Al César lo que es del César, y a esas alimañas del averno reconocerles su mérito: ¡Lo habéis logrado! Habéis transformado al ser humano a vuestra imagen y semejanza, en un tiempo record, sin que este se dé cuenta, y con la coartada perfecta de que toda esta insoportable tortura es por nuestro bien. Hemos aplaudido a las ocho en punto a nuestros carceleros; hemos sufragado a los ladrones de nuestra hacienda; hemos votado (una y otra vez) al actor secundario que habéis elegido como mayordomo de vuestras fechorías; hemos hecho fila para que nos intoxicaran; y hemos perseguido como delincuente a aquel que no os obedecía. ¡Lo habéis conseguido: nos ganasteis de nuevo! Donde hay confianza da asco; y donde damos asco, confiamos en vosotros: en vuestros informes científicos, en vuestro comité de expertos, en vuestros periodistas paniaguados, en vuestras verificadoras de noticias, en vuestras universidades de mierda. Si os damos la mano, nos cogéis el brazo; y cuando nos cogéis el brazo, nos pincháis dos, tres, cuatro veces… hasta extraernos el alma.

Sin embargo, soy de los que reconocen el talento y aplauden la excelencia: sois buenos en lo vuestro; sois insuperables en jodernos la vida; sois los mejores malnacidos que he tenido el deshonor de conocer. Esta vez os habéis superado a vosotros mismos: ya no fue necesaria la disculpa del comunismo internacional, ni de la lucha de clases, ni de la crisis del capitalismo, ni de las dictaduras militares, ni de las teorías raciales, ni de la guerra de religiones… Conseguisteis que el ser humano se inmolara a cambio de nada, se matara para pretender seguir viviendo, se hiciera mal a sí mismo convencido de que era por su bien. Habéis convertido al ser humano en oveja de rebaño y en perro pastor al mismo tiempo; en preso perpetuo y en funcionario de prisiones mal pagado; en intelectual de salón a tiempo parcial y en tonto del culo para siempre.

Veo a mi pueblo, a mi gente, a mi familia; y maldigo vuestro éxito: personas sin rasgos de serlo, atenazados por el miedo, estupefactos por la incomprensión de lo que sucede, movidos sólo por una mezquina pulsión de supervivencia individual que cada vez se estrecha más. Hace tiempo que extirpasteis a nuestro Dios del corazón, y lo sustituisteis por dinero en nuestro ombligo. ¡Trabaja! ¡Si no tienes trabajo, búscalo! ¡Si ya tienes trabajo, trabaja más! Trabaja para tener dinero y cambiar ese dinero por formas de conseguir más dinero: invierte, especula, paga los estudios de los hijos para que accedan a un buen trabajo, y ganen más y más dinero. Mordimos el anzuelo y ahora tiráis de la caña, cabrones. Nos quitáis nuestro patrimonio en nombre del medio ambiente.  Aniquiláis nuestras libertades en nombre de la seguridad. Pisoteáis nuestros derechos en nombre de la democracia. ¡Y os entregamos el poder! ¡la soberanía de nuestras naciones, la independencia de la justicia, la credibilidad de la política, la autoridad en la ciencia!

Os merecéis el premio que vosotros mismos os entregáis. Por primera vez en la Historia, se pueden aunar tres Premios Nobel en uno: el de la Paz (eufemismo de la guerra), el de Literatura (eufemismo de propaganda) y el de Medicina (eufemismo de veterinaria). Recibid el premio a los mayores hijos de la gran puta del globo; aquellos capaces de perpetrar este crimen contra la humanidad mientras os ríen las gracias.

 

12 Comentarios

  1. Excelente S. Cendón.
    A pesar de que muchos o no entramos o nos salimos a tiempo de lo que han dado por llamar “La Matrix, vemos con total desilusión a aquellos que nos rodean , sea cerca o lejos, que han sido incapaces, ni siquiera de intentarlo, dudar en ningún momento de que, lo inducido, era la verdad y la realidad.
    Claro está que ellos nunca dudarán de un diagnóstico de un médico, porque ¡¡cómo un simple mortal va a saber más que su médico.!!
    Cómo más a estar más informado tú de lo que sucede con la plandemia, que lo que te sueltan los periodistas y no digamos la Tv.
    Cómo vas a saber tú de cómo está la economía, que cualquier economista al uso.
    Cómo vas a decir que ningún partido político vela por nuestros intereses, si ellos piensan que con su voto a un partido llevan la razón y es el mejor que hay.
    Para todo han aparecido expertos de los que desconocíamos su existencia pero que han formado y forman parte de esos engaños y que han sido el caballo de Troya en las mentes menos preparadas o quizás más esclavizadas y que han estado dormidos sin recursos para despertar, aunque se lo hayas puesto a la altura de sus narices.
    Quienes han perpetrado toda esta masacre mental y física, llevaban siglos tras el afán de dominar cuerpo y alma de la humanidad y la aceleración de estas últimas décadas ha ido a la par del desarrollo industrial y tecnológico del que se han servido para estudiar e ir manipulando a una sociedad incapaz de reaccionar ante la psicopatía de unos seres sin escrúpulos, empatía, conciencia y lealtad hacia la humanidad.

  2. Calma, el hombre no ha dicho su última palabra, los malos han perdido, y lo saben, quizás Pedro Sánchez no lo sepa, pero solo porque es más tonto que sus amos, quizás Feijóo tampoco, pero es porque se cree esa gilipollez de la cuarta revolución industrial, cuarta, dicen, como si alguna vez el hombre hubiera dejado de revolucionar la industria con una espada, una vasija o un tejido.
    Quizás el rey tampoco lo sepa pero es porque es tan tonto que aún no se ha dado cuenta que el pin de la 20-30 es tan cobardemente obsceno en la solapa como la esvástica en la pechera de cualquier nazi que se subió al carro.

    Calma, han perdido, lo bueno del hombre es que es inmutable, los tontos también, pero como dicen algunos, son nuestros tontos, y al final se les coge cariño, pero ya va siendo hora que dejen de hacer el imbécil, y yo, al contrario que el autor, pienso que han perdido, lo que no quita que aún falten unos cuántos años de sufrimiento y horror hasta que el más tonto se de cuenta. A partir de ahí, ya veremos, porque los últimos cuarenta años de España no son para tirar cohetes viendo los resultados, Zapatero, Rajoy, Sánchez ….. Y ahora confían en Feijóo o peor aún en Moreno Bombilla, está claro que el español necesita algo más de sufrimiento para enterarse de la cruda realidad en la que habita, claro, que uno se acostumbra a todo, hasta a vivir en la mierda. ya veremos.

  3. ¡Despertad, abrid los ojos de una vez, por Dios!
    La PURGA era y es necesaria, no hay duda de ello. Mejor, pues, que sean los propios prescindibles, los hombres-máquina sin Alma, los que se purguen a sí mismos.
    Para todos los demás, RESISTENCIA.

  4. La observación de la psique se lamenta, la observación desde el espíritu ve ganada esta batalla espiritual, siempre es así y será, mientras dure esta creación material. La psique no puede ver la gloria y la gracia del espíritu que ha despertado, se aferra en lo que esté liado en el laberinto de la psique. Sin entender que estamos en una guerra espiritual, es imposible comprender el ORIGEN DEL ESPÍRITU. Toda historia de cada civilización, tiene un principio y un final, como toda cosecha. La cuestión es quien puede despertar y liberarse de toda cosecha para no encarnar más en la materia. No hay gloria ni gracia en el infierno de la materia, en cambio, para el guerrero de espíritu, lo tiene todo en el retorno a su ORIGEN.

    Saludos cordiales

    • Pues fíjese en el.eterno autocastigo de materialidad que pretenden darse esos que buscan la inmortalidad de la materia.

      Y luego habrá alguno que crea que eso del transhumanismo está pensado por personas inteligentes.

      Y Dios creó la imbecilidad de los listos para proteger a los buenos.

  5. ¡Oh, qué título! ¡qué dominio del lenguaje español! ¡qué elocuencia! ¡que prodigio de erudición!

    Ni Cela, ni Gongora hubiera sido capaces de hacerlo mejor…

    • Cela diría, “El cura de Morata de Tajuña se rasca los cojones con la uña” o “el cura de Arganda arrastra, o se rasca los cojones, cuando anda” se lo juro, de niño me hacía mucha gracia franquista, pero los socialistas y podemitas se toman en serio hasta al papa Paco.

      Hay que ver como evolucionamos con la gramática.

  6. Para florituras literarias ya está el lenguaje inclusivo, hay momentos en los que al pan se le llama pan y al vino, vino,

    Por cierto, como está de bueno el Único que me estoy echando al buche pasando previamente por el paladar. Creo que durante unas horas mi cuerpo va a levitar por encima de la inflación sin necesidad de tener en el Prado, solo me falta que las tres gracias a la tarjeta de crédito que tengo delante dejen de ser humanas para convertirse en pintura.

  7. En la genial obra de D. Camilo José Cela “Mazurca para dos muertos”, creo que su obra más gallega, el narrador va enumerando a lo largo de varios capítulos y una a una las 9 señales del “hijo puta”.

    Si Don Camilo hubiera tenido la desgracia de vivir estos últimos 20 años (falleció en enero de 2002), podemos asegurar que no habría dejado títere con cabeza y habría ampliado e identificado los signos inequívocos de los grandes Hijos de la Gran Puta Masónicos (HDLGPM).
    Es probable que les hubiera dedicado una buena Novela basada en hechos reales.
    Tal vez, alguno de los pocos escritores auténticos que quedan en estas Batuecas, recoja ese testigo y se ponga manos a la obra. Entre algún otro, D. Juan Manuel de Prada.

  8. El tono me parece acertadísimo, la exposición de hijoputadas, impecable, pero no eximo de culpa a todos los que han vendido su alma miserable al demonio del tener y parecer. Si muchos hemos podido resistirnos a caer en las trampas, quizás sea porque sabíamos distinguir al enemigo gracias a nuestra capacidad y nuestros valores. Los otros, tragan con gusto.

  9. alaaa !! todavía estamos los que no nos creemos ni un momento que el covid exista para siempre fue sera y seguira siendo la gripa de cada año !!

  10. Hay una plaga en España muy contagiosa,la de mentir compulsivamente.¿Qué enfermedad tiene una persona mentirosa?.

    Existe un desorden psicológico llamado mitomanía que se caracteriza por la falta de control sobre las mentiras. Un mitómano suele mentir compulsivamente, elaborando historias paralelas a su vida real. Esta enfermedad se puede desarrollar a partir de pequeños engaños que terminan derivando en una intrincada red de mentiras compulsivas y patológicas.
    El tratamiento de la mitomanía es totalmente psicológico. Para realizar una intervención terapéutica el primer paso será elaborar su propio perfil psicológico, en segundo lugar, será necesario tratar sus habilidades sociales, su autoestima (pilar de sus mentiras e inseguridades) y, finalmente realizar ejercicios que pongan en práctica su capacidad de decir la verdad.

    Desde Sánchez hasta los ministros los periodistas,los jueces,los médicos,los vecinos,los familiares…es insoportable ya escuchar tantísimas mentiras y muy difícil no escapar de terminar perturbado.

Comments are closed.