política

Le decía el superior militar de la Guardia Civil al protagonista de la novela “¿sabe para qué tenemos hijos? para que nuestros errores sobrevivan a nuestra muerte“ más o menos. Les hablo de la novela “El jinete polaco” de Muñoz Molina. Lo que viene a continuación, muy dramático, no se lo desvelare.

[SACYR busca cubrir un centenar de vacantes en España, Chile y Canadá]

Cada vez me interesa menos la política, por muy necesaria que se que lo es. Seguramente, es por el modo de actuar que se da en los señores que hoy en España, ejercen esa función. También, ha debido influir algo, el hecho, de que en otra época participe de manera activa en la misma, he tenido la oportunidad de gobernar y después, ejercer en la oposición, por lo que puedo hablar por experiencia propia y en primera persona.

Es por ello, que he llegado al convencimiento, de que desde dentro es difícil combatir los vicios, los peores, de los que la ejercen, y que son infinitos. El hecho de que la democracia española funcione en régimen de Partitocracia, hace imposible la prosperidad dentro de los partidos políticos, de gente con principios y con verdadera vocación de servicio público. Los partidos políticos hoy en España son un mero instrumento, de los grandes poderes de los malos malísimos de allende nuestras fronteras que les imponen  la forma de funcionar.

Desde hace mucho tiempo, la finalidad desde nuestras autoridades, ha sido el adoctrinamiento de los ciudadanos para que sean incapaces de ver realmente a dónde nos lleva esta clase política que nos gobierna. Es una parte muy pequeña del pueblo, la que se mantiene al margen y es capaz de ver la situación creada. De ahí la pasividad y el conformismo que en general, la sociedad española muestra ante los recorte de libertad, ante el nivel del todo confiscatorio que estamos sufriendo sobre lo que producimos, y ya por último, orientada para paso a paso, ir acabando con la sociedad que conocemos y que tanta sangre y sudor, costó conseguir.

A pesar de que los políticos en general solo buscan su propio beneficio, a la vez que él  de sus amos, a los que nada le importa la situación de sus ciudadanos, también es verdad que los que dirigen los estamentos jurídicos en España en la mayoría de los casos están del todo politizados,  pero también es verdad que tenemos un número suficiente de jueces que mantienen la integridad y la defensa del verdadero concepto de la justicia. Solo la pasividad de la sociedad, hacen posible que los jueces, se vean en muchos casos, atados de mano.

Desde aquí les propongo que se hagan notar cada vez que vean una injusticia. Haganse notar, cada uno, en la medidad de sus posibilidades, presenten instancia en  los ayuntamientos, la administración mas cercana,  cada vez que vean un abuso y una dejación de poder, hagan uso del Defensor del Pueblo, qué créame si les digo que realmente funciona, y por último también están los juzgados,  cuando sean necesarios.

Tienen que tomar conciencia del poder que tiene un documento escrito con un sello del registro de cualquier administración pública, automáticamente se convierte en un documento oficial, y eso ya no hay forma de pararlo, automáticamente y por mucho que quieran evitarlo busca carnaza y busca  al responsable del delito, ya por acción o por omisión. Si la circunstancia, el hecho que se manifiesta en ese escrito, ya documento oficial, hubiera  provocado algún daño;  como mínimo el responsable político quedaría inhabilitado, y lo más importante, nunca podría alegar desconocimiento. Su pasividad le hace cómplice.

Así que por favor, háganse notar,  abandonen la pasividad, recuperen la ilusión. De peores situaciones salieron nuestros antepasados, para dejarnos una sociedad como la que nos  encontramos cuando llegamos. Háganlo por sus hijos, sus nietos, ellos recogerán el fruto, de lo que nosotros, hayamos sembrados.

También te puede interesar...


Artículo anteriorTener amigos, aunque sea en el infierno
Artículo siguienteBiografía de Antonio Ordóñez
Faustino
Terminadas mi obligaciones genéticas; lo de cultivar los árboles, garantizar la continuidad de la especie y escribir un libro, me dedico a darle voz a todo lo que me descuadra en mí de rededor, muy especialmente la falta de justicia en su más alto concepto. Cuando no lo hago, escucho la voz de mi padre que me recuerda que "nunca se ha escrito nada de ningún cobarde". como apenas puedo dar voz, escribo pequeños textos para intentar suplir "mi afonía" y además me esfuerzo intentando que lleguen a la gente. Tengo infinidad de escritos publicados en "círculos menores" He sido pregonero de la Semana Santa de mi ciudad, Tomares. He publicado la novela; Costalero de Sevilla, Mi blog personal es Incorrectamente Político, encabezado por una foto de George Orwell y su más célebre frase: Periodismo es publicar aquello que alguien no quiere que publiques, todo lo demás son relaciones públicas.

6 Comentarios

  1. Aún estando de acuerdo con usted Faustino, y denunciando todo lo que veamos denunciable, hemos sobrepasado ya muchas líneas rojas en lo que se refiere a recortes de derechos y libertades.
    En otras palabras, empiezo a pensar que el momento de cambiar las cosas por lo civil, ya ha pasado, así que en lo que a mí respecta me preparo para el momento en que haya que hacerlo por lo militar. Por cierto, a los militares que puedan leer este comentario les digo que tengan muy presente su sagrado juramento, como decía Calderón: más vale honra sin barcos que barcos sin honor. Miremos a nuestra historia y seamos leales al pueblo español, y no a estos políticos traidores.

    • Los militares son funcionarios al servicio de la Gran Ramera de Babilonia. No hicieron nada con lo de Cataluña, son expulsados con el rabo entre las piernas de las Vascongadas, no salieron en defensa de Franco. El ejército español, hoy, es un ejército como aquel del frente popular, un ejército de milicianos de la cantina, el porro y el calimocho, un ejército de mercenarios precarios, un ejército de traidores a España y su gloriosa historia y un ejército esclavo y lacayo de USA/UK (los amos de Gibraltar).
      Que no se espere otra cosa del ejército de la democracia actual (que no de España), que la feroz complicidad en el asesinato masivo de españoles y en la tiranía satánica que padecen.

  2. Eso lo dirás tú. Porque “la política” (como la llama usted) es un invento de “ellos”. Fíjese bien, y comprenderá. TODOS los políticos son traidores, parece que no se entera. Cuando “la política” no exista, entonces, seremos libres.

  3. La política es tan “necesaria” como la mentira y su padre satanás.
    Los partidos hoy, y siempre, son lo que son, basura infrahumana satánica. Desde siempre están a las órdenes del mal, del príncipe del mundo.
    La política no solo no es necesaria, sino que tiene que ser erradicada de toda alma y corazón. Aquel por el que se cuenta el tiempo en años (estamos en el año de Gracia de Nuestro Señor de 2022), fue precisamente víctima de la política de su tiempo, porque “convenía que muriese antes un hombre a que pereciese una nación entera”.
    Los que depositan su confianza en la política, sea cual sea, aparte de idólatras, son extremadamente peligrosos para la pervivencia del mal en la tierra. La Bíblia habla de reino con cetro de hierro y de exterminio de todo enemigo de Dios. Y esa es la esperanza de todo santo y bueno.
    Mientras perviva la política, pervivirá la mentira, la cobardía, la hipocresía y la maldad.
    Las quejas amargas siempre arrecian en los políticos que están en la oposición, pero cuando llegan al poder, nada cambia, solo los beneficiarios del engaño masivo en forma de voto mayoritario.
    Los políticos y todos sus adláteres y personas a ellos prostituidos y a su Gran Ramera de Babilonia, merecen el infierno sin paliativos.
    Dios nos libre de TODOS los políticos y de sus idólatras.

  4. El Estado es la religión mas macabra jamás creada, y sus creyentes defienden con sus nobles principios y acciones, un propósito ulterior desconocido para ellos. Los que se dan cuenta de esto y de la gran inocencia e ignorancia de la población, se aprovechan de la situación y de los privilegios de pertencer al templo, al traje de sacerdote que les brinda inmunidad, y de hablar el lenguaje de poder que conquista voluntades o almas. Básicamente, la vida debe servir a un sistema que lo gobierna, y que hoy evoluciona con un sistema informático hacia la tiranía perfecta.
    No importa la herramienta, si el ser no está adiestrado, no ha comprendido su ego, termina hiriendo a otros o así mismo, o a los dos.
    El sistema ofrece dos opciones, el mal menor que es lo seguro y conocido, y la revolución, en ambos existen líderes, políticos, caudillos o sacerdotes, que concentrarán convenientemente a los rebaño de almas.
    Salir del sistema es primero desde la mente, todas las condiciones se ponen en cuarentena, luego se concentra toda la atención en un propósito único personal, con esa libertad se deja alimentar energéticamente al sistema, entras en la realidad y sales de sus ficciones. La convergencia real se hace desde hombre libres, y cada uno vale por millones, una cuestión que al no ser escrita en la historia no está autorizado a pensarse ni realizarse, salvo si eres elegido para llevar un traje condicionado.

Comments are closed.