sanchidad

Parece que se repite la historia. Después del sonoro batacazo socialista el 4 de Mayo de 2021, cuando Isabel Díaz Ayuso consiguió en Madrid casi una mayoría absoluta –le faltaron cuatro escaños– y, lo más importante, sumar más escaños que el resto de izquierdas juntas, se produjo un, a modo de “sismo de la Moncloa”, en forma de “limpia” de cargos, que fueron cayendo del “equipazo” de don “Narciso Antonio” Sánchez. Cayó el “crecido” director de gabinete Iván Redondo, que se creía –y parecía– intocable; la vice derrochadora Carmen Calvo, “El dinero público no es de nadie”; el ministro, casi plenipotenciario, de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana y Secretario de Organización del ¿PSOE?, José Luis Ábalos, que todavía sigue sin explicar su “ingrávida” reunión con la “levitante” en Barajas, Delcy Rodríguez, número dos del bolivariano Nicolás Maduro, ni el destino y contenido de las cuarenta maletas; por último, de los de primer nivel, el que dicen que era ministro de Justicia, Juan Carlos Campos, no sé si, todavía, de Meritxell, cuyo mayor “desatino” –lo entrecomillo, porque tenía trasfondo– tal vez fuera el anuncio de abrir un nuevo proceso constituyente.

[Más de 2.600 ofertas internacionales de empleo en Mercedes Benz (4 en España)]

Da toda la impresión de que, tras el segundo, y aún mayor, batacazo sanchista, la mayoría absoluta de Juanma Moreno en el “coto” socialista por excelencia, Andalucía –le “sobraron” tres–, donde ocurrió otro tanto, con mayor holgura, se avecina una nueva “crisis”, así lo llaman los periolistos, parte fundamental de todas las crisis, especialmente de las de credibilidad, que son plaga en los últimos cuarenta años. Y algunos del primer plano actual, alertados con lo que pasó hace poco más de un año, empiezan a aplicarse eso de “Cuando las barbas de tu vecino, veas pelar…”.

Supimos el lunes –la semana empezó bien–, por sorpresa y, casi, con alevosía, al comunicarlo durante la ausencia cuasi teatral de su todavía jefe y líder catastrófico, que, la sin par Adriana Lastra –gracias a Dios, aunque no pocos andan a su zaga en ese partido, de “genios” en las dos últimas décadas, al menos–, un auténtico lastre para una democracia real, se despedía como vicesecretaria general del PSOE, hoy, Partido Sanchista Opresor de Españoles.

Decía “cuasi teatral” por ser suave con el showman que se preparó ayer una excursión a la región extremeña para inaugurar un supuesto AVE, siglas del tren de alta velocidad española que, en este caso, deberían ser de “A Velocidad Estresante”. Porque resulta que, en este caso, el “veloz” tren sólo reduce en 51 minutos el trayecto Madrid-Badajoz, respecto al actual medio ferroviario, siempre que no pare en Plasencia, en cuyo caso la reducción se reduce –valga la redundancia– a unos 30 minutos, ni se equivoque de vía, como pasó después. Al final y en cualquier caso, con parada o sin ella, se tarda más en el recién inaugurado ferrocarril “supersónico” que en coche, incluso con parada técnica –ya saben, bebida y “desagüe”– en el camino. O sea, todo un “adelanto”, pero da igual, Falconeti apareció en los telediarios que, por cierto, no dijeron que para sus trayectos movilizó el Falcon, un helicóptero Súper Puma y su Audi 8 blindado que, buena parte de sus desplazamientos debieron hacerlos en vacío, sin su “ilustre” huésped. Que no le falte de “ná” al artista. Claro que tenía, además, que hacerse una especie de selfie ante los árboles quemados de las zonas cacereñas incendiadas y dejarnos su frase “El cambio climático mata”, y eso obligaba a tal derroche de medios, que pagan los españoles “porque yo lo valgo”, que de autoestima va sobrado el doctor Plagio.

Pero volvamos al “rebato”. Según la todavía diputada –parece que su estado de buena esperanza no le impide seguir con el escaño–, su “embarazo de riesgo”, dada su avanzada edad para ser mamá “primeriza” –estos pijoprogres se hacen regres, cuando no asesinos (abortistas), en lo que a descendencia atañe–, recomienda reposo y cuidados y, como publica el diario portavoz socialista, El País, “ya se encuentra de baja laboral” –insisto con lo del escaño– y, su marcha, “facilita a Sánchez reordenar el partido”. ¿Nos imaginamos la que se armaría en la izquierda y sus medios, casi todos, si una señora de los partidos de derechas arguyera semejante excusa para vestir lo que en pocos días sería un cese?

También empezaba fuerte el martes. La singular Dolores Delgado de Garzón, exministra de Justicia –es lo que dice el cargo–, pero poco, exdiputada socialista y Fiscal General del establo, se despide, curiosamente, también por problemas de salud. En este caso, graves problemas de espalda, como en un inusitado y detallado comunicado, leía la sucesora de su sucesor, Pilar Llop, que relataba su dolencia y hasta los números y lado de las vértebras afectadas, asegurando que su dimisión se debía “exclusivamente a razones médicas”. No sé si el peso de la mochila de sus despropósitos habrá tenido algo que ver también, puesto que no han faltado las polémicas en sus dos últimas etapas políticas. Recordemos aquellas conversaciones durante una comida en Octubre de 2009, con Baltasar Garzón –todavía no era su pareja oficial–, el comisario José Manuel Villarejo y otros mandos policiales, en el restaurante Rianxo de Madrid, reveladas en 2018 por Moncloa.com, en las que hablaba de que algunos magistrados habían tenido relaciones sexuales con menores y la frase: “información vaginal, éxito asegurado” que circuló por toda la prensa. También que ha sido la ministra más reprobada, durante cuya etapa se rebajó la acusación de rebelión a sedición, después de retirar a Edmundo Bal como fiscal del juicio del Proceso contra el golpe de Estado catalán y que fue la notaria mayor en la exhumación de Franco del Valle de los Caídos, en Octubre de 2019.  Y cómo entraba en la Basílica, henchida de odio, escoltada por el entonces Secretario General de la Presidencia del Gobierno, Félix Bolaños –hoy ministro del ramo, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, precisamente–, para dar fe del abuso que el sectarismo de la izquierda consumaba al fin, después de 44 años muerto y enterrado el Caudillo de España. Sectarismo que no ha sido menor en su etapa de Fiscal General, nombrada como tal para facilitar los intereses de su elector, que había dejado clara su intención al designarla: “¿De quién depende la Fiscalía? Pues eso”. Su paso por esa institución se ha caracterizado por la promoción de sus compañeros de la asociación progresista de fiscales, claramente minoritaria en el Cuerpo, lo que no ha sido óbice para que la mayor parte de sus nombramientos provengan de ahí. Sin ir más lejos, su número dos, Álvaro García Ortiz, que en cuestión de horas ha sido nombrado para el relevo, es decir, la continuidad. Un personaje tan sectario como su antecesora, del que, como primera información, ha trascendido que participó en la campaña electoral del PSOE en Galicia, que es experto en medio ambiente –debe no serlo en el otro “medio”– y que fue el fiscal del caso Prestige. Además de que es gallego, lo que no sé si es una casualidad o tiene que ver con que Alberto Núñez Feijóo también lo sea, porque del doctor Plagio PinócHEZ, pocas casualidades pueden esperarse.

Mientras tanto, sólo queda esperar al sábado, día en el que “don Narciso Mando Yo”, ha convocado, de urgencia, a SU comité ejecutivo federal, del que pueden salir grandes cambios en la estructura del partido y, posiblemente, un anticipo de ceses ministeriales, que no sé si aguantarán hasta después del verano. Se le cae el tinglado y el felón mayor tiene que hacer lo que sea para sobrevivir hasta el segundo semestre de 2023, en el que corresponde a España la presidencia de la Unión Europea. De momento ya se han posicionado en Moncloa dos que estaban apartados, Antonio Hernando y Óscar López, el de las “tres razones por las que había que votar al PSOE”, que se quedaron en dos. Y vuelve al primer plano de las quinielas, el conocido como Pachi López “Nadie”, el que haría “cosas que nos helarán la sangre”, que le espetó la madre de Joseba Pagazaurtundúa tras el funeral de su hijo. El elogio que le hizo Sánchez en la réplica a Inés Arrimadas durante el debate sobre el desastre de la Nación atribuyéndole, junto a Zapatero, el mérito de la “desaparición” de ETA y el posterior abrazo al bajar del estrado, me hacen temer lo peor. Veo en un puesto de relevancia al más entusiasta “estudiante” de 1º de Ingeniería del mundo, curso en el que estuvo matriculado nada menos que diez años. Y me voy a aventurar en esa quiniela: ¿será el cada día más impresentable ministro del Interior, Fernando Grande Marlasca el próximo “dimitido” antes de que lo echen? En mi opinión tiene bastantes papeletas el “amigo” de “la que bebe de mi copa”, que en las citadas cintas del comisario Villarejo, lo llamaba maricón, sin reparo alguno.

Y como no suele haber dos sin tres, aunque no tenga que ver con el toque a rebato sanchista, es de destacar la sorprendente comparecencia, en el Tribunal Supremo, de la que fuera diputada de la CUP catalana, Ana Gabriel. Como se recordará, fue procesada en Marzo de 2018 por su posible implicación en el antes citado golpe de Estado catalán del 1-O, aunque ya había huido a Suiza, por lo que fue declarada en rebeldía en Julio de 2018. Me sorprende, por tanto, que el Magistrado Pablo Llarena haya dictado, de inmediato, un auto, dejando sin efecto la declaración de rebeldía y en libertad, con la obligación de comparecer cuando sea llamada a declarar. Razones jurídicas habrá, que desconozco.

2 Comentarios

  1. D. Antonio ha hecho una perfecta narración de hechos reales que acompañan al PS desde el batacazo de las elecciones madrileñas hasta hoy en día, que si ese si lo esperaban, aunque no tan abultado, si les ha llenado de sobresalto el aplastamiento del Partido en la elecciones andaluzas, que equivalen a un gran boquete en el barco cargado de mentiras y felonías comandado por el peor presidente de la democracia actual.
    No haré comentario sobre las sobreapariciones de Sánchez, tanto en las desgracias como en las alegrías, estas pocas desde que gobierna y en las que en todas le abuchean; pues de ello se encarga D. Antonio y es de todos conocidas.
    Termino dándole mi enhorabuena al autor.

  2. Por mucho menos la gente acaba en la cárcel. Estos del Partido sanchista opresorr de españoles van a pagar en la urnas y en los tribunales.

Comments are closed.