marketing

Todo en esta vida está tomada por un marketing, un mercadeo que me enseñaron a moldear, en los años 1960 en ETEA, en los estudios en mandos intermedios. En aquellos años la mayoría de los estudiantes éramos trabajadores durante el día y alumnos de estudios de ciencias empresariales de noche. Estoy seguro que, los tiempos han cambiado, como casi todo, pero la esencia de este llamado marketing, es el mismo en su concepto de orientación para descubrir las apetencias de los clientes y su desarrollo posterior.

[Convocatoria de 450 plazas en la Escala de Científicos de los Organismos Públicos de Investigación]

El marketing que haya podido tener nuestro Nadal en el tenis, posiblemente como todo buen trabajo, está ligado a una buena planificación en toda regla. Como siempre me he significado en decir la verdad, según mis creencias y saber algo de este asunto, No soy un buen aficionado en el tenis, pero los dos últimos, el  Open de Australia y el Roland Garros, los he visto muy apasionado, tanto por ver a Carlos Alcaraz y a Paula Badosa y al propio Nadal, me he encontrado que he visto todos los partidos de estos jugadores, incluso veré las semifinales y si sigue el jugador manacorense  presenciaré la final.

Quisiera no equivocarme en cuanto al marketing que ha tenido o sigue teniendo Nadal. No voy a inspirarme en sus caprichos de tocamientos como si los tuviera enseñados de antemano, dada la sincronicidad de que siempre hace lo mismo. no se trata de casualidad puesto que siempre le he visto hacer los mismos, llamémosle bromas programadas. Me ha dejado boquiabierto de ver tanta sincronización una detrás de otra, algunos de estos toques en salvase en que sitios del cuerpo de una persona sería y un gran jugador admirado en el mundo entero que, no encuentra la manera de ponerla a su cara un poco de risa.

Comprendo las dos dolencias que sufre Nadal desde hace bastante tiempo. “Síndrome abdominal pandémico” y los síntomas de una displasia del escafoides tarsiano que, para la clase médica no tiene solución quirúrgica. Hasta aquí, todo puede ir bien, pero visto lo visto en estos dos campeonatos se le ha visto mermado de facultades, imperiosas para un partido que se requiere mucha movilidad con un trasiego y cambio de posturas.

Debo reconocer que dejar jugar a Nadal, no es parte del marketing, aunque a veces por sus ademanes, compostura en los saques y la manías que le acompañan, me podría decir que no estoy equivocado. Muchas veces la razón de las cosas, solamente las sabe la propia persona y sus allegados. Esperemos que estos dos partidos le vuelvan a nacer sus ansias de campeón. Y si todo esto es parte del marketing que venga Dios y lo vea, a decir verdad, estoy seguro que lo verá. El marketing no es el arte de vender lo que uno produce, sino de saber qué producir en el cliente, y este es, el aficionado al tenis.

Finalizando el último párrafo, me llama mi señora para que fuera a ver la tele. En ella Nadal, comunicaba que no iba a jugar la semifinal del torneo debido a su dolor manifiesto en el abdomen. Me congratulo con esta disposición del tenista. En primer lugar su pundonor y sobre todo no engañar a sus seguidores con su deterioro de jugar en buenas prácticas a lo que nos tiene acostumbrados.  El marketing de Nadal se desquebraja. Mejor dicho, no se desquebraja. Ánimo NADAL.

6 Comentarios

  1. Es querer estirar un icono roto, roto por las inaculaciones experimentales, roto por las dopaminas, roto por sus amistades como bill puertas, el marqueting como la politica es el arte del engaño y este ya no engaña a nadie

  2. Nadal se ahogaba y fatigaba, anuló el partido contra Kirgios y se retiró de Winblendon, ganó Djokovik. Tiene “dolor abdominal pandémico” por la pandemia de las vacunas de oxido de grafeno.

  3. Espero que se recupere pero lo veo muy dificil ya que la cosa que se ha inoculado es especialmente corrosiva en la anatomia humana.

  4. Lo peor de todo es que nunca lo va a reconocer
    Nunca va a reconocer que ha sido engañado por su amiguito psicópata Kill Gates

  5. No he visto a un tío más falso que Nadal en mi vida, aunque puede que no sea eso. Puede que haya sido engañado, como algunos dicen por aquí. Desde que se lleva tan bien con Guillermito Puertas las cosas le van extrañamente bien

Comments are closed.