¿Cuántos de ustedes han perdido a algún ser querido a lo largo de esta farsemia? ¿Cuántos de ustedes han asistido aterrorizados al fallecimiento de sus padres o abuelos en alguna residencia de ancianos, completamente solos y abandonados por supuestos motivos sanitarios? Pues sepan que para ese miserable indecente que fue ministro de Sanidad en los meses iniciales de la farsemia, todo eso fue, simplemente, porque las cosas que se hicieron entonces “no eran del todo correctas”, que “hubo cosas que se podían haber hecho de otra manera”.

Y el tipejo se queda tan ancho. Está hablando de pérdida de vidas, de muertes de ancianos en la más terrible soledad después de aplicarles protocolos criminales y de fumigar, con solo Dios sabe qué, las residencias en las que vivían, pero para esta cucaracha las cosas, simplemente, “se podían haber hecho de otra manera”.

¿Se imaginan justificarse de esta forma en su trabajo cuando se mete la pata y provoca graves consecuencias? ¿Qué les habría pasado? De todo, ¿verdad? Pues a Illa le premiaron con la secretaría general del PSC y con su candidatura a la Generalidad de Cataluña. Y ojo, que los tribunales tampoco le harán nada, a pesar de todo lo que ha hecho.

Esto es España, señores, y en esto nos hemos convertido. Un tipo al que habría que llenarle la cara de aplausos dice que: oh, vaya, las cosas se podrían haber hecho de otra forma. Tócate los…

 

8 Comentarios

  1. por la cara que tiene este tío y su porte, una corbata de soga, le quería muy bien.
    ¡¡¡ARRIBA ESPAÑA!!!

  2. Yo tengo que decir que ninguna persona de mi familia se ha visto afectada por la acción del supuesto virus, tampoco ningún amigo o conocido, supongo que estadísticamente es lo normal, se necesitan al menos setecientas personas cercanas para conocer a alguien que haya muerto por lo que denominan “covid” y mi entorno cercano apenas llega a la centena, aparte de ello ningún familiar o amigo se creyó el cuento, no teníamos ningún familiar o conocido en residencia, todos estaban viviendo con algún familiar y el más vulnerable con más de ochenta años y operado de cáncer hace años lo primero que hizo fue prohibir a sus hijos y esposa que le llevaran al hospital si enfermaba, su grupo familiar enfermó dos veces en 2020 y2021 y en las dos ocasiones fue tras ir de compras a una gran superficie. Se recuperaron en casa como de una gripe y el mas anciano fue el primero en hacerlo al haber estado fortaleciendo su inmunidad con potingues que solo él conoce, se crió en un laboratorio con su abuelo, una eminencia farmacéutica que le hacía leer las fórmulas en voz alta mientras las elaboraba.

    Tengo que reconocer que en este aspecto me siento orgulloso de todos mis familiares y amigos, todos detectaron desde el incio el cuento chino y el peligro de creerse el cuento, no hay que decir que jamás nos hemos puesto una mascarilla ya que en las reuniones las teníamos prohibidas. Como siempre hay alguna excepción tengo que decir con horror que entre ese centenar de personas hay dos vacunadas, una de mediana edad que lo hizo de manera oculta, y creo que lo hizo sintiéndose presionada por el entorno sanitario. También se vacunó un joven de poco más de veinte años por irse a Suiza esquiar, a los dos los tenemos como conejillos de indias en la familia y aparte soportar las burlas familiares nos detallan día a día los efectos pospinchazo.

    De Illa solo tengo que decir que me parece un ser repugnante, tiene el nivel de repugnancia de todo el gobierno de Antonio “el Mierda”.

  3. Todo, todo, el 100% de las chuminadas que se aplicaron, fomentaron y perpetraron durante la “pandemia” eran incorrectas, innecesarias, destructivas y fatales.

    Y no, no fue torpeza. Fue un plan maquiavélico en el que unos participaron activamente por tener un papel asignado y otros muchos por estupidez y arrastre, estupidez que entra en las fórmulas de los que diseñan los planes porque conocen al dedillo el comportamiento previsible de la inmensa mayoría de la gente y la integran en sus cálculos.

    Por eso algunos aun a costa de resultar cansinos y parecer obsesivos no nos callaremos nunca ni descansaremos hasta que se reconozca que TO-DO era MENTIRA y que los “negacionistas” teníamos razón en prácticamente TODO. No para gloria propia, sino para JUSTICIA y regeneración.

  4. Adjudicó contratos a dedo a amiguetes suyos, con la excusa del Covid, por importes de más de 300 millones de euros, a empresas desconocidas, insolventes, desahuciadas, etc.
    ¿Se imaginan ustedes cuántos millones nos ha robado ete hijode…?

Comments are closed.