No hay mayor evidencia que demuestre la inutilidad de las inoculaciones que un crucero. En los cruceros, por exigencias de las empresas, todo el mundo tiene que ir inoculado ya que, de lo contario, simplemente no podrá viajar. ¿Y con qué nos hemos encontrado en todo este tiempo? Con que infinidad de cruceros han tenido que ser aislados al haberse producido contagios en los mismos. Qué raro, ¿verdad?

Por eso, porque es una prueba palpable de la inutilidad y la farsa de las supuestas inoculaciones, los CDC estadounidenses han decidido dejar de informar de los contagios en cruceros. Y la excusa que usan para justificar esta decisión es contarnos que pueden manejar sus propios programas para mitigar el COVID.

Según informan los CDC en su página web: “A partir del 18 de julio de 2022, el Programa COVID-19 de los CDC para cruceros ya no está vigente y esta página ya no se actualizará. En los próximos días estará disponible una nueva guía para que los cruceros mitiguen y gestionen la transmisión de COVID-19”.

SÍGUENOS EN TELEGRAM:

La realidad es que esta decisión lo que busca es que no haya pruebas de algo tan descarado, que no se hable de ello. Si en un crucero tiene que ir todo el mundo inoculado y surgen contagios, es que algo raro pasa. Y como las evidencias son tan sumamente aplastantes, mejor no hablar de ello porque no hay excusa posible que justifique el engaño.