Hoy les propongo hacer un ejercicio imaginativo para que se conozcan un poco más. Supongamos que hay un botón que al ser presionado, todos los contenedores o avatares que ocupan los demonios en este mundo se desconectan de esta realidad por un fulminante y masivo paro cardíaco. Simplemente millones de contenedores de niños, jóvenes, adultos y ancianos de todo el planeta, sean judíos sionistas o de cualquier otra etnia, creencia o lugar, dejan de funcionar repentinamente. Le ofrecen la posibilidad de presionar ese botón y descontinuar a millones de supuestos humanos, liberándonos de la presencia y sometimiento de los actuales y futuros demonios para siempre, extinguiéndolos de la faz de la tierra con una sola acción, presionar el botón. El costo de tal acción, su actual existencia y la eterna condena social e histórica al desconocer la verdad de los hechos que lo llevaron a tomar esa decisión, por lo menos, hasta que se conozca esa verdad. ¿Usted qué haría, presionaría el botón? ¿Sí o No? 

 

7 Comentarios

  1. Dice muy poco de los “buenos” que ni un solo de los grandes psicópatas ha sido quitado de enmedio en mas de 1 siglo.

    Mientras los malos matan millones, los “buenos” no hacen absolutamente nada.

  2. El buenismo, o la estupidez supina, que viene a ser más o menos lo mismo, es, junto a la indiferencia y el egoísmo, el principal problema de esta sociedad. Me atrevería a decir que incluso los supera. Por eso hemos llegado hasta aquí. Parece como si tuviéramos que disculparnos por no dejarnos exterminar, como pretendían los rojos con todos los que no pasaban por el aro de su discurso asesino y totalitario durante la II República. Es la esencia de unos y de otros.

  3. ¡Matar demonios NO es pecado, a los ojos de Dios Todopoderoso!
    Pero tomar la decisión consciente de extinguir la existencia de nuestra Alma, creada por la Fuente Primigenia (no de sacrificar nuestra vida interina en este espacio-tiempo), es algo que el Universo no puede permitir. Por eso es tan difícil cambiar este Universo material de Tercera Dimensión energética y de consciencia. Los siervos, los discípulos y los demonios de Satanás, junto con otros seres próximos al lado oscuro (esbirros, mercenarios y sicarios) son muchos más que los seres del umbral de la Luz.
    Resistencia.

  4. Yo no apretaría el botón, estoy aquí para experimentar lo bueno y lo malo de esta realidad, así que disfruto con todo sin importarme si es bueno o es malo, de hecho lo bueno y malo creo que son diferentes grados de una misma cosa.
    Vamos que si quitamos a los demonios de aquí, no experimentaré nada, ya que mi SER sabe lo que es el AMOR.
    Disfrutar de lo bueno y de lo malo, que el paso por esta realidad es muy corto.

    • Meditando sobre lo escrito se me ocurre un símil: “Es como el juego de tirar de la cuerda, en un lado los oscuros, en otro la lado los de la luz, y el pañuelo la humanidad. ¡ Rompe la cuerda !”

  5. En teoría, no somos quienes para juzgar a nadie, ahora bien, ¿la potestad dada a ciertas personas que “ejercen” la justicia, no son también humanos y juzgan con leyes que los propios hombres han establecido a lo largo de la historia de la humanidad, con el criterio de lo que es justo o no.?
    Ante los hechos que conocemos, que serán una mínima porción de todo el entresijo que han acompañado , envuelto y materializado a esos seres, desde nuestro punto de vista, dominadores y arquitectos del mal y cómo se han destapado descaradamente, haciendo uso de su poder comprando almas y conciencias y arrebatando vidas por el hecho de que no encaja en sus planes de superioridad “étnica” y viendo cómo no les tiembla la mano a la hora de ejecutar a la humanidad, sumisos o no, sinceramente y para evitar un mal mayor, si apretaría el botón, es más, quiero ese botón ya.
    Eso no me haría mejor que ellos, seguramente, pero si a un asesino se le condena, bien a cadena perpetua, bien a la pena máxima, con más razón a unos asesinos de millones de personas durante siglos, su desaparición debiera estar justificada, sin más.

Comments are closed.