Parece que la cosa está empezando a ser preocupante y nadie sabe el origen, los motivos de estos sucesos y lo más preocupante, también se desconoce qué es lo que se le está inoculando a la gente. Pero el caso es que se están produciendo misteriosos ataques en salas de fiesta, discotecas y conciertos de toda Europa en los que mucha gente e da cuenta que, entre el tumulto, se les ha pinchado con una jeringuilla sin que las víctimas se hayan dado cuenta.

En Francia ya son más de 300 las denuncias presentadas por hechos similares. Los médicos y varios fiscales están ya estudiando los casos, pero nadie sabe quién lo está haciendo o por qué y si las víctimas han sido inyectadas con drogas o, de hecho, con alguna sustancia determinada.

Pero es que, además de en Francia, ya se han producido hechos similares en el Reino Unido, Países Bajos y en Bélgica.

En uno de los casos, un joven de 18 años llamado Tomas Laux, asistió a un concierto de rap en Lille, en el norte de Francia, donde fumó un poco de marihuana y bebió algo de alcohol. Cuando llegó a casa, según ha declarado a The Associated Press, se sintió mareado y con dolor de cabeza. Además, se encontró con un pequeño pinchazo extraño en la piel de su brazo y un moratón. Los médicos le aconsejaron acudir a urgencias, pero no le encontraron nada extraño.

Leanne Desnos ha contado, también, una experiencia similar después de ir a un club en la ciudad francesa Burdeos en abril. Desnos, también de 18 años, se desmayó al día siguiente y se sintió mareado y con sofocos mientras estaba en un restaurante de comida rápida. Cuando llegó a casa, se dio cuenta de que tenía una marca de inyección en el brazo. Después de haber visto testimonios en las redes sociales sobre los pinchazos misteriosos, fue a una clínica para hacerse una prueba de infecciones. Todavía está esperando resultados.

Como decíamos antes, ya son varias las personas de ciudades francesas como París, Toulouse, Nantes, Nancy o Rennes, a las que les ha pasado algo similar. “No encontramos ninguna droga o sustancia o prueba objetiva que dé fe de la administración de una sustancia con intención ilícita o criminal. Lo que más tememos es que las personas contraigan VIH, hepatitis o cualquier otra enfermedad infecciosa” a causa de las inyecciones, dijo el Dr. Emmanuel Puskarczyk, jefe del centro de control de intoxicaciones de la ciudad de Nancy, en el este de Francia.

Extraño todo esto y mucho más con todo lo que está sucediendo con supuestas pandemias e inoculaciones en los dos últimos años. Estaremos pendientes.

 

3 Comentarios

  1. Vuelve la burra al trigo. Están otra vez inoculando miedo a la población. Ingeniería social a tope.

  2. Esto debería ser investigado como el equivalente a un ataque terrorista. ¿Y si las inyecciones fueran armas biológicas? O agentes secretos inyectando placebos inofensivos como una forma de llamar la atención y así avisar que los malos de verdad pueden usar esa táctica para provocar una epidemia.

  3. Pues aquí en Córdoba España me consta por información de una médico de urgencias, hace unos tres meses acudieron creo que dijo unas 15 chicas la misma noche! Habían estado en una discoteca y decían haber sentido un pinchazo en el brazo, se les hizo prueba de tóxicos pero no salió nada!

Comments are closed.