Un nuevo libro de Enrique de Diego, “El doble alma de los Estados Unidos: el partido demócrata está entregado a satán”. Es el Séptimo de Caballería acudiendo al combate, a esta guerra moral y espiritual en lucha por la supervivencia. El autor, buen conocedor de la historia de Estados Unidos, ha hecho un libro breve y directo, muy ilustrativo de la gran batalla entre el Bien y el mal que se va dirimir en las elecciones de medio término en noviembre, en donde la resistencia es muy fuerte en los Estados y van a plantar cara, si no hay un nuevo fraude, escenario que propiciaría una guerra civil o una secesión, de los territorios que mantienen la fe en Cristo y siguen el orden natural y los Estados entregados a satán y a sus depravaciones, que aspiran al Gran Reemplazo y la esclavitud de toda la población.

Enrique de Diego explica que “trato de generar una cadena de oraciones, que es lo fundamental, por los cristianos de Estados Unidos para que venzan en la batalla decisiva contra satanás, que está representado por el Partido Demócratas y los “rinos”, republicanos sólo de nombre. Es una batalla que nos va a todos mucho en ella, porque en Estados Unidos hay resistencia compacta para plantear batalla y ganar. O como ha dicho Andrew Torba, el CEO de la red social Gab.com, los cristianos tienen que separarse de los hijos de la mentira, de los satánicos seguidores de demente Biden”.

“El doble alma de Estados Unidos” es un libro de combate que describe esa pugna y analiza sus raíces históricas. La Resistencia mundial se lo juega todo, como el pedir responsabilidades penales por el genocidio perpetrado y en marcha.

Como dice Mike Sala en un espléndido prólogo, “los oscuros objetivos de la agenda globalista impulsada por supuestos filántropos, y por poderes religiosos, sociales y económicos infiltrados de satanismo, no persiguen otra cosa que alienar al ser humano del modo más nefasto y con las consecuencias más terribles que hasta ahora haya podido vivir la humanidad. Estamos en una guerra total entre las élites y el pueblo en todo el mundo. Todo parece precipitarse ante nuestros ojos. La agenda globalista ya no nos concede respiro entre una tragedia planificada y la siguiente. Pero buena parte del pueblo resiste. Por eso las élites de la agenda globalista entienden que baluartes como Estados Unidos deben ser atacados con mayor saña y en todos los frentes posibles. Las élites saben que, si Estados Unidos cae, el resto de la resistencia caerá también. Este y no otro es el motivo del ataque continuado y la guerra desatada por toda aquella nación desde hace décadas; y esta obra de Enrique de Diego, El doble alma de Estados Unidos, ayudará al lector a comprender mejor la magnitud del momento actual que estamos viviendo”. Los Estados Unidos de Norteamérica no fallarán y todos venceremos con ellos. Gloria a Dios, Aleluia.

El libro puede adquirirse en la plataforma lulu.com:

eBook:

https://www.lulu.com/es/shop/enrique-de-diego-villagran/el-doble-alma-de-los-estados-unidos-el-partido-dem%C3%B3crata-est%C3%A1-entregado-a-satan%C3%A1s/ebook/product-n87zdg.html?page=1&pageSize=4

Tapa Blanda:

https://www.lulu.com/es/shop/enrique-de-diego-villagran/el-doble-alma-de-los-estados-unidos-el-partido-dem%C3%B3crata-est%C3%A1-entregado-a-satan%C3%A1s/paperback/product-jgwq57.html?page=1&pageSize=4

Y en Amazon sólo en edición kindle

Fuente: ‘Rambla Libre

 

11 Comentarios

  1. “La doble alma”; alma es femenino.
    Espero que el autor sea mejor escritor que gramático porque de gramática parece no tener ni idea.

    • Iba a responder algo parecido cuando lei tu comentario.
      Yo también escribo mal pero es que mi teclado galo no me ayuda.

    • El que se lo tiene que hacer corregir es usted y pedir disculpas por error y su mala gramática:

      alma1

      Del lat. anĭma.

      1. f. Principio que da forma y organiza el dinamismo vegetativo, sensitivo e intelectual de la vida.

      2. f. En algunas religiones y culturas, sustancia espiritual e inmortal de los seres humanos.

      3. f. Vida humana. Arrancarle a alguien el alma.

      4. f. Principio sensitivo que da vida e instinto a los animales, y vegetativo que nutre y acrecienta las plantas.

      5. f. Persona, individuo, habitante. U. m. en pl. Una población de 20 000 almas. U. t. en sing. en frs. negs. No se ve un alma en la calle.

      6. f. Sustancia o parte principal de cualquier cosa.

      7. f. Viveza, espíritu, energía. Hablar, representar con alma.

      8. f. Aquello que da espíritu, aliento y fuerza a algo. El amor a la patria es el alma de los Estados.

      9. f. Persona que impulsa o inspira algo. Fulano fue el alma del movimiento.

      10. f. Cosa que se mete en el hueco de algunas piezas de poca consistencia para darles fuerza y solidez, como el palo que se mete en hacheros de metal, varas de palio, etc.

      11. f. Hueco o parte vana de algunas cosas, y especialmente, ánima del cañón.

      12. f. ánima (‖ alma en el purgatorio).

      13. f. Pieza de hierro forjado que forma el recazo y espiga de la espada y en la parte correspondiente a la hoja va envuelta por las dos tejas de acero.

      14. f. En los instrumentos de cuerda que tienen puente, como el violín, el contrabajo, etc., palo que se pone entre sus dos tapas para que se mantengan a igual distancia.

      15. f. Arq. Madero que, asentado y fijo verticalmente, sirve para sostener los otros maderos o los tablones de los andamios.

      16. f. Arq. Eje vertical de una escalera de caracol.

      alma de caballo

      1. f. coloq. Persona que sin escrúpulo alguno comete maldades.

      alma de Caín

      1. f. Persona aviesa o cruel.

      alma de cántaro

      1. f. coloq. p. us. Persona sumamente ingenua o pasmada.

      alma de Dios

      1. f. Persona muy bondadosa y sencilla.

      alma de Judas

      1. f. alma de Caín.

      alma de perro

      1. f. Hond. correcaminos.

      alma del negocio

      1. f. Objeto verdadero de él, su móvil verdadero, secreto o principal.

      alma en pena

      1. f. alma que padece en el purgatorio.

      2. f. alma errante, sin reposo definitivo.

      3. f. Persona que anda sola, triste y melancólica.

      alma nacida

      1. f. Persona viva. U. m. con neg.

      alma perdida

      1. f. Ave del Perú, que vive en lugares solitarios de las montañas y cuyo canto, semejante a chillidos lastimeros, se oye de noche y al amanecer.

      alma viviente

      1. f. alma nacida.

      abrir alguien su alma a otra persona

      1. loc. verb. coloq. abrir su pecho.

      agradecer con, o en, el alma algo

      1. locs. verbs. coloqs. Agradecerlo vivamente.

      alma mía

      1. loc. interj. Denota cariño.

      arrancarle a alguien el alma

      1. loc. verb. Quitarle la vida.

      arrancársele a alguien el alma

      1. loc. verb. Sentir gran dolor o conmiseración por algún suceso lastimoso.

      caérsele a alguien el alma a los pies

      1. loc. verb. coloq. Abatirse, desanimarse por no corresponder la realidad a lo que esperaba o creía.

      clavársele a alguien algo en el alma

      1. loc. verb. Sentirlo mucho, quedar fuertemente afectado u ofendido por ello.

      como alma que lleva el diablo

      1. loc. adv. coloq. Huyendo con extraordinaria ligereza o velocidad y con presteza o perturbación del ánimo. Ir, salir como alma que lleva el diablo.

      con el alma y con la vida, o y la vida

      1. locs. advs. Con mucho gusto, de muy buena gana.

      con el alma, o con toda el alma, o con mil almas

      1. locs. advs. coloqs. con el alma y con la vida.

      dar alguien el alma al diablo

      1. loc. verb. coloq. Atropellar todo para hacer su gusto.

      dar el alma, o dar el alma a Dios

      1. locs. verbs. Expirar, morir.

      darle, o decirle, a alguien el alma algo

      1. locs. verbs. darle el corazón.

      del alma

      1. loc. adj. Muy querido. Amigo, hermano del alma.

      despedir el alma

      1. loc. verb. dar el alma.

      echar el alma

      1. loc. verb. Afanarse, trabajar excesivamente.

      echar, o echarse, el alma atrás, o a las espaldas

      1. locs. verbs. coloqs. Proceder sin atenerse a los dictados de la conciencia o prescindiendo de todo respeto.

      en el alma

      1. loc. adv. entrañablemente. Sentir, doler, alegrarse en el alma.

      encomendar el alma

      1. loc. verb. recomendar el alma.

      2. loc. verb. Confiar el alma a Dios al sentirse próximo a morir.

      entregar el alma, o entregar el alma a Dios

      1. locs. verbs. dar el alma.

      estar alguien como el alma de Garibay

      1. loc. verb. coloq. No hacer ni deshacer ni tomar partido en algo.

      estar alguien con el alma en la boca, o entre los dientes

      1. locs. verbs. coloqs. Estar para morir.

      2. locs. verbs. coloqs. Padecer tan gran temor que parece que está en riesgo de morir.

      estar con el alma en un hilo

      1. loc. verb. coloq. Estar agitado por el temor de un grave riesgo o trabajo.

      exhalar el alma

      1. loc. verb. dar el alma.

      hablar alguien al alma a otra persona

      1. loc. verb. Hablarle con claridad y verdad, sin contemplación ni lisonja.

      2. loc. verb. coloq. Hablarle con gran interés, procurando persuadirla, conmoviéndola.

      írsele el alma a alguien por, o tras, algo

      1. locs. verbs. coloqs. Apetecerlo con ansia.

      llegarle a alguien al alma algo

      1. loc. verb. Sentirlo vivamente.

      llevar a alguien o algo en el alma

      1. loc. verb. coloq. Quererlo entrañablemente.

      llevar algo tras sí el alma a alguien

      1. loc. verb. Moverlo y atraerlo con mucha fuerza.

      manchar el alma

      1. loc. verb. Afearla con el pecado.

      mi alma

      1. loc. interj. alma mía.

      no tener alma

      1. loc. verb. No tener compasión ni caridad.

      2. loc. verb. No tener conciencia.

      3. loc. verb. Ser indiferente a cuanto puede mover el ánimo.

      partir algo el alma

      1. loc. verb. Causar gran tristeza, dolor o sufrimiento.

      partir el alma a alguien

      1. loc. verb. coloq. Golpearlo violentamente. U. m. c. amenaza.

      2. loc. verb. Herir profundamente sus sentimientos.

      partírsele a alguien el alma

      1. loc. verb. Sentir gran compasión.

      paseársele a alguien el alma por el cuerpo

      1. loc. verb. coloq. Ser muy calmoso e indolente.

      perder el alma

      1. loc. verb. condenarse (‖ incurrir en la pena eterna).

      pesarle a alguien en el alma algo

      1. loc. verb. Arrepentirse o dolerse vivamente de ello.

      quedar como el alma de Garibay

      1. loc. verb. coloq. estar como el alma de Garibay.

      recomendar el alma

      1. loc. verb. Decir las preces que la Iglesia tiene dispuestas en favor de quienes están en la agonía.

      rendir el alma, o rendir el alma a Dios

      1. locs. verbs. dar el alma.

      romper a alguien el alma

      1. loc. verb. coloq. partir el alma.

      sacar a alguien el alma de pecado

      1. loc. verb. coloq. desus. Hacer con arte que diga o conceda lo que no quería.

      sacar alguien el alma a otra persona

      1. loc. verb. coloq. Matarla o hacerle mucho mal.

      2. loc. verb. coloq. Hacerle gastar cuanto tiene.

      salírsele a alguien el alma

      1. loc. verb. dar el alma.

      tener alguien en el alma, o sobre el alma, a otra persona

      1. locs. verbs. Tenerla presente en sus desgracias, sintiéndolas y deseando remediarlas.

      tener alguien su alma en su almario, en su cuerpo, o en sus carnes

      1. locs. verbs. coloqs. Tener facultad y aptitud para hacer algo.

      2. locs. verbs. coloqs. tener el alma bien puesta.

      tener el alma bien puesta

      1. loc. verb. coloq. Tener ánimo y resolución.

      tener el alma en un hilo

      1. loc. verb. coloq. estar con el alma en un hilo.

      tener el alma en, o entre, los dientes

      1. locs. verbs. coloqs. estar con el alma en la boca.

      tener el alma parada

      1. loc. verb. coloq. No discurrir ni usar las potencias como se debiera.

      tener más almas que un gato; o tener siete almas como gato, o como un gato

      1. locs. verbs. coloqs. tener siete vidas como los gatos.

      tocarle a alguien en el alma

      1. loc. verb. tocarle en el corazón.

      tocarle a alguien en el alma algo

      1. loc. verb. llegarle al alma.

      traer el alma en la boca, o en las manos

      1. locs. verbs. coloqs. Estar padeciendo algún mal o trabajo y muy grande.

      volverle a alguien el alma al cuerpo

      1. loc. verb. coloq. Tranquilizarse después de algún grave cuidado o temor.

  2. Ambas formas son correctas, es como decir: la mar o el mar
    Además, por una palabra…. ¡con la que tenemos encima !

  3. Estoy prácticamente segura de que EEUU se fragmentará en distintos estados independientes. La brecha es insalvable. Las “izquierdas” de allí están todavía más endemoniadas que las de aquí, que ya es decir (no por algo empezó en sus universidades y en sus medios de comunicación a instilarse el veneno). La convivencia es imposible, igual que aquí. Son trogloditas, son malos, irracionales, fanáticos, depravados, están enloquecidos.

    A diferencia de aquí los norteamericanos, digamos “normales” han reaccionado sorprendentemente rápido. Aunque hace cosa de cinco años ni imaginaban que su “gran” país pudiese estar en descomposición y pudiesen parecer una sociedad frívola e ignorante, han tomado plena conciencia de la situación y lo han asumido en tiempo récord. Es muy importante para todos nosotros que derroten a esa apestosa secta demente antihumana.

Comments are closed.