Llevamos muchos meses anunciando que llegaría un momento como este y, por fin, ha llegado. Sabíamos que las inoculaciones experimentales provocarían infinidad de dramas y nos preguntábamos cómo tratarían de justificar esos dramas los criminales políticos, los medios de manipulación y los sanitarios cómplices de esta farsa. Y aquí está. Todavía tienen la desvergüenza de justificar auténticos dramas con estupideces propias de un niño de parvulario.

Uno de los efectos secundarios que están provocando las inoculaciones afectan, directamente, al aparato reproductor de los inoculados. Es probable que haya mucho estúpido al que esto le de igual porque crea que solo afecta al hecho de tener hijos, pero hemos de recordarle a todos esos tontos que es de salud de lo que estamos hablando y que esa también es una parte importante de esa salud.

Y ahora nos encontramos con que se nos cuenta que, en el caso de los hombres, cae en todo el mundo la calidad del esperma y que eso se ha debido al uso del paracetamol y los químicos. De las vacunas experimentales ni siquiera hablan porque, como ya sabrán, se han convertido en una especie de dioses perfectos de los que no se puede decir ni una mala palabra.

Pero después está el asunto de las mujeres. Y en relación a las mujeres, se nos cuenta que es el estrés vivido durante la pandemia el que ha afectado a la ovulación. Tampoco encontrarán ni una sola palabra que relacione a la vacuna con ese asunto, a pesar de la inmensa cantidad de testimonios que lo demuestran.

Como verán, esta gente nos lleva tratando como a auténticos estúpidos desde hace mucho tiempo y, por lo que parece, no hay nada que les vaya a hacer cambiar de opinión.

 

3 Comentarios

  1. Estas conclusiones a las que llegan los “expertos”, son como continuación, no tanto para los inoculados, que también sino a quienes han dejado de discernir entre la realidad y la manipulación.
    Cierto es, que ya hace una década, un estudio del esperma intentó demostrar esa falta de calidad, respondiendo a menos espermatozoides por recuento u oligoespermia y se traducía en baja fertilidad.
    No obstante, entendiendo de que va uno de los principales fines de todo este montaje, que no es otro que la infertilidad, tanto femenina como masculina, en un principio en adultos y a posteriori a partir de los seis meses, es decir que, cuando lleguen a la edad reproductiva lo más probable es que la infertilidad sea un hecho, nos puede dar una idea de cómo puede llegar a afectar al sistema reproductivo la inoculación del experimento y esto al futuro de la humanidad.
    Lo realmente vergonzante es que oculten, tanto los periodistas, como políticos y aún más los sanitarios esta realidad que afectará a sus descendientes y a ellos mismos, si están en la edad. Por dinero y poder, sacrificar a las generaciones venideras nos dice, a qué clase de individuos nos enfrentamos.
    Efectivamente esta degradación puede llegar a ser un grave problema sanitario y provocar cambios hormonales.
    Problemas con la función sexual, por ejemplo, bajo deseo o dificultad para mantener una erección (disfunción eréctil)
    Dolor, hinchazón o un bulto en el área del testículo
    Disminución del vello facial o corporal, u otros signos de una anomalía cromosómica u hormonal.
    ¿A dónde podría llevarnos tales aspectos? Pues ya se ve que si reduce el deseo y por ello la erección, causa dolor y reduce vello y provoca anomalías cromosomáticas, el hombre dejará de ser lo que es y hasta es probable que, una manipulación del ADN (posible con las inyecciones), de paso a un cambio en la masculinidad y a su indefinición.
    Los desarreglos menstruales en la mujeres, parece ser que. algo sobre su estudio está siendo más exhaustivo que el que ahora indican sobre le esperma. Los sangrados y los abortos son altamente probables como efecto secundario, pero no lo achacarán quienes lo sufran a los efectos de las inoculaciones. Primero, porque no es el discurso oficial y segundo, porque no se apearan del burro para reconocer que han sido manipuladas por quienes les recomendaban su inoculación, para prevenir un atasco en los hospitales y por “responsabilidad y solidaridad” con sus semejantes y descendencia.
    Y ésto, sin ir observando el grave problema de los recién nacidos, cuyas madres pasaron por el aro las tres veces así como sus maridos y ahora son sus hijos los afectados.

  2. Nos tratan como a anormales, efectivamente. Yo pienso que los idiotas son ellos, no son capaces de imaginar que la inteligencia exista.

Comments are closed.