Esta Asociación desea manifestar su completo rechazo a la nueva imposición de BILDU ETA frente a los españoles que se refleja en el texto de la futura Ley de Memoria  Democrática. 

Que tenga que ser la ETA quien vaya a reescribir la Historia de España da pruebas de  desquiciamiento actual de la Nación Española, entregada a sus peores enemigos por  este Gobierno de Pedro Sánchez a punto de desaparecer. 

Hacemos un llamamiento a los poderes del Estado para que frenen dentro del marco  institucional este acto de traición inédito en la Historia de la Democracia española,  consistente en que los que pusieron bombas y asesinaron sin descanso en nuestra Patria durante largas décadas, incluidos decenas de mujeres y niños, sean ahora los que nos  vayan a imponer su relato sangriento en contra de los españoles, limpiando sus crímenes 

por medio del Parlamento Español y volviendo a asesinar a sus víctimas mediante esta  Ley del Odio antiespañol. 

BILDU-ETA nunca va a esclarecer sus 400 asesinatos contra españoles, pero en cambio  sí que va a imponer una Comisión de investigación sobre la “represión” policial en el  Gobierno democrático de la UCD, lo cual da una medida del espíritu de esa norma que  será similar a las que aprobó el Frente Popular en contra de la mayoría de los españoles  antes de la Guerra Civil. 

Deben saber los españoles que a medida que nuestra Economía y Prosperidad se hundan  más y más con este Gobierno, Pedro Sánchez y sus aliados de BILDU-ETA sólo van a  ofrecernos soluciones ideológicas como ésta que busquen nuestra destrucción. 

No vamos a permitir que España sea una Nación dominada por los representantes  políticos de una Banda Terrorista que constantemente chantajea políticamente al  Gobierno de España.

 

4 Comentarios

  1. Son todos terroristas desde ETA hasta el TS ya con la falsemia y con más cosas.
    Politicos asesinos de la humanidad.

  2. NUNCA habrá paz entre la estirpe de la serpiente (y el hacha) y la de la mujer, entre el trigo y la cizaña, entre los corderos y los cabritos. Inimicitas ponem. Así que las guerras las hay y las habrá SIEMPRE, hasta que Dios juzgue al mundo y a todas sus generaciones y naciones. La reconciliación es IMPOSIBLE como lo es entre Dios y el demonio, entre sus estirpes, solo es posible la HIPOCRESÍA y la COBARDÍA.

    En la Cruzada 1936/1939 hubo dos bandos (hoy solo ODIADO furiosamente el segundo):

    Uno, el Frente Popular o rojo, formado por todas las organizaciones, partidos y sindicatos marxistas, además de todas las fuerzas antiespañolas vascas y catalanas. Lucharon por una unión de repúblicas al estilo soviético con independencia para Vizcaya (Guipúzcoa no lo tenía claro y Álava era tan españolista como Navarra) y Cataluña, lideradas por la Internacional Comunista y por agentes sovieticos genocidas tipo Stepanov, Orlov, Krivitsky, Oovsenko, etc. El bando rojo fue el bando genocida, asesino y criminal más sanguinario de la historia de España. Perpetraron los crímenes más bárbaros en un ambiente de TERROR (obligando a jornaleros y empleados a someterse a la dinámica del PSOE/UGT, PCE y de la CNT/FAI so pena de ser asesinado por esquirol o “vendido” al “fascismo”), HOLODOMOR (reconocido incluso por los comunistas respecto a sus víctimas exterminadas anarquistas en Aragón y Cataluña), RUINA generalizada, caída en picado de la producción y productividad, REQUISAS indiscriminadas, deforestación, destrucción de la cabaña ganadera, desertización de tierras de cultivo por falta de cuidado, ASESINATOS EN MASA por ser católico o patriota o ambas cosas (Paracuellos del Jarama, Camuñas, p. ej.), TORTURAS HORROROSAS INCONTABLES en innumerables chekas, PASEOS (fusilamientos indiscriminados), ROBOS MASIVOS (incluidos cuadros de museos, como los del Prado, oro, plata, divisas, metales preciosos, monedas de museos, joyas, etc. Un botín que ni los soviets lograron requisar en toda Rusia. Un botín que disfrutaron los dirigentes socialistas y comunistas en un exilio propio de emperadores mientras los suyos morían de hambre, frío y miseria en campos de concentración franceses), SECUESTRO DE DECENAS DE MILES DE NIÑOS (deportados a varios países en un esperpento propagandístico y en un crímen execrable no investigado con respecto a los DEPORTADOS A LA URSS de Stalin “para huír de los horrores de la guerra”. Niños a los que no se les dejó volver con su familia hasta los años cincuenta), ESTADO POLICIAL (con terror vecinal y denuncias incluso sin prueba), DESTRUCCIÓN masiva del patrimonio religioso, artístico y cultural (y eso que siempre dijeron que traían la “cultura” a España. Nunca se instigó más el analfabetismo, privando a los más pobres de la enseñanza, solo recibida en centros católicos), SUMISIÓN TOTAL A STALIN con exterminio de trotskistas y anarquistas en su retaguardia, INSTIGACIÓN DE ODIO visceral en todos los medios rojos (especial Mundo Obrero, que publicaba hasta la dirección de las personas no marxistas para detenerlas y darles el paseo), DAÑO irreparable durante más de una década a España y los españoles, especialmente a los de su propio bando. El bando rojo trató de servir a Stalin atrayendo la agresividad de Hitler hacia occidente, incluso tratando de involucrar a UK en la guerra. Gracias a Dios no lo consiguió.

    Otro, el bando nacional católico liderado por el futuro Caudillo católico Francisco Franco: patriota y católico, militar ejemplar y sabio, inigualable e insustituible en su bando. Una auténtica bendición de Dios para España, como también lo fueran Fernando III, los Reyes Católicos, Carlos I, Felipe II, etc.. Sublevado en contra de la voluntad de la España católica y patriota por el simple y llano deseo de sobrevivir al exterminio seguro que sucedería aquí como en Rusia bajo terror de Lenin y Stalin, el bando nacional luchó una Cruzada por sobrevivir, partiendo de clara inferioridad de medios militares, financieros y económicos (apenas sin industria), apoyado solo por las fuerzas de ultra extrema derecha (FE de las JONS y el Requeté Tradicionalista), pues la CEDA, los radicales y los de Calvo Sotelo huyeron al extranjero o se inhibieron hasta el final de la guerra, cuando vinieron a beneficiarse del triunfo ajeno con un arribismo vomitivo pero del que no se pudo prescindir. El bando nacional católico buscó la persistencia de la fe en Jesucristo en España, la Iglesia Católica como garante de esa fe, la fidelidad a nuestro incomparablemente glorioso pasado, la unidad de la patria, España, la proyección de España en el mundo, especialmente la América Española, el respeto a la libertad de culto católico y a la Santísima Voluntad de Dios. El bando nacional católico ganó la guerra en los frentes auxiliado, pero no sometido como demostraron los HECHOS, por Alemania de Hitler y por la Italia de Mussolini, que aportaron armas, soldados, munición y recursos, para contrarrestar el apoyo de la URSS y de Francia a los rojos, eso sí, sin las hipotecas de éstos últimos. Mientras los rojos gritaban ¡Viva Rusia y muera España!, los nacional católicos gritaban ¡Viva Cristo Rey y Arriba España!. Y mientras unos mataban por ir a misa (denunciados por los vecinos que veían ir a misa a toda la familia y eso era considerado fascista), otros fusilaron, tras juicio militar, a los que tenían delitos de sangre, predominando los indultos y la reinserción pronta (Franco no deportó a la URSS a cientos de miles de familias de marxistas para que conociesen aquello por lo que habían luchado, pero acaso debió hacerlo, a cambio de recuperar a esos niños deportados criminalmente por los rojos que reprocharon a los rojos de aquí no dejarles volver de aquel infierno). El triunfo de Franco no se limitó a lo militar, sino que los que fueron rojos en los años treinta, acabaron apoyando decididamente el régimen de extrema derecha de Franco porque pudieron vivir una mejora vital inimaginable en cualquier país democrático, no digamos ya socialista o comunista. Y por eso se quiere suprimir todo recuerdo del franquismo con estas leyes totalitarias con cuatro décadas de retraso, porque hoy ya no viven los rojos arrepentidos, la aplastante mayoría.

  3. Esta infame ley de memoria democrática ( y lo pongo con minusculas a posta) , de aprobarse, debe ser de deber moral de cualquier hombre y mujer de bien DESOBEDECERLA. Los hechos históricos son incuestionables y los enemigos de España deben saber que no conseguiran callar a los que defendemos la verdad de los hechos de 1936 a 1975. Y con más razón en mi caso que soy de familia que estuvo en el bando republicano y que conocieron de primera mano las atrocidades del Frente Popular durante nuestra desgraciada Guerra Civil.

  4. No olviden que ETA fue infiltrada y convertida en titere de la CIA y de intereses del estado, ETA como la mayoria de organizaciones terroristas fueron manipuladas y utilizadas para practicar el TERRORISMO DE ESTADO

Comments are closed.