desaparición

En los foros de Internet más inconformistas de nuestro país está llamando la atención que, desde hace varios meses, Vox parece como desaparecido de la escena pública. Apenas existen declaraciones importantes de sus principales dirigentes en los últimos tiempos. Santiago Abascal da la impresión de buscar un perfil bajo. Espinosa de los Monteros y Ortega Smith ya no se prodigan en los medios como solían. En cuanto a los calamitosos resultados de Vox en las autonómicas andaluzas, Abascal se ha limitado a decir que, en su conjunto, esos resultados electorales (es decir, la mayoría absoluta del PP) eran “buenos para España”. En fin, que Vox parece estar empequeñeciéndose por voluntad propia.

[Convocatoria de 450 plazas en la Escala de Científicos de los Organismos Públicos de Investigación]

Por supuesto, mucho tiene que ver en todo ello la llegada de Feijóo a la cúspide del PP. Por una parte, los medios de comunicación de centro-derecha lo intentan aupar sin disimulo alguno como probabilísimo próximo presidente del Gobierno, haciéndole a la vez el vacío a Vox. Pero no es sólo eso, una campaña mediática de silenciamiento de Vox en favor del supuesto mirlo blanco gallego. Es también el propio Vox el que parece estarse silenciando a sí mismo.

La explicación de este fenómeno podría estar en la actitud de Abascal al intervenir en el reciente debate sobre el estado de la Nación. En términos generales, su discurso estuvo bien en cuanto a la crítica a la acción de gobierno de Pedro Sánchez; pero lo que más me llamó la atención personalmente fue su actitud respecto a Núñez Feijóo. Por un lado, le dio cortésmente la bienvenida al hemiciclo, como era esperable. Pero, por otro, me dio la impresión de que, de manera implícita, Abascal estaba realizando un ejercicio de pleitesía hacia él. Frente al torpe Pablo Casado, Abascal sí se veía en la obligación política de aspirar a ejercer como jefe de la oposición. Sin embargo, ante alguien como Núñez Feijóo, peso pesado de la gestión de gobierno al estilo clásico del PP, y con unas encuestas nacionales que sonríen al candidato gallego ante la perspectiva de un inminente cambio de ciclo, da la sensación de que Santiago Abascal se echa voluntariamente a un lado para darle paso sin estorbarle demasiado.

Bien es cierto que Vox nunca ha llegado a ocupar la posición central, dentro del campo de la derecha, en la oposición política a Pedro Sánchez: ni siquiera fue así en los peores momentos de Casado. Tras la dimisión de éste, y en esos días de máxima incertidumbre dentro de las filas populares que siguieron, sí pudo parecer que se despejaba el camino para Abascal; pero la mera llegada de Núñez Feijóo, su larga experiencia dentro de la vida política española, la trayectoria que parece avalarle y –last but not least– su cara de aburrido pero tranquilizador gestor absolutamente presidenciable, han cambiado de manera radical la situación. Hasta conducir a Abascal a una actitud de pleitesía implícita que pocos habrían esperado.

Y tampoco es descartable, por cierto, que Santiago Abascal haya recibido órdenes de arriba. Se trata de una simple intuición, sin ninguna prueba sólida que la avale. Como se sabe, Abascal es de clara obediencia estadounidense-israelí, como se ha mostrado en su posición totalmente pro-OTAN y contraria a Putin en el tema de la guerra de Ucrania (lo cual no deja de ser una contradicción, ya que, entre otras cosas, las posturas de Vox en cuanto a las “guerras culturales” y el “marxismo cultural” coinciden de manera muy significativa con las del presidente ruso). Pues bien: es perfectamente posible -sólo posible- que Abascal haya recibido instrucciones de alguna alta institución de la élite política occidental -estoy pensando en algo como el Council of Foreign Relations, o incluso de la Secretaría de Estado norteamericana- para que no estorbe el ascenso al poder de Feijóo y deje funcionar a su favor la ley d’Hondt. Sánchez ya está amortizado. La élite occidental ha elegido como próximo presidente de España a Núñez Feijóo, nuestro particular Mario Draghi. Alguien que transmite confianza, y que, desde luego, está al servicio de esa Agenda 2030 contra la que Abascal suele clamar.

Ya habrá tiempo de ocuparse más tranquilamente de Feijóo, ese salvador que, el año pasado, mostró en Galicia, a cuenta de los pasaportes de vacunación, maneras dictatoriales próximas a la distopía australiana. De momento, señalemos sólo que la misteriosa desaparición de Vox perfectamente puede estar relacionada con una oculta Razón de Estado y con decisiones tomadas en Washington o en Tel-Aviv. O tal vez, quién sabe, en los rascacielos donde tienen su sede Blackrock y Vanguard. O igual más cerca, en las torres madrileñas del BBVA y del Santander.

Vox: para muchos, todavía una esperanza. Para cada vez más, una decepción. Si insiste en continuar en modo fantasmal, a lo mejor termina en el programa de Íker Jiménez.

Vox, tal vez -ya va tomando tal aspecto- esa esperanza blanca que finalmente no fue.

*Un artículo de Antonio Martínez Belchí

19 Comentarios

  1. VOX no es la “gran esperanza blanca”, es la “gran estafa blanca”.
    Claramente obedece órdenes de Soros, y si Feijoo es el elegido, no será Abascal quien lo obstaculice. Apesta a disciplina globalista mal disimulada.
    En última instancia, al futuro presidente, como a los 4 últimos, no lo elegiremos los españoles en las urnas. Esas cuyos votos NO SE CUENTAN. Lo elegirá Soros, mediante INDRA. Y Abascal, sumiso, como el buen lacayo que es, no dirá “esta boca es mía”.
    Quien aún se fíe de este pájaro, que se lo haga mirar.
    Y quien avale la estafa con su voto, también.
    La burda excusa de “es lo mejor que tenemos” ya no vale. Si lo mejor que tenemos es un disparo en la rodilla, mejor quedarse en casa.
    Saludos a la familia de El Diestro.

    • Si lo mejor que tenemos es cortarnos una pierna será porque la alternativa, la gangrena, resulta todavía peor y entonces habrá que cortarse la pierna. Tu discurso es el propio de un desestabilizador que se infiltra en un proyecto para arruinarlo desanimando a la gente, sembrando el nihilismo y la desesperanza, pero sin proponer ni una alternativa viable.
      Atacar y destruir lo hace cualquiera, pero construir algo que merezca la pena ya es harina de otro costal. Vox tiene la misión de encauzar el enorme desencanto y frustración que suscita una fracasada casta política corrupta en todos los sentidos hasta los tuétanos, cosa nada fácil, sin caer en las trampas del populismo y la demagogia barata, que obligará a hacer sutiles encajes de bolillos, habida cuenta de que las verdaderas soluciones distan mucho de ser intuitivas si no se dispone de modelos coherentes y que se deben satisfacer premisas y percepciones muy diferentes que sólo tienen en común un visceral rechazo al statu quo.
      La mayoría de los quejosos desencantados no tiene ni pajolera idea de casi nada, pero lo quiere todo y lo quiere ya, cuando lo primero que debería entender es que si uno no resuelve su propia vida, otro no lo hará y menos gratis. Sin unas nociones de economía y política básicas que sacudan los dogmas marxistoides, una y otra vez caeremos en las habituales contradicciones que nos han llevado a la catastrófica situación actual. Esto no es sencillo explicárselo a todo el mundo y muchas veces habrá que transigir, por ejemplo, con trampantojos socialdemócratas que tranquilicen a una mayoría ignorante y no por eso seré yo quien acuse a Vox de traición.
      Los que queréis abortar a Vox estáis de facto trabajando para el enemigo. La primera batalla es contra Perro Sánchez; después contra Feijó, y sólo cuando éstas se hayan ganado habrá que ocuparse de Soros y la madre que lo parió si aún no arden en el infierno.

  2. Muy acertado análisis. No me cabe duda de que esas “instrucciones desde las altas esferas” existen, y que Abascal se aviene a seguirlas por “estrategia política”, “motivos geopolíticos coyunturales”, “realpolitik”, etc. Lo que, traducido, viene a significar lo que ya se comentaba en un artículo anterior al respecto: “bajada de pantalones” y “política profesional”. Cuando estás en la oposición, clamas que lo vas a cambiar todo, que vas a “drenar el pantano” y mil cosas más, pero cuando se acerca el momento de la verdad, entonces sales con que hay que ser realista, que no es todo tan fácil y bla, bla, bla. En fin, lo de siempre. En resumidas cuentas, tendremos a nuestro Macron/Draghi de presidente, y a Abascal le parece bien porque es “menos malo” que Sánchez. Como si Schwab fuera “menos malo” que Soros, o a la inversa. Bah…

  3. A ver cuándo el autor del artículo se entera de que ABASCAL ES PP, de siempre. Que el partido VOX está formado por ex PP, y que cuando Abascal formó las listas de VOX buscó exclusivamente a ex PP. Así lo hizo en Santander y en todas partes.
    Abascal es el falsario más falsario de todos los que forman el Parlamento español, y mira que eso es difícil de superar teniendo a quienes tenemos en el gobierno.

  4. Es una pena, tengo que reconocer que la ilusión se impuso al conocimiento y voté a VOX en 2019 tras toda una vida de abstencionista convencido,

    Me gustaría pensar que los dirigentes de VOX no son tan mediocres como los de Ciudadanos o Podemos y que su silencio obedece a una estrategia estando en estos momentos subsanando los errores garrafales que han cometido con las vacunas, la guerra de Ucrania o cualquier otro asunto político de transcendencia.

    A mí me han defraudado, están demostrando ser casi tan paletos cómo el gordo de las gambas andaluz.

    Incapaces de advertir de los peligros de involucrar a Europa en una guerra de la NATO para situarse al margen a la espera de que se cumplieran las advertencias, inflación, pobreza, escasez… Etc.

    Lo mismo con las vacunas, que trabajo les hubiera costado exigir el análisis de las sustancias alegando que el estado de la técnica y los últimos descubrimientos hacían sospechar que los laboratorios pudieran haber introducido novedosas sustancias para experimentar de manera masiva. Pues ninguno y, además les hubiera dado prestigio frente a los seres pensantes, que son los que luego arrastran a la mayoría.

    Yo observo que a VOX le faltan muchos Labrov, personas inteligentes conocedoras del mundo capaces de escribir poesía y tener amantes guapas.
    Y yo para ser un paleto Telecinco o Secta no voto.

  5. Otro artículo pepero, de un peperro, vosotros si que sois disidencia controlada.
    Sois de risa, pero lo peor son los comentarios, venga seguid así que al final lo conseguiréis, a final de mes pasado por Génova a cobrar que os lo estáis ganando.

    • Conmigo al menos te equivocas. Yo no hago concesiones a ninguna ideología.
      Solo he votado una vez en mi vida y fue a VOX pensando que era necesario, si es incapaz de hacer un discurso explicando los errores del sistema, para eso están todos los demás. No votaré a nadie en mi vida por ideología y menos por adhesión a unas siglas.

      Me gusta la política desde niño, no le suelo equivocarme en mis análisis, y si un nuevo partido quiere ser hegemónico en España debe articular un discurso coherente capaz de resistir el paso del tiempo, los valores no admiten contradicciones y combinan con cualquier circunstancia política, para cabalgar contradicciones ya está Podemos, para destruir España el PSOE y para Sostenella y no enmendalla” las aberraciones legislativas del PSOE ya está el PP.
      El problema de VOX es que quiere ocupar el lugar de los tres en lugar de ocupar la realidad política a nivel nacional e internacional.
      VOX necesita gente más vivida en sus filas, su visón política por el ánimo bienqueda se está quedando ridícula e ineficiente, esto no quita para que el PP de Feijóo culmine la criminalidad de Sánchez en todas sus facetas.
      Sánchez culmina el golpe de estado del 1-O y Feijóo culimina el golpe de estado globalista de “el Mierda”

      O VOX espabila y se rodea de asesores preparados o caerá en todas las trampas y errores, y mira que es fácil en España lograr la mayoría absoluta si no se rinde pleitesía a nada ni a nadie.

    • De acuerdo contigo, Jesús. Todo el mundo a endiosar al globalista Feijóo sin conocer siquiera de qué pie cojea. Si Vox desaparece, España desaparecerá.

      • Criticar a VOX no significa endiosar a Feijóo o al PP que ya ha dejado patente su miseria moral y política. Para mí Feijóo es mucho más peligroso.que Sánchez porque todos los imbéciles peperos aplaudirán con las orejas las aberraciones criminales de Feijóo como su ley sanitaria mucho más criminal que el estado de alarma de “el Mierda”.

        Si los españoles votan a Feijóo bien merecido tienen su desgracia y su miseria.

        Por eso VOX tiene que espabilar y desmarcarse del PP.

  6. Jesús, piensa que los primeros votantes de VOX lo hicieron con unas expectativas que VOX no ha cumplido. Es cierto que recurrieron los estados de alarma, pero también es cierto que han apoyado a Sánchez con su abstención, error de idiotas bienquedas, y que no se han atrevido ni han dado la talla ni con las vacunas ni con la guerra de Ucrania, tampoco están explicando los objetivos de la agenda 20-30 para que todo el mundo pueda comprobar por si mismo día día la veracidad de las malas intenciones.

    A Carrero Blanco se lo cargaron los americanos por acercarse a Rusia para contrarrestar la injerencia americana, si VOX se baja los pantalones ante sus financiadores o por miedo mediático o físico, que se dediquen a cuidar orquídeas o decorar el salón de su casa con banderas.

    Estoy de cobardes políticos hasta los huevos, a ver si ahora la valentía frente a la ETA la han perdido frente a la OTAN, laboratorios o fondos de inversión.

    • Estoy completamente de acuerdo con tu análisis, Grafeno. Suscribo todas y cada una de las palabras que hay en tus comentarios.
      Yo, como tú, abstencionista de toda la vida, y tengo 54 años, estuve tentado de romper mi propia disciplina para votar a VOX, pero, por lo que veo, gracias a Dios, me volví a quedar en mi casa ese día. De esa manera no tengo una cosa más por la que arrepentirme.
      VOX empezó a defraudarme con su política neoliberal ultracapitalista, pero el colmo fue la abstención/apoyo al PSOE para endeudarnos todavía más con el globalismo representado por la puñetera UE. A partir de ahí ha venido su postura incongruente frente a la vacuna, su sumisión a la OTAN y, para remate, la eliminación de las “líneas rojas” para conseguir tocar pelo en Castilla y León.
      La fuerza de VOX radica en ser diferentes al resto, en no ser un partido al uso, sino un movimiento que aglutine a todos los que estamos hasta las pelotas de este sistema de mierda. Pero si caen en sus mismos tics, acabarán como Ciudadanos o Podemos, cuyos inicios fueron parecidos. Para apoyar al sistema poniendo cara de endadaditos ya están los miserable del PP y del PSOE o los sinvergüenzas de Podemos.
      Todavía están a tiempo de rectificar, pero mucho me temo que la inercia que han cogido les lleve a la desaparición. Una lástima. Una oportunidad perdida para los españoles de bien.

  7. Lo peor de todo es que VOX comienza a decepcionar encontrándose en la oposición, que sería el momento de planteamientos más enfrentados y radicales para con los que nos gobiernan. No quiero ni pensar que es lo que harían estando en el poder.

  8. Cabe una posibilidad,de que lo más nuevo analizado en Wikileaks ha sido ni más ni menos,un análisis de los creadores de VOX,publicado en EEUU y nos deja pasmados,acusando a Hazteoir de organización de ultraderecha financiada, a su vez por millonarios españoles,enlazados con una organización cristiana estadounidense:
    https://wikileaks.org/intolerancenetwork/

    Nos parece que los de wikiliks no ha destapado ningún delito y que son protestantes y anticristianos,algo muy de moda en todo el mundo,pero que habra afectado de algún modo a este partido político legal superatacado por la ultraizquierda.Nada dicen en cambio de Unidas podemos financiados por el narcoterrorismo.

    Lo que sigue sin desaparecer es el ‘chinivirus’
    Las llamas calcinan España en 33 incendios activos, 14 de ellos todavía sin control en plena ola de calor…entonces habra que obligar a que los que viven en estas localidades lleven mascarillas?…pero no para no respirar humos,sino por qué de las cenizas del virus calcinado,emergerá como el ave fénix un virus COVID-19 zombie,y como no tendrán que vacunarse para no contagiarse de un virus calcinado!.

  9. En todas partes se están haciendo eco de una grave noticia,la CEE acaba de aprobar una ley que dice que el aborto es un derecho constitucional de la mujer,a Petición de Macron y de Irene Montero.
    https://t.me/DUMBSandUnderground/36527

    Quieren prohibir,la libertad religiosa de ser cristiano o católico.Quieren prohibir cualquier partido que no sea comunista.
    Quieren prohibir que se sepa la verdad de la matanza y genocidio que los comunistas realizaron en España,a través de la ley de memoria de los verdugos.
    Quieren legalizar el terrorismo,la pederastia,el fraude electoral la corrupción el asesinato asistido aborto o eutanasia,quieren eliminar las cruces cristianas,la libertad de expresión…
    sólo quieren que todos sean comunistas al servicio de nuevo orden mundial,quien:Biden,Soros,Gates,Rothschild,Rockefeller,el partido demócrata de EEUU,los eurosocalistas,el PCCh,la familia Real británica,el Antipapa Bergoglio,etc.

  10. Como no tiene qué desaparecer VOX con articulistas tan paganos como el que a escrito este panfleto, el problema qué tiene VOX es qué le están haciendo un complot en todos los medios de comunicación, ya solo le queda Libertad Digital y veremos hasta cuando.

  11. Vox no es ninguna panacea ni falta que hace, basta con que honestamente trate de erigirse en baluarte de coherencia y sentido común en el manicomio donde estamos y siga abriendo debates interesantes. Por supuesto que se le puede y debe criticar de manera constructiva, pero no rechazar de plano como leo en algunos comentarios, porque sencillamente es lo único que tenemos quienes de verdad nos oponemos a la dictadura progre en curso y sus recursos al Constitucional ya han puesto una pica en Flandes
    Su praxis no es ni puede ser perfecta, cometerá errores de bulto y claro que tendrá que plegarse a la llamada realpolitik. El problema sería que convirtieran el tactismo y el pasteleo en un fin en sí mismo como hace el resto de basura política.
    Vox y sus ideas esenciales son un peldaño en la buena dirección, aunque sólo fuera porque cualquier otro camino nos lleva directamente al despeñadero. Utilicemos a Vox para salir del agujero que ya habrá tiempo de matizar después.

Comments are closed.