Conocemos muchos casos en los que infinidad de hombres están sufriendo auténticas pesadillas con la injusta ideología de género, pero lo que le está sucediendo a Pablo Martínez Muñoz que, además, es abogado, nos ha dejado completamente sobrecogidos.

Por si fuera poco encontrarse con no poder ver a sus hijos, con una acusación falsa de violencia de género y con la famosa bala de plata, la de acusarle de abusar sexualmente de su hija de 8 años, en el caso de Pablo nos encontramos con una situación absolutamente surrealista en los juzgados y con un presunto comportamiento de un juez, completamente increíble.

Hoy hemos entrevistado a Pablo para que nos contara su historia y entrando en detalle, el asunto es aún más grave e inconcebible de lo que parece a primera vista. Abogados y procuradores de Valladolid que no se atreven a prestarle sus servicios por miedo a represalias, un juez que, presuntamente, se dedica a descalificarle y a coartar sus derechos cada vez que tiene oportunidad… cosas difíciles de creer en un supuesto estado de derecho del que, teoría -y solo en teoría-, disfrutamos en España.

SÍGUENOS EN TELEGRAM:

El caso es que, por lo que parece, el gran pecado de Pablo, además del hecho de ser hombre, debe haber sido plantar cara ante las injusticias y no permitir que le pisoteen ni a él, ni a sus hijos. Una historia tremendamente delicada.

5 Comentarios

  1. Las acusaciones son bastante graves,no debemos opinar sin conocer todos los detalles,si entendemos la presunción de inocencia,en cuanto a la actuación de los jueces…nos hacemos una idea.

    Fíjense en el juicio de Jhonny Deep,su esposa ha perdido el juicio tras demandarle y debe de pagarle una gran suma de dinero.

    Pero hay de él como haya mentido,por muy abogado que sea!.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here