Hay un refrán muy español que dice: “No mandes a quien mandó, ni sirvas a quien sirvió”. El significado del refrán es, bajo nuestro punto de vista, evidente: ninguno de los dos extremos asume su nuevo rol y serán tan malos recibiendo órdenes, como dándolas porque en su vida se habían visto en una como esa.

Eso es lo que parece pasarle a Irene Montero y sus “coleguis” del ministerio, que en su vida se han visto en una como esa. Y demostrando no asumir el rol de seriedad que implican los cargos por los que tanto cobran, se van a Nueva York y se hacen fotografías, que suben a las redes, como si hubieran ido de vacaciones de fin de curso, o suben vídeos de celebraciones de cumpleaños de “la jefa”, como si hubieran celebrado por la noche una fiesta de los pijamas de internado estadounidense.

Definir lo que hemos podido ver todos en esas fotografías como lamentable, es poco. Y fíjense, ni siquiera creemos que se hayan difundido por las redes por otro motivo que no sea por uno que salta a la vista de todos: son tontas de baba, pijomunistas con ganas de presumir de viajes, de modelitos o incluso de sueldos.

Es decir, cumplen con todos esos estándares de mujer florero contra el que dicen luchar, cuando no son más que feministas de todo a 100. Y siendo todo eso malo, un auténtico desastre, lo peor es que por las manos de esa tipa, de la Montero, están pasando decisiones que pueden hacer mucho daño a todos los hombres de esta país e incluso a muchas familias entre las que se encuentran, obviamente, esas mujeres a las que dicen defender.

Son las Pepi, Luci, Bom de Almodovar años 80, trasladadas a pleno siglo XXI. Chonis con ínfulas.

 

6 Comentarios

  1. Van a “trabajar por los derechos de la mujer” a las áreas comerciales y vulgo-turistas de la ciudad emblema del capitalismo y el “mundo libre”.
    No van a Yemen, Pakistán o alguna aldea de Nigeria controlada por el Boko Haram. Ni a ciudades deprimidas de Venezuela o a Cuba a la parte alejada del decorado principal.

    Que estas garrapatas son infinitamente estúpidas es algo que todos sabemos. Pero me pregunto si son conscientes de las cotas de peligro para sus inservibles pescuezos de ladronas públicas que están asumiendo con esta “gira” (tour) provocadora de un pueblo con pie y medio en la desesperación.

    Todo esto debe ser guardado y compilado. Ni olvido ni perdón.

  2. Me recuerda a la película de Buñuel, “Viridiana”, imprescindible para comprender el presente suceso de Irene, Luci y Bom, sucede un hecho particularmente buñueliano: la primera noche que la gran hacienda queda sin moradores, salvo los mendigos y mendigas, éstos ingresan a la casona principal con el fin de hacer una cena, se emborrachan, destruyendo los artículos de la casa. Esta gente son mendigos intelectuales que se emborrachan de poder en nuestras casonas públicas, con nuestro dinero, y que además destrozan todo lo que tocan: Indigentes Intelectuales sin Fronteras.

  3. Más de una vez he estado a punto de escribir un artículo largo o algo sobre la naturaleza del “pijoprogre”, el desecho metabólico más tóxico y patológico de nuestra era. Pero me salen palabras y argumentos de tan alta corrosividad, tan intenso es el desprecio que me inspiran, que al final lo dejo pasar.

    Pero a esta gentuza hay que combatirla para forzarla a elegir entre definitivamente pijos o definitivamente “trabajadores humildes” (lo que no han sido ni un sólo día de sus lechuguinas vidas), y que dejen de estafar, parasitar, mentir y engañar a la gente. Escoria enferma.

  4. ja, ja,ja, ja…..jaaaaaaaaaaa….. Pagar IMPUESTOS para estas marranadas y mil atracos y robos más…..
    INSUMISIÓN FISCAL GENERALIZADA pero YA. Arrancadle las alas ya de una vez.

  5. En la famosa peli hay una escena en la que se celebran “Erecciones Generales”.
    Y uno se pregunta si ciertas chicas de viaje por ahí, tirando con pólvora del Rey, no serán asiduas de espectáculos de “Boys”.

Comments are closed.