horario

Son muchos son los que se quejan de las altas temperaturas y muy pocos los que ven las razones para ello. La mayoría, se traga la explicación más que interesada de los calentologos y todos los que defienden el cambio climático y en defensa de su propio negocio. Las altas temperaturas que se están dando a la hora de conciliar el sueño, es uno de los grandes fundamentos en los que se apoyan.

[La nueva fábrica de Heinz de Alfaro creará 39 empleos indefinidos en La Rioja]

Siempre, los más mayores, al menos aquí en el sur, al menos aquí en Sevilla, quizá uno de los puntos donde más calor hace en verano de la Península Ibérica, decían “Aunque haga mucho calor durante el día, si por la noche se puede descansar, nos levantamos frescos, para  poder afrontar la calor del siguiente día”. Este tópico también ha dejado de ser válido.

Actualmente y con el horario de verano, hay un desfase de dos  horas y media con la hora real del sol. Ello conlleva, a que cuando nuestro reloj marca las doce horas del mediodía, en realidad son todavía las nueve y media de la mañana. De la misma manera cuando nuestros relojes marcan las doce de la noche, en realidad, la verdadera hora solar es las veintiuna y treinta.

El resultado es que a las doce de la noche por el reloj,  hora habitual en que la mayoría de la gente, más o menos, se retira a descansar, la temperatura, que no va con la hora,  es de las nueve y media y no de las doce de la noche; el sol se ha puesto apenas hace un par de horas, por lo que todavía no se ha ido el calor. Es por ello que resulta del todo imposible, al menos en el Sur de España,  y especialmente cuando sufrimos una ola de calor, conciliar el sueño.

Los calentologos sabiendo de esta realidad, se han preocupado mucho de seguir manteniendo e imponiendo el horario de verano, es de los mayores negocios que existe en la actualidad y del que los más poderosos se benefician notablemente;  No solo se benefician del gran negocio del consumo de kilovatios, también, todos los que fabrican  aparatos para poder enfriar un poco la casa, en muchos casos sin conseguirlo,  y en otros provocando muchas enfermedades, otro de los grandes beneficiados, pero hoy no toca  hablar del negocio de la sanidad.

Sí tuviéramos la hora ajustada al recorrido del sol, cuando nos acostaramos a las doce de la noche la diferencia de temperatura sería de entre cinco y diez  grados menor, que la que tenemos con el actual horario. Es verdad que a las cinco de la mañana, amanecería pero ese problema y para seguir durmiendo, se soluciona con una simple cortina y si hay que levantarse con la fresquita a correrla, tampoco pasa nada.

En definitiva con la hora real del sol, lo tendríamos mucho más fácil para conciliar el sueño, a la hora de meternos en la cama, además de garantizarnos al menos, cinco o seis horas de confortable descanso para así poder afrontar la calor del siguiente día, cosa que con el actual horario es del todo imposible.

Pero no crean que esto es simple casualidad, que es cosa de burócratas incapaces, los malos-malísimos lo tienen todo muy bien estudiado y es por ello que se preocupan;  primero de que tengamos más horas de luz para mayor consumo, y segundo, que después al llegar a casa con una calor infernal,  consumamos muchísimos kilovatios para intentar conciliar el sueño.

Por último, el mayor beneficiado de todo esto y anteriormente no nombrado, sin lugar a duda es el que hace caja de todos y que naturalmente es nuestro gobierno, que solo busca la fórmula para ellos ingresar más, beneficiar más a los grandes poderes y de paso joder más al pueblo.

También te puede interesar...


Artículo anteriorEl juez Presencia y ACODAP preparan querella contra Elisa Beni y el Diario.es
Artículo siguienteUna rosa clavada en la arena
Faustino
Terminadas mi obligaciones genéticas; lo de cultivar los árboles, garantizar la continuidad de la especie y escribir un libro, me dedico a darle voz a todo lo que me descuadra en mí de rededor, muy especialmente la falta de justicia en su más alto concepto. Cuando no lo hago, escucho la voz de mi padre que me recuerda que "nunca se ha escrito nada de ningún cobarde". como apenas puedo dar voz, escribo pequeños textos para intentar suplir "mi afonía" y además me esfuerzo intentando que lleguen a la gente. Tengo infinidad de escritos publicados en "círculos menores" He sido pregonero de la Semana Santa de mi ciudad, Tomares. He publicado la novela; Costalero de Sevilla, Mi blog personal es Incorrectamente Político, encabezado por una foto de George Orwell y su más célebre frase: Periodismo es publicar aquello que alguien no quiere que publiques, todo lo demás son relaciones públicas.

2 Comentarios

  1. Nuestros abuelos y nuestros padres siempre se levantaban al alba…y no gastaban tanta electricidad,no había TV.ni internet,y seguro que dormían mucho mejor que nosotros sus nietos e hijos.

Comments are closed.