Carlos Cuesta

He visto recientemente un vídeo de Carlos Cuesta, hablando sobre un señor que vive de nuestros impuestos pero que, para nada, ejerce la labor para la que se le ha elegido, más bien al contrario. Un señor, al que su apellido le define perfectamente. El video, trata sobre lo que este había dicho del precio de la fruta, concretamente del melón, de la sandía y de las cerezas. No entraré, a fondo en la razón, por la que se hizo este video, una vez más hablaré sobre un tema que es tangencial al mismo, pero que subliminalmente, participa de forma importante.

[Ofertas de empleo de Flixbus en Madrid y en Europa]

El motivo de debate, era la diferencia a la baja, en cuanto al precio de la fruta que observaba el señor Cuesta, muy por debajo del que había expresado el otro protagonista. No voy a entrar en quien llevaba razón y quien no la llevaba, no es el tema de este escrito.

-Antes de continuar, quiero expresar que la mayoría de los economistas, al menos los más populares, en general, los que normalmente están en los medios de comunicación, reciben prebendas variadas, cuando no, buenos sueldos constantes y regulares, de las distintas instituciones sin ánimo de lucro, normalmente fundaciones,  que las grandes multinacionales de productos de obligado consumo que operan en España, tienen constituida con la intención de lavar  su imagen en unos casos y de que los abusos que cometen en otros muchos, pasen desapercibidos para los ciudadanos-

Y ya en el caso concreto; Lo que más me sorprende de Carlos Cuesta, bueno… no,  es que para defender y para contrariar lo que decía el señor anteriormente in-nombrado, nos dice en su video que fue a distintas y variadas tiendas para contrastar los precios de la fruta mencionada. Estas tiendas, no fueron,  la frutería de su barrio, ni la de fulanito, y tampoco la  de menganito, ni la de Conchita, ni la de Pepito, ni siquiera la de Juanito. Estas pequeñas fruterías regentadas por autónomos, solamente ofrecen buen servicio, calidad, simpatía, y sobre todo, humanidad y además,  están obligadas a ser competitivas para no desaparecer, y no fue a esas fruterías las que mencionó el señor Carlos Cuesta, mencionó  al Corte Inglés, a Mercadona, a Carrefour y a la cadena de supermercados Día, no iba a perder la oportunidad de hacerle publicidad a estas grandes multinacionales con lo agradecida que son, aunque no de la manera anteriormente mencionada.

Señor Cuesta, yo soy frutero, aunque hace tiempo que no ejerzo, pero por deformación profesional, estoy muy al día de los precio de la fruta y de la calidad de la misma. Es por ello que me siento autorizado para decirle, que en las fruterías de barrio, hoy se compra mucho más barato que en  los grandes supermercados de las grandes cadenas de distribución comercial, y además, le voy a dar otro dato que usted y en general, los consumidores desconocen;  la mayoría de las  grandes marcas de productos agrícolas, no voy a mencionar ninguna, las que se aventuran a poner su producto en esas grandes cadenas de distribución, generalmente nunca ofrecen allí,  sus mejores productos, utilizan en general su segunda marca. Sus mejores productos, aunque le pueda sorprender,  se encuentran, si,  en las fruterías de barrio.

También te puede interesar...


Artículo anteriorA ti levanto mis ojos
Artículo siguienteUn buen negocio
Faustino
Terminadas mi obligaciones genéticas; lo de cultivar los árboles, garantizar la continuidad de la especie y escribir un libro, me dedico a darle voz a todo lo que me descuadra en mí de rededor, muy especialmente la falta de justicia en su más alto concepto. Cuando no lo hago, escucho la voz de mi padre que me recuerda que "nunca se ha escrito nada de ningún cobarde". como apenas puedo dar voz, escribo pequeños textos para intentar suplir "mi afonía" y además me esfuerzo intentando que lleguen a la gente. Tengo infinidad de escritos publicados en "círculos menores" He sido pregonero de la Semana Santa de mi ciudad, Tomares. He publicado la novela; Costalero de Sevilla, Mi blog personal es Incorrectamente Político, encabezado por una foto de George Orwell y su más célebre frase: Periodismo es publicar aquello que alguien no quiere que publiques, todo lo demás son relaciones públicas.

1 Comentario

  1. Así es.
    Yo compro la fruta y la verdura+aceite de la cosecha de los dueños de la frutería en mi barrio.
    Tienen precios mucho más competitivos y de mejor calidad, y el trato personal incomparable con el de un supermercado.
    No pienso cambiarles por nada de nada, ni por el mejor súper del mundo

Comments are closed.