2030

Lo de los políticos es puro teatro. Se dice desde siempre, medio en serio, medio en broma, pero ahora es más evidente que nunca. Basta ver una sesión parlamentaria para que esta terrible realidad se manifieste en todo su esplendor. La humanidad está viviendo momentos de cambio, destructivos e irreversibles. Es necesario atajar esta carrera de conquista. Nunca un cambio había sido tan drástico, tan antinatural y tan escrupulosamente programado. Lo terrorífico es que este siniestro proyecto está dirigida por personajes e instituciones de los que el ciudadano de a pie ni siquiera tiene constancia o, como mucho, ha visto su nombre escrito, y ni siquiera eso. Este cambio no se podría llevar a cabo sin políticos, que son los que directamente dan las órdenes, y funcionarios corruptos, que las encubren y ejecutan. Y, por supuesto, nada iría adelante sin la complicidad y total entrega de los medios de comunicación.

Desgraciadamente, la mayoría de la sociedad permanece de espaldas a todo esto, distraída con la novelería barata, las series, los concursos, los deportes de masas, los espectáculos, los sucesos, la prensa del corazón y un sinfín de frivolidades más de la variada exposición de la feria de las vanidades, más la propaganda política y la mentira a todas horas presente. Todo esto hasta el empacho. Y mientras permanecemos entretenidos y adormilados, los políticos del hemiciclo juegan al ping pong con sus insultos, chascarrillos, dimes y diretes. Puro pasatiempo inútil para calentar el escaño. Los temas realmente enjundiosos ni se tocan. Los que afectan a la sociedad se callan, por conflicto de intereses o por cobardía, y los personales se pactan. Y para colmo, los medios de comunicación/desinformación, rendidos a los pies de la izquierda más sectaria y destructiva, pasan por alto sus múltiples fechorías, léase asuntos sangrantes como el acoso y abuso de menores o casos de asesinato en los que nunca se ha podido llegar al fondo por estar los implicados protegidos por políticos. Las irregularidades del caso Marta del Castillo son un secreto a voces. El dosier de Villarejo es un filón si hubiese voluntad de esclarecer ciertos asuntos delicados. Pero como los dos grandes partidos están implicados, se hacen arreglos bajo cuerda, se cierra la carpeta y no se habla del caso. Lo de las grabaciones del excomisario y la fiscal Dolores Delgado, referidas a la prostitución de alto standing para extorsionar, y los jueces que alternaban con menores, merecían ser esclarecidas, pero nadie reclama. Por no hablar del asunto vergonzoso del narcotráfico con la Venezuela comunista, las famosas maletas de Delcy, el chantaje de Maduro, los tejemanejes de Zapatero con sus embajadores corruptos y las muertes sospechosas estilo película. Hay materia para varias sesiones.

Pedro Sánchez arma un revuelo de diseño a cuenta de las escuchas; una disculpa para reformar el CNI, con más vigilancia y control para dar mayor cobertura a la nefasta ley de seguridad nacional. En el tema escuchas, los socialistas tienen varios másteres. Lo traen de serie y, además, hacen alarde de ello. Si echamos la vista atrás, recordaremos a aquel chulo Rubalcaba –que se fue a la tumba con muchos secretos inconfesables— diciéndole al diputado Floriano, del PP, en los pasillos del Congreso: “yo oigo todo lo que dices y veo todo lo que haces”. Es un ejemplo aparentemente banal, pero indicativo de la catadura moral de estos personajes. Anterior a este hecho, ahí están las famosas “escuchas del CSID”, por las que fueron condenados Emilio Alonso Manglano y Juan José Perote. Por estas ilegalidades telefónicas se filtraron los nombres de “cierta gente” implicada en el caso Alcácer. ¡Que le pregunten a Corcuera y a Vera, que saben de esto! A los que han perdido la memoria y a los nuevos que se incorporan al análisis político recomendamos leer o releer El negocio de la libertad, de Jesús Cacho. Un libro imprescindible para “aprender” sobre las cloacas y analizar los asuntos desde una perspectiva más racional y adulta. Una auténtica iniciación.  

Pero a Sánchez es difícil sacarle los colores porque es de sangre fría, como los reptiles, y va como una apisonadora, destruyendo todo a su paso. Se siente seguro, porque está protegido por la mafia de psicópatas que lo dirigen tras bambalinas. No olvidemos la visita secreta de Soros, nada más llegar al palacio de la Moncloa. Por eso volvió con tanta seguridad, tras un periplo por Estados Unidos pagado por su suegro –el de la sauna gay, donde supuestamente también se hacían escuchas—, y haber sido repudiado por su partido. Está claro que ha llegado con el encargo de “cargarse” el país, y lo está haciendo con nota. No cabe duda que es un buen vasallo de las élites.  

Hay que reconocer que no le está siendo difícil. No por mérito propio, sino por la oposición inane –nos referimos al PP— que en lugar de ocuparse de los asuntos medulares para mejorar la situación de los españoles, se dedica a politiquear, a hacer de alcahuete, desdecirse de lo dicho, olvidar las promesas, dar bandazos, apoyar leyes nefastas y a las luchas intestinas. Así no se puede y, visto lo visto, tendremos a Sánchez hasta que Soros decida el relevo. 

Desde este pequeño recuncho de libertad lanzamos un SOS a los políticos de bien, si es que aún los hay. Es urgente llevar al Parlamento la Agenda 2030 y debatir sobre los 17 ODS que marcan el camino a un futuro que aún es reversible. Los ciudadanos nunca han votado esto y se les está mintiendo sobre el objetivo real. El pin que los “amos del mundo” y casi todos los políticos llevan orgullosos en sus solapas no es lo que parece, sino el símbolo del gran engaño para atrapar a la humanidad en la tela de araña transhumanista, de la que no podremos escapar. Estamos dormidos y ellos, aparte de llevar considerable ventaja y disponer de medios casi ilimitados, van con botas de siete leguas y velocidad de crucero. ¡No hay tiempo que perder!

Si algún youtuber desea reproducir este texto o parte de él para la locución de su vídeo o para cualquier otro uso, debe pedir autorización y citar la fuente al principio de la narración.

gcomunicacion@laregladeoroediciones.com

 

6 Comentarios

  1. Por todo lo dicho es que pienso, y asi lo he comentado, que el expediente royuela no es nada mas que mucho ruido y pocas nueces. Por desgracia.
    Hemos leido ultimamente que a margarita robles le quedan dos telediarios y que en julio se larga, y tambien hemos leido que lesmes estaria a punto de ser detenido, ¿hacemos apuestas a que ni una cosa ni la otra?

  2. Pero todavia crees que queda algun político de bien para pedirle un S.O.S ?
    Mal vamos, coincido en todo lo escrito, excepto en eso

    • Creer que existe un político de bien es lo mismo que creer que existen demonios buenos. La profesión del político es la mentira, sea el político del signo que sea. ¿Se puede extraer algo bueno de la mentira, hija del demonio? Pues imposible. Lo que ocurre es que los políticos de la oposición quieren ser ellos los que la implanten en lugar de los que hoy están mandando. Pero la misma escoria infrahumana son.

  3. La agenda 20/30 es una agenda globalista, genocida y satanica, el que no vea esto a estas alturas tiene un gran problema el, sus hijos y los hijos de sus hijos

  4. Pues como los encontréis (tales políticos), tened bien presente que la agenda 2030 se implanta como las purgas en la URSS. Solo Dios y sus santos pueden librarnos de todos los políticos y magnates asociados de esa ponzoñosa agenda de exterminio masivo.

Comments are closed.