El pasado 18/03/20, recién iniciado el pandemónium, publiqué este texto en feisbuc (En esa fecha aún no era colaborador de “El Diestro” y “Euskalnews”). Mi intención, como ahora, fue compartir mis conocimientos con mis semejantes, por entender que no podemos salvarnos los unos sin los otros. Puede leerse como un texto de plena actualidad, salvando que, por aquél entonces, estábamos “confinados” (En cualquier caso, lo que dije sobre el confinamiento es perfectamente aplicable a las vacaciones).

LO NUNCA VISTO (EL TRAJE NUEVO DEL EMPERADOR 2.0)

Ya tienen la vacuna (Como no, “made in china”). Pero tranquilos pues, por una vez, los que gobiernan, aseguran que será un producto de calidad. Ahora la cosa está en mantenernos confinados unos días más, mientras la televisión sigue con su programa de lavado de cerebro. Dentro de poco, quien más y quien menos, aceptará la vacunación con tal de poder salir del encierro.

¿Y qué es lo que lleva esa vacuna? ¡Eso a quién le importa! ¿Te importa a ti? Nadie ha visto nunca un virus (Y no lo digo yo, sino el Tribunal de OLG Stuttgart, en su sentencia de 06/02/16, 12 U 63/15) pero se nos pide que creamos a los científicos cuando nos dicen que pueden manipular lo que no pueden ver. Ningún medicamento químico ha podido curar nunca un simple resfriado, pero tenemos que creer que, tras unas pocas semanas de investigación, ya están en condiciones de producir, en masa, un remedio efectivo contra ese “bicho invisible”.

Tan solo se trata de creer a los políticos que nos gobiernan pues ¿No nos han demostrado sobradamente que son gente intachable, sin mancha de corrupción? Seguro nos hablarán, muchos de ellos, de las bondades de la nueva vacuna “made in china”. ¡Los políticos saben mucho de vacunas y de lo que haga falta! Tal solo se trata de creer a esos científicos que trabajan para esas multinacionales farmacéuticas que han dejado morir a millones de personas por carecer de dinero con el que pagar sus medicamentos, a esos que están poniendo tanto interés en prohibir los tratamientos no químicos (Es decir, no suyos). ¿No nos dijo alguno de sus representantes, con total desparpajo, que “un paciente curado es un cliente perdido”?

SÍGUENOS EN TELEGRAM:

¿Cómo diferenciar la paja del grano, la mentira de la verdad, en esta sociedad, en la que la verdad se tapa, no tanto con censura, como se hacía antes, sino con sobreinformación, con saturación de información intrascendente? Yo solo sé que “la mentira tiene las patas cortas”, que queda siempre en evidencia, por su falta de sensatez, de lógica, de coherencia, de sentido común. ¿Te parece que actuaron con sensatez los que nos gobiernan, cuando animaron a acudir a las manifestaciones del 8-M, a sabiendas de que los casos declarados iban en aumento? ¿Te parece lógico que gente mayor y enferma tenga que guardar turno en la calle, bajo la lluvia, exponiéndose a pillar una pulmonía, arriesgándose a un mal peor del que se pretende evitar? ¿Te parece coherente que puedas salir a la calle, a pasear, si tienes perro, y no puedas hacerlo si no lo tienes? ¿Te parece de sentido común que un perro tenga derecho a salir y no un humano? ¿Encuentras plausible que los perros tengan derechos de los que carecen las personas?

Ya han decretado que tanto nuestros bienes como nuestros cuerpos les pertenecen. Han decretado el estado de alarma mientras nos aconsejaban no alarmarnos. Nos han desposeído de todo lo material pero no se van a conformar con eso: quieren desposeernos también de nuestra mente, o de nuestro espíritu, llámalo como quieras ¡De nuestro ser inmaterial!

Pero estate tranquilo ¡Eso no lo pueden hacer sin nuestro consentimiento! No te extrañes si, en los días que vienen, ves que los medios de comunicación (Que no de información) comunican más y más miedo. Eso es porque la mente necesita estar calmada para poder discernir y quieren impedir ese estado de calma. No te extrañes si te comunican cosas, cada vez más insensatas, incoherentes, ilógicas, contradictorias. Esa es la única manera que tienen de poder lograr que les entregues tu mente. Intentarán confundirnos, por todos los medios, para que, bien confundidos, no veamos más opción que creer todo lo que nos dicen. En este punto esperan ser dueños de tu cuerpo y también de tu alma.

Pero quédate tranquilo, pues es muy fácil defenderse. Es tan fácil como no creer. No creas a nadie, tampoco a mi. No creas porque creer siempre manifiesta miedo, y su única posibilidad de controlarnos es meternos miedo. Somete todo lo que yo te digo y todo lo que otros te dirán a la autoridad de tu propia mente. Somete todo aquello en lo que crees al filtro de tu propio sentido común. Busca incoherencias en tu forma de pensar y encontrarás las mentiras que ellos te instalaron, en el pasado, y que condicionarán tu futuro, si no las detectas ahora, en el presente. Cuando no creas a nadie, podrás estar seguro de que nadie está manipulando tu mente. Cuando no creas a nadie, experimentarás el estado de no-miedo, de ausencia de miedo, de libertad porque ¿Por qué creerías a otro sino por miedo a pensar por ti mismo, por miedo a ser tú mismo?

Hay quién piensa que todo esto lo están haciendo por dinero pero eso no puede ser cierto, por la sencilla razón de que ellos pueden imprimir tantos billetes como quieran y así lo hicieron durante muchos años, en los que fueron comprando todas las empresas, todos los inventos que consideraron útiles para realizar su plan, con el dinero que ellos mismos fabricaron, provocando una enorme inflación que ha tenido, como consecuencia directa, el colapso de toda la economía.

No es tiempo de salvar “tu tesoro”. Es tiempo de reintegrar tu mente desintegrada por tantas creencias-ilógicas que tienes implantadas, tanto te consideres ateo como creyente. ¿Te das cuenta de que lograron que, tanto unos como otros, crean en “lo nunca visto”? Ellos han montado todo este circo para aumentar el nivel de miedo y bajar así el nivel de raciocinio pues el miedo es, por definición, irracionalidad, inconsciencia. Pero el caso es que ellos son los que más miedo acumulan pues ¿quién puede dar lo que no tiene? Así, inconscientemente, te han regalado la mejor arma para acabar con el miedo. Ahora estás en casa, enclaustrado. No tienes ningún trabajo urgente que hacer. No puedes salir a gastar tu dinero en entretenimientos. No corren los plazos legales. No te van a embargar ni a desahuciar, al menos mientras dure la cuarentena. Está todo “parado”. ¡El tiempo se ha detenido! Y tienes la oportunidad, al fin, de leer aquellos textos que nunca tuviste tiempo de leer, de reflexionar sobre todo aquello que siempre aplazaste, debido a las prisas. Ahora puedes encontrar la calma, que es el único antídoto contra el miedo. Si no les temes, ningún daño podrán hacerle a tu mente, a tu espíritu, a tu alma, a tu ser inmaterial, llámalo como quieras. Cierra los ojos e imagina, visualiza el mundo en el que deseas vivir, en el que deseas que vivan tus hijos y no el mundo en el que temes vivir, que es el que viste en sus películas. Si logras trascender el miedo, lo que te espera, al otro lado, es la libertad. Para lograrlo solo tienes que dejar de creer en lo “nunca visto” y para dejar de creer en lo nunca visto, solo hace falta un poco de humildad. Pero no me creas, reflexiona, piensa por ti mismo. Es tu derecho divino ¡Y nadie te lo puede quitar!

3 Comentarios

  1. Son jueces y verdugos de su propia causa,y si crees o piensas mejor que estos,tendrás con estos un disgusto.Vampiros emocionales.

  2. Muy interesante la sentencia mencionada en el artículo, accesible en este enlace:
    https://openjur-de.translate.goog/u/892340.html?_x_tr_sl=de&_x_tr_tl=es&_x_tr_hl=es&_x_tr_pto=sc

    Para quien no la conozca, es la dictada por un Tribunal de Stuttgart en la demanda de un estudiante de medicina, que reclamaba al famoso virólogo Stefan Lanka los 100.000 € que había ofrecido éste a quien le demostrase científicamente la existencia del virus del sarampión.
    El estudiante aspiraba a cobrarlos, pero el tribunal sentenció que los documentos que aportaba para intentar demostrarlo, en realidad no demostraban nada.
    Lo mismo ocurrido en Españistán con el sars-cov-2, que ni se lo está ni se lo espera, y lo mismo que ocurrirá con el de la almorrana del mandril.

Comments are closed.