gambas vizcas (que a mi también me gustan sin atocinarme) proponer una nueva masacre en los colegios andaluces?

    Al comedor de gambas le deben haber dado instrucciones Frijolianas.

  5. El PP vuelve a insistir en la vacunación infantil en Andalucia despues de estos datos oficiales.

    Yo no suelo leer “Diario 16” tan útil al régimen como cualquier otro medio que no diga lo esencial que todos omiten, pero aunque no diga nada de la intencionalidad y componentes al menos da datos oficiales de la masacre intencionada.

Comments are closed.